martes, 13 de marzo de 2018

La bruja de Portobello - Paulo Coelho

Hoy, en esta nueva entrada, os traigo una reseña. La reseña de un libro que leí a principios de año, concretamente fue mi primera lectura de 2018 y, aunque en este blog no lo he reseñado nunca, mi tercera incursión con este autor. Antes de seguir hacemos, como siempre, las presentaciones. ¿Os parece?

Paulo Coelho.


Paulo Coelho es un novelista, dramaturgo y letrista brasileño nacido en Río de Janeiro en 1947. Es uno de los escritores más leídos del mundo y el que más seguidores posee en sus redes sociales. Es miembro de la Academia Brasileña de las Letras y posee prestigiosos premios como la distinción francesa de Chevalier de L´Ordre National de La Legion d´Honneur, la Medalla de Oro de Galicia o el premio Crystal Award del Foro Económico Mundial. Es consejero especial de la UNESCO para el programa de convergencia espiritual y diálogos interculturales y también es mensajero de la paz de Naciones Unidas.

Desde pequeño mostró interés por la literatura y sus padres intentaron frustrar sus sueños de dedicarse a ella… con escaso éxito, como podemos comprobar. Tras coquetear con la música, el teatro y la televisión, en 1977 se traslada a Londres y allí comienza su dedicación en exclusiva a la literatura. Pero no fue hasta 1987 cuando, tras estudiar el catolicismo y realizar el Camino de Santiago, se publica su primera novela “El peregrino de Compostela”. Posteriormente se publicaría “El alquimista” (1988), una de sus obra cumbres, a la que seguirían “Maktub” (1994), “A orillas del Río Piedra me senté y lloré” (1994), “Veronika decide morir” (1998), “Once minutos” (2003), “Aleph” (2011), entre otras muchas.

La novela que os traigo hoy, “La bruja de Portobello”, salió publicada por primera vez en el año 2007.

Ficha técnica


Título: La bruja de Portobello.
Autor: Paulo Coelho.
Género: Narrativa contemporánea.
páginas: 256.
Editorial: Planeta.
Edición: 2007.
Formato: Epub /Tapa dura.
ISBN: 9788408068518.

Sinopsis

Athena es una mujer con un don de la naturaleza. Hija adoptiva de una mujer libanesa y un próspero industrial de Beirut, se traslada a vivir a Londres con su familia poco después que estalle la guerra en su país. En la universidad conoce al que se convertirá en padre de su hijo pero las dificultades que atraviesa la joven hacen que el matrimonio pronto se rompa.

Convertida en madre, no puede dejar de pensar en la mujer que la trajo al mundo y, para entender cómo pudo abandonarla, decide emprender un viaje a Rumanía y buscar a su madre biológica. Pero un viaje nunca te lleva sólo a dónde pensabas ir, y lo que Athena descubre en este viaje cambiará para siempre su vida y las vidas de los que la rodean.

En La bruja de Portobello Paulo Coelho nos ofrece una trama fascinante y llena de intriga, a través de la cual el lector acaba descubriendo una larga tradición basada en la fuerza femenina y en el amor. Una novela absolutamente imprescindible en el mundo de hoy.

(Sinopsis extraída del ejemplar)

Argumento

Athena fue adoptada cuando era pequeña. Vivió y creció alejada de su lugar de origen y de sus costumbres. Aunque aparentemente era una mujer normal, a raíz de su separación, un hecho le hizo encontrar a su verdadero yo.

Amada por muchos y odiada por otros tantos, conoceremos la vida de Athena por boca de todos aquellos que tuvieron la oportunidad de conocerla y tratar con ella, de una forma u otra. Su comportamiento como hija, esposa, discípula y maestra, sus coqueteos con la “magia” y el misticismo, su conexión con la naturaleza y su particular forma de desconexión a través de la danza.

Athena no es una mujer ordinaria, ella es la bruja de Portobello ¿quieres saber por qué?


