jueves, 27 de noviembre de 2014

Trolls Literarios

Un troll, creo que tod@s lo sabéis, en el argot cibernético no es más que, un/una individu@ que, por normal general en estos casos, se esconde bajo un pseudónimo o tras el anonimato, para entrar en diversos sitios de internet (blogs, foros, etc), para criticar, molestar, desacreditar al autor/a de dicho sitio.

Fuente: scientiablog.com
Afortunadamente, durante toda mi experiencia en la blogosfera, no he tenido muchos problemas con estos navegantes, aunque algun@ sí que me he encontrado por ahí. También he de decir que la virulencia o agresividad de este tipo de gente depende mucho de la actitud que tome el responsable del blog/web atacado tras el primer embiste.

Por tratarse el ámbito literario de una disciplina "más culta", se supone que de menor alcance para la gran mayoría de estos especímenes, os aseguro que ningún blog/sitio web está libre de sufrir el ataque de alguno. A continuación voy a describiros el tipo de trolls que han visitado/comentado este blog (afortunadamente no llegan ni a media docena):


  • El troll educado: lo califico como troll porque generalmente te critica algo escondiéndose tras el anonimato, pero lo hace con educación, de modo que, según como te lo tomes, puedes tomarlo como una crítica constructiva.
En mi caso, decidí tomármelo como eso, una crítica constructiva, e incluso dejé su comentario publicado en la entrada correspondiente (creo recordar que, con la misma educación que el/ella tuvo hacia mí, le contesté a su comentario e incluso se lo agradecí porque, todo hay que decirlo, en una de sus puntualizaciones llevaba razón. 

Como he dicho antes, este tipo lo califico como troll porque comentó bajo el anonimato nada más, porque no volvió para replicar ni nada, fue un caso puntual. 

  • El troll ofendido: éste es el tipo de troll más habitual en los blogs literarios (o al menos en mi caso). Son individuos que llegan a tu blog, seguramente tras teclear en google el título de su novela preferida y tropieza con tu reseña. Si ésta es positiva se queda tranquilo pero como a ti la obra en cuestión no te haya gustado... prepárate
¡No alimentes a los trolls! ¡Pasa de ellos!
Por lo general se toman la reseña negativa como si la novela la hubiese escrito él/ella y estuvieses atacándolo directamente (aunque hayas escrito la reseña con educación).

Suelen reaccionar insinuándote (o incluso diciéndotelo directamente) que no tienes ni idea de literatura porque no te ha gustado ese libro que a él/ella le encanta, ensalzando sus virtudes en un intento de hacer ver lo ignorante que eres por no haberlo entendido. Suelen acompañar estos comentarios de recomendaciones (del mismo autor o géneros similares) para que te instruyas y adentres en el "buen camino". Todo ello acompañado con un visible tono de malhumor/enfado/indignación por no haberte gustado el libro.

En mi caso, éste ha sido el tipo de troll que ha visitado con mayor frecuencia mi blog. Yo en particular, si en el comentario no se pone ningún tipo de insulto hacia mi persona (cosa que no tolero, y menos en mi propio blog, ya que yo no ofendo a nadie y lo publico todo desde la educación) suelo dejarlos publicados. Eso sí, JAMÁS entro al trapo, no me molesto en contestar, ni tan siquiera en comentarle que hay que ser más tolerante y que si el mundo literario es tan diverso (y rico) es porque a todo el mundo no le tiene por qué gustar lo mismo, y que mi opinión es tan respetable como la suya.

Pero eso sería echar más leña al fuego, porque eso es lo que esperan los trolls. Un troll que no recibe respuesta, tarde o temprano se cansa y se va a buscar gresca a otro sitio que le sea más divertido.

  • Troll borde/mal educado: Este tipo de troll no requiere mucha explicación. Normalmente suele ser una variante del anterior (aunque algunos de los anteriores pueden ser educados) y son individuos que se limitan a entrar a tu blog a criticar cualquier cosa, con el único objeto de molestar, ofender
Generalmente suelen insistir y comentar tres o cuatro entradas, porque van buscando guerra. La estrategia es la misma que con los anteriores; pasar del tema y no entrar en su juego. Así se cansarán y se van a otro lado. 

En mi caso, como los mensajes que deja este tipo de troll suelen ser de mal gusto e hirientes, los borro y en paz. 

  • Troll publicitario: con este tipo me pasa un poco como con el primero. No es un troll en sí, pero sí que puede resultar bastante pesado, molesto. 
Fuente: silviaalbert.com
Son individuos que van de blog en blog haciendo publicidad de lo que sea. Hay incluso spam robots, que comentan automáticamente en un idioma desconocido... Pero como estamos en el ámbito literario, os comentaré a quién defino yo como troll publicitario.

