miércoles, 16 de noviembre de 2016

Cielos de barro - Dulce Chacón

¿Qué tal lleváis la semana?

Hoy os traigo una nueva reseña. No es una novedad, prometo que la próxima será una novela reciente, que ya tengo varias pendientes, pero es que resulta que esta obra es la última que hemos leído en el club de lectura que dirijo en Sevilla, así que toca reseñarla antes de que se me olvide todo. Se trata de “Cielos de barro” de Dulce Chacón, una autora que yo no había leído nunca, así que lo primero de todo, vamos a conocerla un poquito:

La autora.

Dulce Chacón
Dulce Chacón nació en Zafra (Badajoz), el 3 de junio de 1954. Fue escritora, dramaturga y poeta. El tema central de su obra habla de la represión franquista, especialmente de la situación de las mujeres en aquella época.

Aunque fue muy precoz en su inicio como escritora, su primer libro no vio la luz hasta 1992. Fue un poemario titulado “Querrán ponerle nombre”. A éste seguirían “Las palabras de la piedra” (1993) y “Contra el desprestigio de la altura” (1995), ambas obras poéticas.

En 1996 se estrenaba en el mundo de la novela, publicando “Algún amor que no mate”,  a la que siguieron “Blanca vuela mañana” (1997),  “Matadora” (1998) y “Háblame, musa, de aquel varón” (1998). En este mismo año, muy productivo en su carrera, estrenó su primera obra teatral “Segunda mano”.

Posteriormente escribió “Háblame”, también en 1998, y en 1999 publica el poemario “Matar al ángel” y la novela “Cielos de barro”, reseña que os traigo hoy y por la que ganó el premio Azorín del año 2000.

En 2003, y tras más de cuatro años de documentación, publica sus últimas obras: la novela “La voz dormida” y el poemario ”Cuatro gotas”. Falleció el 3 de diciembre de 2003 debido a un fulminante cáncer de páncreas. Era la hermana gemela de la también escritora Inma Chacón.


Ficha técnica.

Autor: Dulce Chacón.
Género: Novela histórica – costumbrista.
Nº páginas: 320.
Editorial: Planeta.
Edición: 2001.
Formato: Tapa blanda y ebook
ISBN: 9788408074731.
Precio aproximado: 8.95€.

Sinopsis.

Cielos de barro arranca como una novela de intriga, un crimen múltiple y la búsqueda de su autor, pero es mucho más que eso. Las historias que surgen en la reconstrucción de ese trágico suceso nos hablan de pasiones sublimes y rastreras, como el amor y el odio familiares, los enfrentamientos entre amos y siervos, la pasión erótica y el ruido y la furia de las guerras.

Argumento.

El libro gira en torno a la investigación de un crimen múltiple y la búsqueda del culpable. En esta historia vamos a encontrar las pesquisas del comisario, limitándose exclusivamente a sus charlas con el abuelo del supuesto culpable, Don Antonio, que nos cuenta, con el hablar de los pueblos antiguos, lo que él sabe en cuanto al crimen y los antecedentes que dieron al mismo, todo con el objeto de demostrar la inocencia de su nieto, que permanece recluido en los calabozos.

La historia contada de labios de Don Antonio se alterna, capítulo a capítulo, con dichos antecedentes para meternos en situación y comprender los motivos que desencadenaron a dicho crimen y conocer quién ha sido  realmente el culpable del mismo.

Opinión personal.

Si os digo la verdad, comencé este libro con poca predisposición, intuyendo que no iba a ser de mi agrado, pero resignada a leerlo por ser el que la mayoría de los miembros del club de lectura votaron. Y no es que haya parecido una novela inolvidable, pero tampoco está tan mal como me temía.


En primer lugar, me costó un poco acostumbrarme al lenguaje del libro, ya que está escrito de manera que Don Antonio, un anciano sin estudios que ha crecido y vivido toda su vida en un pueblo de la España de la posguerra, nos pone al día sobre el rumbo que van tomando los acontecimientos. En ciertas ocasiones, la prosa en estos capítulos me recordaba a la novela “El camino”, de Miguel Delibes, por ese tono que al hablar adoptaba el personaje. Pero, aunque en los primeros capítulos cuesta adaptarse a este lenguaje, terminas acostumbrándote.

Dulce Chacón alternó estos capítulos con la historia que desencadenó en el crimen. La historia de una familia bien asentada en el pueblo, con sus propios dramas, en los que los rencores familiares entre sus miembros marcan las relaciones de una u otra manera: desde la incomprensión de la familia hacia la hija monja que cae en los delirios del amor, hasta la honda pena por verse obligado a abandonar el lugar donde han arraigado tus sentimientos y sin el que te encuentras perdido, pasando por infidelidades o la inconformidad familiar por una herencia mal repartida.

Rencillas familiares que llegan a tornarse un auténtico problema y que terminan desembocando en un crimen múltiple del que no se conoce el culpable, aunque si se barajan varios sospechosos.

He de admitiros que, como ya os he dicho otras veces, cuando se narran dos historias paralelas, una actúa en detrimento de la otra, y en este caso, la que captó más mi atención (y la de la mayor parte de los miembros de mi club de lectura), fue la historia familiar, quedando los capítulos en los que habla Don Antonio en segundo plano. Hasta que, en el tramo final de la novela, ambas historias se funden en una sola.

Esta novela comenzó sin engancharme demasiado, pero fue ganando en intensidad conforme iba avanzando en sus páginas. Y no esperaba para nada el final que toma, es decir, que ni remotamente me imaginé quién fue la mano ejecutora del crimen, ahí la autora logró sorprenderme, cosa que me ha gustado.

No os hablo de la ambientación porque, aunque la Guerra Civil y los años posteriores a ésta quedan patentes a lo largo de toda la obra, lo hace solamente como telón de fondo, ya que toda la obra transcurre en una finca y sus inmediaciones. No hay batallas ni asuntos políticos de por medio.

Cielos de barro es una novela coral, con infinidad de personajes, sin perfilar profundamente ninguno, salvo quizás a Don Antonio, el narrador de la historia. Una novela que va de menos a más y que al final me ha gustado más de lo que esperaba cuando comencé a leerla.

Conclusión.

Cielos de barro es una novela con un ambiente histórico y un crimen múltiple como trasfondo pero que se centra especialmente en sus personajes y en sus vidas diarias y preocupaciones en una época tan dura como lo fue la España de la posguerra. Una novela para disfrutarla sin exigencias de ningún tipo, pues de lo contrario no te llegará.


Valoración global: 3.5/5.

1 comentarios:

Tatty dijo...

Yo de esta autora no he leído nada aunque tengo un libro suyo en la estantería así que empezaré por ese antes de animarme con otro
Besos

Publicar un comentario