Opinión personal

Os voy a ser muy franca. Después de darle tres oportunidades a Paulo Coelho, una vez leídos “El alquimista”, “Once minutos” y “La bruja de Portobello”, creo que éste autor no es para mí. Pese a su fama, pese a sus millones de lectores, pese a sus mensajes de trasfondo… El libro de los gustos está en blanco, y a mí Paulo Coelho no me llega. Lo siento, ya lo he dicho y siento si alguien se ofende, pero yo digo mi verdad sin perderle el respeto a nadie (lo digo porque luego me llegan comentarios de seguidores de determinados autores como si yo los hubiera puestos verdes). Está claro que a todos no nos gustan las mismas cosas y yo, de los tres que he leído, solamente salvaría “El alquimista”. El resto han pasado por mis manos sin pena ni gloria.

Pero como la reseña es de “La bruja de Portobello” os voy a hablar de esta obra en particular, aunque no voy a extenderme mucho porque tampoco he sacado demasiado de su lectura. Ya iba un poco desencantada con este autor, todo he decirlo, pero decidí estrenar el año con ella. Y, aunque es una novela bastante asequible en cuanto a extensión, yo diría que hasta cortita, y está dividida en capítulos bastante cortos, se me ha hecho un tanto tediosa. Y no porque fuese especialmente aburrida, he leído otras peores, quizás es que yo no estaba en el momento adecuado para esta lectura.

Los capítulos, como ya he dicho, son bastante breves. Cada uno viene titulado con el nombre del personaje que nos lo narra, o se lo narra a Coelho más bien, pues la novela no es más que eso, una sucesión de narraciones sobre distintas etapas de la vida de Athena, de la boca de los más cercanos a ella. ¿Cuál es el problema? Que para mi gusto, están muy desordenados, sueltos al azar, sin orden ni concierto. Se supone que Coelho lo escribió así a propósito, para semejar el orden en que recibía las distintas informaciones sobre la protagonista con cada testimonio. Pero a mí me ha parecido muy caótico. En ciertos puntos de la novela incluso me perdí y no sabía si el que me hablaba estaba en Londres, Rumanía o la Patagonia (ningún personaje nos habla de la Patagonia, es un decir).


Por si fuera poco, la historia tampoco me ha entusiasmado en exceso. El autor nos presenta a Athena como si fuese una mujer sobrenatural, fuera de lo común… Bien es cierto que este libro se publicó en 2007, porque yo hoy día pensaría que Athena no es más que una yogui/mística que ha descubierto el mindfulness y se le ha ido la chaveta hasta el punto de marcharse al desierto, allá por territorio dubaití, en busca de un gurú que le oriente en su búsqueda del nirvana. ¿A qué suena a estar un poco pirada, más que ser sobrenatural? Pues eso… Y que conste que yo practico yoga, y me encanta, pero no hasta ese punto. Es sólo un símil, la protagonista no hace yoga, su misticismo llega a través del baile. Y para culminar, el texto no se caracteriza por tener esos mensajes que te calan y te hacen reflexionar, como si están presentes en otras obras, como “El alquimista”, por ejemplo.

En definitiva, “La bruja de Portobello” es un libro que leí rápidamente, pues no es complicado de leer, y su estructura ayuda a ello, pero con una historia que no me entusiasmó y una protagonista con la que no llegué a conectar en ningún momento, por lo que para mí es una lectura fácil de olvidar. Una novela que no ha dejado ningún tipo de huella en mí. Quizá, con el tiempo, le dé una cuarta oportunidad al autor brasileño, pero en lo que resta de 2018 no creo.

Valoración global

4/10 (le falta magia).

1 comentarios:

Ray dijo...

Algún libro del autor tenemos por casa (El alquimista creo, que me parece que se leyó Moniki en su día, mi compañera de blog), pero no es un autor que me llame especialmente. Tras tres intentos... En fin, que no se diga que no lo has intentado.

Un beso ;)

Publicar un comentario