Son aquell@s que van de blog en blog haciendo spam, soltándote la URL de su blog, para conseguir más visitas/seguidores o incluso escritores que pasean por los blogs y te dejan el enlace desde donde puedes comprar su libro.

Generalmente no me gusta el spam, pero tampoco soy de las que va borrando todos los comentarios... Lo que sí me toca la moral (y mucho) es que ni siquiera se molesten en leer la entrada, que entren y suelten un comentario sin hacer alusión a nada de lo que se dice en la entrada y que normalmente es el mismo que usan en todos los blogs haciendo un corta y pega. Ni que decir tiene que este tipo de comentarios, inmediatamente van a la papelera.

Pero seguro que existen muchas clases más, de hecho el último que me visitó a mi (o última en este caso), era una combinación de troll maleducado, ofendido y troll publicitario, 3x1... Eso sí, no voy a decir el nombre de la escritora en cuestión, pero todos somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos, yo en este caso me equivoqué al escribir una fecha en el teclado numérico alteré el orden de las dos últimas cifras y no me di cuenta, pero espero que, poniéndose como se puso y diciéndome todo lo que dijo a mí (con muy poca educación, por cierto), en sus libros no haya ni un solo error ni una errata siquiera porque sería injustificable su actitud.

Y a ustedes ¿os ha atacado algún troll así curioso?

viernes, 21 de noviembre de 2014

Cordero - Christopher Moore

Hace aproximadamente un mes fui a la biblioteca provincial en busca de un manual sanitario que me hacía falta. No lo tenían pero, para no dar el viaje en balde, decidí dar una vuelta por las estanterías (ya no recordaba cuánto hacía que no me paseaba por una biblioteca) y en mi bolso se vino la novela que os reseño hoy. Había escuchado mucho sobre Christopher Moore, opiniones para todos los gustos, pero nunca me había aventurado con una obra suya, así que decidí aventurarme con una de sus obras más relevantes, Cordero. Pero antes vamos a conocer un poquito al autor ¿os parece?

Christopher Moore
Christopher Moore.

Nació en Toledo (Ohio), en 1957. Creció en Mansfield, pero a los 19 años se trasladaría a California, donde viviría hasta 2003. Tras unos años en una isla de Hawai, actualmente reside en San Francisco (California).

Comenzó a escribir con 12 años. Ha desempeñado diversos empleos. Su primera novela, La comedia del diablo, se publicó en 1993. A ésta le han seguido 14 obras más, entre ellas, El ángel más tonto del mundo, Un trabajo muy sucio, La sanguijuela de mi niña, Cordero o El monstruo que amaba las gasolineras.

Según Moore, han sido propuestos o comprados los derechos cinematográficos de todas sus novelas aunque "de momento, ninguno de ellos corre el riesgo de ser transformado en película".

La novela que os traigo hoy, "Cordero, el evangelio según el mejor amigo de la infancia de Jesucristo", se publicó en 2002, aunque a España no llegó hasta 2010.

Ficha técnica.

Título: Cordero. El evangelio según el mejor amigo de la infancia de Jesucristo.
Autor: Christopher Moore.
Género: Humor.
Nº páginas: 416.
Editorial: La factoría de ideas.
Edición: 2010.
Formato: Tapa blanda con solapas.
ISBN: 978-84-98006-0-01.
Precio: en torno a 19.95€.


Sinopsis.

El nacimiento de Jesús está bien documentado, al igual que, tras su trigésimo cumpleaños, sus gloriosas enseñanzas, sus actos y su divino sacrificio. Pero nadie conoce la adolescencia del Hijo de Dios, los años perdidos; nadie excepto Colleja. Desde el día en que se encontró con Joshua de Nazareth, un chaval de seis años, resucitando lagartijas en la plaza del pueblo, Levi bar Alphaeus, llamado «Colleja», tuvo el honor de ser el mejor amigo del Mesías. 

Por eso, el ángel Raziel lo ha resucitado y lo ha llevado a América para escribir un nuevo Evangelio, uno que cuente la historia real y hasta ahora desconocida. Mientras tanto, Raziel pide pizza a domicilio, ve la lucha libre en la tele, y trata de convertirse en Spiderman.


Argumento.

Cordero nos cuenta la vida de Jesucristo, pero esa que no nos cuenta el Nuevo Testamento, los años que transcurren desde su nacimiento hasta que aparece en Jerusalén para la Pascua judía y que supuso el comienzo de su testimonio, el que todos los que fuimos educados en la fe cristiana conocemos. Pues bien, todo esto se nos cuenta desde el punto de vista de Leví, al que llaman Colleja, el que fuese mejor amigo de Jesucristo desde su más tierna infancia. 

