viernes, 17 de julio de 2015

El baile de las chicas muertas - Rachel Caine.

Hoy os traigo una reseña de las que tengo en mi lista de atrasadas (con el objetivo de ponerme, alguna vez, al día). Se trata de la segunda novela perteneciente a la saga Los vampiros de Monganville, escrita por Rachel Caine. Hace ya tiempo que os reseñe la primera entrega de la saga, La mansión Glass, y pese a ser novela juvenil, que no es un género que me apasione y del que leo bastante poco, me gustó, lo que me animó a continuar la saga.

Rachel Caine
 Como a la autora ya os la presenté en su día en la reseña de La mansión Glass, os dejo el link aquí para quien no la conozca y pasamos directamente a la reseña.


Ficha técnica:

Título: El baile de las chicas muertas.
Autor: Rachel Caine.
Saga: Vampiros de Morganvile #2.
Género: Juvenil, Paranormal
Nº de páginas: 320.
Editorial: Versatil.
Edición: 2010.
Formato: Tapa blanda.
ISBN: 9788492929054.
Precio aproximado: 16.50€.


Sinopsis.

Buenas noticias, chicas: ¡aquí están vuestras citas!

Claire Danvers no lo tiene precisamente fácil: es un genio en una universidad que valora más el físico que el cerebro, debe enfrentarse a unas compañeras de residencia homicidas, y sobre todo, acaba de descubrir que la ciudad en la que vive está llena de vampiros.

Aunque, por otro lado, tiene un compañero de piso genial (con tendencia a desaparecer cuando sale el sol) y un novio, Shane, cuyo padre cazavampiros acaba de regresar a Morganville con refuerzos:  una banda de moteros punk ávidos de venganza.

Malas noticias, chicas: están muertos.

Una fraternidad está a punto de celebrar su baile anual de las chicas muertas y- ¡sorpresa!- Claire y su mejor amiga, Eve, quien tampoco figura en la lista de las más populares de la ciudad, han sido invitadas. Aunque cuando descubran el motivo, será demasiado tarde. Porque esta vez, tanto los vivos como los muertos tienen ganas de fiesta… Y todos están sedientos de sangre. 


Argumento.

Portada anglosajona de la novela
(muchísimo mejor que la española)
En Morganville todos guardan secretos, y  los habitantes de La mansión Glass no iban a ser menos. Al final del primer volumen de la saga, dejábamos a los chicos siendo “atacados” por una banda de motoristas. Pues bien, resulta que el líder de esa banda es el padre de Shane, que ha regresado a Morganville con un objetivo: destruir a todo vampiro que se le cruce, por una razón muy personal, una razón en la que también está involucrado Shane. Pero aunque la razón que tiene para unirse a la banda de su padre es muy poderosa, los moteros han llegado arrasando con todo a su paso, incluyendo a sus amigos. Un enemigo más a sumar en la larga lista de personas que viven en Morganville y desean acabar con los cuatro amigos.

Mientras por un lado, los vampiros de Morganville inician una persecución para frenar al padre de Shane, e incluso a éste mismo, otros peligros afectan a los cuatro habitantes de la mansión Glass, además de vivir en una ciudad plagada de chupasangres, claro. El hermano de Eve vuelve después de varios años buscando venganza, Claire sigue sufriendo el acoso de algunas de sus compañeras de universidad y, aunque los cuatro amigos gozan de la protección de Amelie, jefa de los vampiros, hay unos cuantos dispuestos a saltarse las normas con afán de destruirlos. 

La cosa se complica cuando un vampiro aparece muerto y, para encontrar al culpable, los vampiros utilizarán a Shane como cebo. En caso de fracasar este plan será Shane el que pague por el crimen cometido por su padre y su banda. ¿Conseguirán salvar a Shane? ¿Qué pasará con Eve? ¿Se librará de los deseos de venganza de su hermano?


Opinión personal.

Si el primer volumen de esta saga era más bien introductorio, en este ya comienza la acción. La autora comienza a desarrollar varias tramas, en principio diferentes pero todas con la trama central como nexo común, que nos narra paralelamente, para que el ritmo de lectura no decaiga y el lector no se aburra. Ni que decir tiene que, ésta no es la típica novela de vampiros de las que saturan los mercados desde la era Crepúsculo. Aquí, excepto alguna excepción, los vampiros son asesinos sanguinarios que van a cargarse a todo el que se le cruce, y que miran única y exclusivamente por su beneficio, y los humanos les dan prácticamente igual. Y teniendo en cuenta que Morganville es una ciudad dominada por los no-muertos y que nuestros cuatro enemigos no son vampiros, es obvio que van a estar sometidos a tensión constante. Pues todo eso, lo plasma Rachel Caine en las páginas de esta novela. Nuestros protagonistas no salen de una cuando ya están metidos en otra más gorda aún si cabe. 

Fotograma de la serie de TV Vampiros de Morganville
(acabo de enterarme de su existencia)
La novela, como ya os he informado en la ficha técnica, es una novela juvenil, por lo que contiene elementos propios para que guste a esa generación. Y una de estas cosas es, inevitablemente, las relaciones amorosas que van estableciéndose entre sus personajes. Para mi gusto, están de sobra en esta novela, pero aunque a mí particularmente no me va demasiado el romance (y el pasteloso menos aún), gracias a dios el nivel de azúcar no llega a ser tan alto como para hacer la lectura insufrible, cosa que si me ha pasado con alguna otra novela juvenil que ya reseñé en su día.

Quizá otro punto negativo de la historia es que el desfile de personajes, la gran mayoría nuevos, es muy amplio en esta novela, tanto que, si no la lees con suficiente atención, puedes incluso perderte, en especial en la parte de las investigaciones policiales o en lo concerniente a los vampiros. Si bien es cierto que los protagonistas y los de cierto peso relevante en el argumento están bien definidos, que al fin y al cabo son los que vas a recordar pasado cierto tiempo tras su lectura.

El baile de las chicas muertas (para mi gusto el título es muy desacertado, porque el baile es casi lo menos importante de este volumen de la saga) es una novela en la que la acción transcurrirá a un ritmo trepidante y en la que irás pasando de un sobresalto a otro. No puedo decir que me haya gustado más o menos que la primera parte, creo que están bastante parejas, aunque mientras que el final de La mansión Glass fue bastante cardíaco, la acción de esta segunda entrega es bastante más interesante que la de la primera parte.

 Continuaré con Los Vampiros de Morganville en su tercera entrega, Callejón de Medianoche, que ya me está esperando a ver cuándo le hinco el diente, a ver si la cosa sigue igual y no se estropea derivando a la típica novela rosa de vampiros (sinceramente, no lo creo, por el momento, la autora va bien encaminada).

Valoración global: 3/5.

3 comentarios:

Tatty dijo...

No he leído la anterior y tampoco creo que me anime ya que los libros de vampiros no son lo mío, no me llaman nada
Besos

Cristina dijo...

pinta muy bien
por cierto he descubierto tu blog hace poquito y me ha encantado, te sigo ♥

att:* dailyxchrissy.blogspot

L3¡r@m♥ dijo...

Yo me los he liedo todos, excepto los dos ultimos. Es una de mi saga de vampiros favoritas. Me leí el primero mas o menos en el 2010. Te advierto que las cosas libro a libro se van poniendo mejores.

Publicar un comentario