lunes, 31 de octubre de 2016

El cumpleaños secreto - Kate Morton

Hoy os traigo una reseña de una novela que no es precisamente una novedad, ya que la autora en cuestión ha sacado una novela posterior a ésta, pero si se trata de la última que he terminado. Así que, con vuestro permiso, y por el hecho de tenerla más fresquita, hoy tendremos reseña de una “no novedad”. Y se trata de, como ya habéis visto en el título de la entrada, “El cumpleaños secreto” de Kate Morton.

Pero antes, y como solía hacer siempre que reseñaba por primera vez a un autor, vamos a conocer un poquito a la cabeza pensante de esta obra:

Kate Morton


Kate Morton creció en las montañas del noreste de Australia, en Queensland. Posee títulos en arte dramático y literatura inglesa y es candidata doctoral en la Universidad de Queensland. Vive con su esposo e hijos en Brisbane.

Su primera novela, La casa de Riverton, se publicó con enorme éxito en 38 países, alcanzó el número uno en muchos de ellos y lleva vendidos más de dos millones de ejemplares en todo el mundo. El jardín olvidado, con unas ventas que superan los cuatros millones de ejemplares, supuso la consolidación absoluta de esta espléndida autora y le granjeó el reconocimiento masivo de la crítica y los lectores. Su tercera novela, Las horas distantes, se convirtió igualmente de inmediato en un best seller. Se estima que las ventas en todo el mundo de las obras de Kate Morton se acercan a los ocho millones de ejemplares.

(Biografía extraída de la obra que se reseña).

Portada de la novela
Ficha técnica

Título: El cumpleaños secreto.
Autor: Kate Morton.
Género: Narrativa contemporánea.
Nº Páginas: 560.
Editorial: SUMA.
Edición: 2013.
Formato: Tapa blanda y ebook.
ISBN: 9788483654804.
Precio aproximado: 21€.

Sinopsis

1959: En un caluroso día de verano, mientras su familia se va de picnic al arroyo de su granja en Suffolk, la adolescente Laurel se esconde en la casa del árbol de su infancia, fantaseando con un muchacho llamado Billy, una huida a Londres y un futuro grandioso que aguarda con impaciencia. Sin embargo, antes de que esa tarde idílica toque a su fin, Laurel presenciará un crimen aterrador que lo cambiará todo.
2011: Siendo ya una actriz célebre, Laurel se ve abrumada por las sombras de su pasado. Acechada por los recuerdos y el misterio de lo que vio ese día, vuelve al hogar familiar y comienza a desenmarañar cada rincón de su memoria en busca de aquella historia. Una historia de tres desconocidos procedentes de mundos muy diferentes – Dorothy, Vivien y Jimmy – que coinciden en el Londres de los años de la Segunda Guerra Mundial y cuyas vidas quedarán unidas de forma funesta e inexorable.
Alternando los años treinta, los cincuenta y el presente, El cumpleaños secreto es un relato fascinante de misterios y secretos, teatro y farsa, de un asesinato y de un amor imperecedero.

Argumento

Creo que la sinopsis es bastante explícita, pero aun así os destriparé un poco más la novela sin desvelaros demasiados detalles importantes.

Laurel es una adolescente cuyos sentidos despiertan a los primeros embates del amor. En casa tienen celebración familiar y ella decide “escaquearse” subiendo a su antigua casa del árbol, para pensar tranquila en el chico que le gusta. Pero las cosas no ocurren como deberían y Laurel termina siendo testigo, desde las alturas, de un crimen. Y este recuerdo le acompañará toda la vida.
Londres durante la II Guerra Mundial

Una vez adulta, decide desentrañar el misterio de aquel recuerdo y comienza a hurgar en su historia familiar. Así nos adentraremos en la misteriosa vida de Dorothy, la madre de Laurel, antes de su matrimonio, en el Londres de la Segunda Guerra Mundial. Una vida plagada de personajes que, de una forma u otra, están relacionados con el motivo de aquel crimen que presenció en su adolescencia. El establecer lazos entre unos y otros y encontrar los porqués que no obtuvo en su momento, será la razón de ser de Laurel y de esta novela.

Opinión personal

Desde hace bastante tiempo me han llamado la atención las novelas de Kate Morton. Sin embargo, y pese a tener alguna en papel (incluso con el plástico protector intacto aún), nunca me había aventurado con ninguna. Para mi estreno con ella elegí El cumpleaños secreto y, por lo que os voy a contar ahora, temo haberme equivocado y que mi opinión sobre esta novela me condicione con respecto a la lectura de las demás.

Ya había leído en algunas reseñas que El cumpleaños secreto no era una de las mejores novelas de Morton, y que uno de los principales rasgos de la narrativa de la autora es lo sumamente descriptivas que son sus historias. Descriptivas en exceso, para mi gusto. Tanto, que en algunas partes, se me hizo horriblemente tediosa, y si yo no fuese una persona que se niega a abandonar un libro por respeto a su autor, lo hubiese dejado al olvido antes de llegar a la mitad. Porque sí, la primera mitad se me ha hecho larguísima y muy aburrida, donde Kate Morton da más prioridad a la descripción ambiental que a la trama en sí. Y es que todo, en exceso, puede ser negativo. Habrá a quien le guste, no digo que no, y a mí, como buen lector, me gustan los detalles, pero si me hablas de que la protagonista estaba haciéndose fotos en un campo de margaritas amarillas, personalmente me da igual si las flores tienen 10 pétalos o doce.

