viernes, 18 de noviembre de 2016

¿Qué pasó cuando se terminaron las perdices? - Gema Tacón

¡Buenos días!

Hoy os traigo una nueva reseña, pero esta vez sí es de una novela que lleva poquito tiempo en el mercado, concretamente un par de meses. Se trata de ¿Qué pasó cuando se terminaron las perdices?, una novela corta escrita por Gema Tacón, que llamó mi atención en cuanto supe de su existencia y cuya crónica de presentación en Sevilla os traje hace algunos días. Pero antes de entrar “en harina”, os voy a presentar a la autora, puesto que es la primera vez que aparece en este blog.

La autora.

Gema Tacón
Gema Tacón nació en Cádiz en 1981. Estudió en el Liceo Sagrado Corazón. Actualmente es propietaria de una cafetería biblioteca “La buhardilla” y es una de las principales promotoras de la cultura en San Fernando.

Siendo una fiel creedora de que no hay metas a las que no se pueda llegar, luchadora, creativa e incansable, serían algunos de sus atributos más notorios.

La primera novela de la saga “La reina de las Sombras”, “Escondida”, representa su debut en el mundo literario. Posteriormente publicaría el segundo volumen de esta saga, “Vencida”, ambos pertenecientes al género fantástico y “¿Qué pasó cuando se terminaron las perdices?”, una novela a caballo entre los géneros chick-lit, humorístico y erótico.

(Biografía extraída de Editorial Multiverso, excepto el último párrafo que es redacción propia del blog).

Ficha Técnica.

Portada de la obra
Autor: Gema Tacón.
Género: Novela romántica – chick-lit.
Nº páginas: 206.
Editorial: Multiverso.
Edición: 2016.
Formato: Tapa blanda y ebook.
ISBN: 978-8494558467
Precio aproximado: 15.31€.

Sinopsis.

Ariel, nuestra protagonista, se reencuentra con sus amigas de la infancia, pensando que ella es la que ha terminado peor parada de todas, hasta que descubre que no todo es lo que parece. Los problemas matrimoniales, personales y cotidianos son más comunes de lo que creía en un principio e intenta ayudar de la mejor manera que sabe, siendo ella misma. El único inconveniente, es que pese a sus buenas intenciones, el caos y la mala suerte la siguen allá donde vaya, convirtiendo la vida de todo el que la rodea en una locura.

Su mundo de libertad y soltería se ve alterado cuando se enamora de un hombre del que tan solo conoce la primera letra de su apellido y quien parece saber demasiado de ella.  De pronto, como si no tuviese ya bastante con lo que lidiar, aparece en escena Jim, que le regala sonrisas y amor eterno a diario. ¿Logrará solucionarles la vida a sus amigas y a ella misma o las empeorará? Descúbrelo tú mismo en esta trepidante novela de intriga, amor y comedia, que no te dejará indiferente. La misma que hará que te replantees si los finales felices realmente existieron tal y como nos contaron desde nuestra niñez.

Argumento.

En realidad la sinopsis es tan amplía que podría obviar esta sección de la reseña, porque ella sola os cuenta bastante de la novela pero ¡vamos allá!

Ariel no es otra que la Sirenita, en su versión humana, 15 años después del cuento de Disney, se reencuentra con varias amigas, que no son otras que Blancanieves, Yasmine, Aurora, Bella y Mérida. En esa peculiar reunión descubre que aquello de “fueron felices y comieron perdices” no solo no se ha cumplido en su caso, en el del resto de princesas tampoco, y cada una de ellas tiene sus propios problemas de pareja.

Ariel, en un afán de consejera matrimonial, y por petición expresa de las interesadas, pasa de casa en casa una semana con cada una de ellas y, más que arreglar las cosas, va liándola parda allá donde va.

Y aparte de esto está su historia con el señor B, un “desconocido” con el que ha iniciado un affaire, que lo sabe todo de ella y tiene la extraordinaria habilidad de aparecer en todo momento (incluso en los más indeseados). ¿Conseguirá Ariel arreglar su vida y las de sus amigas? Para saberlo, ¡tendrás que leer esta novela!

Opinión personal.

Cuando supe de la existencia de esta novela me dije: “ve a la presentación, no te la pierdas”, más que nada porque, de haber leído solamente la sinopsis, me conozco y no la habría leído. Pero a mí me metes la palabra Disney de por medio, sea en el contexto que sea, y ya me vale, soy así de simple. Seguí mi corazonada y terminé leyendo esta novela.