Suffolk, localidad en la que creció Laurel

Tampoco conseguí conectar con los personajes. Si bien Laurel me resultaba totalmente indiferente, los otros personajes principales, los de la historia pasada, Dorothy, Vivien y Jimmy, tampoco gozaban de mi simpatía. Dorothy me parecía una resentida y una caprichosa, Vivien una grosera maleducada y Jimmy, un auténtico calzonazos sin personalidad, un títere a manos de las dos mujeres. Con este panorama, no es difícil adivinar que la novela no era demasiado de mi agrado, ¿no?

La novela va alternando las dos historias a cada capítulo. Te narra las pesquisas de Laurel en el presente y, al capítulo siguiente, intercala la historia en pasado de los tres personajes restantes. Este tipo de estructura es muy frecuente últimamente en las novelas y, a mí, es una fórmula que particularmente me gusta bastante. Pero como creo que ya dije en alguna que otra reseña, es un arma de doble filo, porque siempre una historia actúa en detrimento de la otra. En este caso, y pese al mal concepto que tenía de los personajes, la historia en pasado, la del Londres en plena Segunda Guerra Mundial, me resultaba más interesante que la otra. Porque el objetivo de Laurel, y con ella el del lector, no es otro que descubrir el motivo del crimen, y la clave se encuentra precisamente en la historia del pasado.

Y aunque la autora peca de excederse en las descripciones, he de reconocer que la novela está estupendamente documentada, respecto a eso no tengo nada que reprochar a la autora, al contrario. También destaco que la novela va de menos a más, otro punto a su favor, y el argumento te va atrapando conforme vas avanzando por sus páginas, a medida que vas vislumbrando detalles que te acercan a desvelar el misterio.

Algo que destaco especialmente, y que no esperaba para nada, es el giro final de los acontecimientos. Reconozco que la autora me tenía absolutamente perdida y en ningún momento me imaginé ese final. Lo que no quiere decir que me haya maravillado, porque pienso que el final de la historia no está a la altura de los capítulos precedentes y que la autora podría habérselo trabajado más, que da la sensación de haberlo terminado precipitadamente porque se le echaba el tiempo de entrega encima, pero ha conseguido sorprenderme.

Quizá esto último, y el hecho de tener Las horas distantes en papel en casa, sea lo que me ha hecho decidirme por darle otra oportunidad a la autora en un futuro.

Conclusión.

El cumpleaños secreto es una novela extensamente descriptiva, idónea para aquellos lectores que disfruten con los pequeños detalles, con una trama bien ambientada y que, aunque comienza un poco floja, va de menos a más, con un giro sorprendente al final, aunque lamentablemente no muy bien desarrollado.

Valoración global

3/5

sábado, 29 de octubre de 2016

Volver a las andadas

¡Muy buenos días a tod@s!

Hace mil años que no publico nada, lo sé. Ya expliqué en una entrada que no andaba demasiado bien de salud (ni de ánimo para sentarme a escribir, la verdad), pero quería volver, hace ya meses que quería retomar la actividad en el blog pero al final, por h o por b, nunca me animaba.

El caso es que varias situaciones de diversa índole que me han ido sucediendo últimamente, me hicieron pensar, “ahora o nunca”. Y aquí estamos, intentándolo una vez más. Eso sí, ya os digo que, como viene siendo habitual en mí, no voy a poder actualizar el blog cada día, pero en los pocos ratitos que me conecto, voy a intentar dejar programadas tres o cuatro entradas semanales.



Os cuento un poquito cómo tengo pensado retomar el blog. Básicamente va a ser igual a cómo lo hacía antes de “mi desaparición” de la blogosfera: voy a intentar alternar las reseñas con otras entradas literarias, para que no sea “más de lo mismo”. Es decir, que si publico cuatro entradas semanales, al menos una no será una reseña, sino que será otro tema, siempre relacionado con la literatura, por supuesto, para algo esto es un blog literario.

Pero en lo que sí voy a variar un poquito es en la tipología de las entradas. Si yo antes iba más a mi bola (cosa que sigo haciendo, por cierto), ahora voy a darle cierta prioridad a las novedades literarias, ya que este mundillo hay que estar al día y la actualidad es la que manda. Eso no quiere decir que no vaya a traeros reseñas de libros clásicos o novelas que ya tengan un par de añitos, sí, pero que irán apareciendo conforme pueda y le daré prioridad a los que llevan menos tiempo en el mercado. Pero obviamente, en tanto tiempo sin publicar he leído mucho (de algunas publicaré reseñas y de otras no porque ya los leí hace demasiado como para recordarlo todo), y esas reseñas irán apareciendo poco a poco, conforme tenga un hueco.

¡Y nada más! Quería agradecer a los seguidores que han seguido ahí pese a todo este tiempo de inactividad, a los que estuvieron y se fueron (con razón, seguir un blog que no actualiza no es muy útil que digamos) y a los nuevos que lean esta entrada (o cualquiera y lleguen hasta aquí para leer este párrafo), y decidan quedarse.

También pido perdón a todos aquellos que en este tiempo comentaron el blog y no obtuvieron respuesta, así como a los autores que solicitaron mi colaboración y tampoco obtuvieron nada por mi parte, pero cuando no hay ánimo para ello, no puede ser.

En fin, no me enrollo más, ¡He vuelto! ¿Me acompañáis de nuevo en este periplo?


¡¡Nos leemos!!