Lo primero, cuando leo una novela tipo chick-lit, aunque esta no entre dentro de la clasificación estricta del género, pero es al que más se acerca, no me planteo encontrar un novelón, sino más bien una novela que me sirva para dispersar la mente, olvidarme del resto de obligaciones y problemas y, si puedo reírme, mejor. Las altas expectativas son un arma de doble filo para todo, y con las novelas románticas, como no son santo de mi devoción, prefiero sorprenderme con lo que me pueda encontrar.

Y encontré una curiosa y simpática historia, fuera de lo habitual por lo especial de sus personajes, a veces un tanto desfasada pero ¡que aburrida sería la vida sin un poco de locura!

Gema Tacón nos presenta a unas princesas Disney que crecieron, ¿con qué edad se casaban las princesas en las pelis? ¿16? ¿17?, pero… ¿eso no se supone que es ilegal? Jajaja. Bueno, que ellas crecieron a la par que nosotras y todas nos dimos cuenta que lo del príncipe azul es puro mito y que no es oro todo lo que reluce. Y que la vida es eso que pasaba mientras ellas cantaban con cervatillos y cangrejos, y se estaban perdiendo lo mejor (el día que le cante a un cangrejo os contaré, igual es divertido y todo).

La historia nos la cuenta Ariel, y bueno, deciros que la pobre es el colmo del desastre es poco… Si pensáis que vuestra vida va mal, ¡dad gracias a Dios de no tener a la Sirenita cerca! Jaja. Es una historia divertida, tiene algunos puntos muy buenos, y que diga eso yo que me cuesta lo mío reírme con una novela, ya es mucho. No os voy a mentir, en alguna cosilla es un poco predecible, porque yo sabía quién era el enigmático Señor B casi desde el principio, pero tampoco es un detalle que te estropee la novela, no es como cuando descubres quien es el asesino de una novela negra y todavía te quedan 200 páginas para terminarla.

¿Qué pasó cuando se terminaron las perdices? está escrita de una manera sencilla, sin florituras, con un lenguaje llano y sin complicaciones, por lo que las páginas pasan volando. De hecho te la puedes leer en un rato. Los personajes están bien perfilados (de hecho hay un capítulo expresamente para cada uno) y algo que me gustó mucho, y que no suele pasarme en este género, es la originalidad a la hora de escoger portada porque ¡¡estoy harta de ver las mismas portadas en las novelas románticas!! Pero esa es otra historia de la que hablaremos en otra ocasión…

Voy a sacarle una pega, aunque es una nimiedad (pero algo había que sacarle, ¿no?), y es que la novela necesita una revisión para ser redonda (dentro de lo que se le puede pedir a su género, claro está). No tiene muchas faltas de ortografía, no es algo que clame al cielo tampoco. De hecho faltas ortográficas creo que solo encontré una o dos, pero si hay bastantes más errores tipográficos de estos que se cometen al teclear demasiado rápido y alternar el orden de algunas letras (algo que a todos nos pasa de vez en cuando). Ya os digo que no es algo grave ni que imposibilite la lectura, porque tampoco está plagada de ellos, pero sería bueno tenerlo en cuenta de cara a próximas ediciones.

Como ya os dije cuando os hablé de la presentación, la autora comentó que está inmersa en la escritura de la segunda parte, por lo que, tras leer la primera, os aseguro que leeré la siguiente, por algo será…

Conclusión.

¿Qué paso cuando se terminaron las perdices? es una historia original que mezcla lo tradicional de los cuentos de nuestra infancia con la actualidad de nuestra vida cotidiana, contada de una forma divertida y descarada que te hará pasar un buen rato imaginando lo que todas nos hemos preguntado alguna vez ¿Cómo sería la vida de esas princesas de Disney después de sus idílicas bodas con los apuestos príncipes? Ya sabemos por qué nunca nos lo contó el bueno de Walt… XD


Valoración global: 3.5/5

4 comentarios:

Ariel Romero dijo...

XD

Gema Tacon dijo...

Gracias Ariel, me encanta tu reseña. Y me alegra haber logrado hacerte sonreír. Mil besos

Tatty dijo...

No lo conocía pero para intercalar con otras lecturas puede ser una buena opción
Besos

Angela Leon dijo...

UNa buena lectura para desconectar. NO me importaría leerla si se me cruza :)

Bs.

Publicar un comentario