Raziel está muy tranquilo en el paraíso, cuando recibe un encargo. Debe bajar a la Tierra y resucitar a Leví, el que fuese mejor amigo de Jesucristo, y asegurarse de que escriba un nuevo evangelio, contando que fue de la vida de Joshua (como le llamaban todos) antes del comienzo de su ministerio, Para ello se lleva a Colleja a Nueva York, y ambos se encierran en un hotel, de donde apenas saldrán hasta que el evangelio esté terminado. 

Arcángel Raziel
De esta forma conoceremos como Joshua aprendió a sanar y a resucitar a los muertos, como conocieron a María Magdalena, y como se fue formando la mente y personalidad de aquel hombre que cambiaría el curso de la historia a lo largo de sus muchos viajes por todo el mundo. Viajes a los que por supuesto, le acompañó Colleja que, aunque no aparezca en los testamentos que todos conocemos, estuvo ahí sin separarse ni un minuto de él (palabra de Moore, jejeje).

No me voy a meter en contar mucho más porque no me daría el día, ni la semana, en contarlo todo. Por último, Colleja nos cuenta como vivieron la Pasión y muerte de Jesucristo, pero de una manera mucho más breve, pues su encargo consistía en narrar los años anteriores a eso.


Opinión personal.

Como ya os he comentado al comienzo de esta entrada, este libro ha supuesto mi estreno con la obra de Christopher Moore, al que por supuesto conocía y sabía que tipo de literatura hace, pero con el que nunca me había aventurado. He de decir que yo soy bastante dura para el género literario de humor. No todo me hace reír. De hecho he leído novelas chick-lit, con las que todo el mundo se hartaba de reír y pocas han sido las que han conseguido hacerme esbozar una sonrisa. Me parece un humor demasiado forzado, al menos comparado por lo que aquí en Andalucía occidental entendemos por humor. Pues bien, Cordero no me ha hecho reír a carcajadas pero sí que me ha hecho gracia en muchas ocasiones. Por lo que parece que ha superado la prueba con éxito.

La prosa de Moore es una prosa sencilla, sin complicaciones, fluida y directa, lo que sumado al tono irónico y mordaz de la historia, hace que las páginas se sucedan rápidamente. No llega a ser un page-turner, yo al menos no estaba enganchada hasta ese punto, pero se lee bastante rápido.

En cuanto a la historia solamente os haré una recomendación: si sois muy creyentes, si vuestra fe es muy arraigada, quizá sea mejor que no leáis Cordero, porque aunque la gente cambia mucho a lo largo de su vida, se nos muestra una cara de ciertos personajes bíblicos que tira por tierra todo lo que tradicionalmente nos han enseñado.

Obviamente, Cordero es una historia ficticia, con muchos pasajes de aventuras (las que viven Joshua y Colleja a lo largo de sus viajes), contado en un tono que hacen que la novela sea muy entretenida y divertida. A mi personalmente, me ha gustado bastante y, si no tenéis inconveniente en o que os he comentado en el párrafo anterior, recomiendo su lectura pues pasaréis un buen rato con una lectura idónea para intercalar por ejemplo entre dos novelas más densas. Yo desde luego, estoy segura que repetiré con Christopher  Moore.


Valoración global: 4/5.

(Desde aquí el agradecimiento a la Biblioteca Provincial de Sevilla - Infanta Elena, por el préstamo del ejemplar). 

domingo, 16 de noviembre de 2014

Rincones para bibliófilos: La biblioteca del Monasterio Strahov (Praga).

Hoy os traigo una nueva entrada de "Rincones para bibliófilos", aquella sección que estrené hace tiempo para mostraros la ya desgraciadamente extinta Libreria Beta Imperial de Sevilla y que, por causas diversas, no había vuelto a aparecer por aquí.

Y el rincón que os traigo hoy es una preciosa biblioteca que tuve ocasión de visitar hace unos cuantos años, aunque mi visita en aquella ocasión fue un poco frustrante, por las circunstancias del momento. Se trata de la biblioteca del Monasterio Strahov, en la ciudad de Praga (República Checa).

Vistas del monasterio desde la Colina
Petrin
El monasterio pertenece a la orden Premonstratense o Mostense, fundada por San Norberto. Fue construido por primera vez en 1143, bajo el mandato de Vladislao II, una pequeña construcción en madera que poco a poco fue reconstruido en piedra, bajo los cánones del estilo románico.

La construcción inicial fue destruida casi en su totalidad por un incendio en el año 1258. Su reconstrucción le dieron aspecto de construcción barroca. Posteriormente, fue saqueado y parcialmente destruido en varias ocasiones: en 1420, por los protestantes en las revueltas husitas; tras la Guerra de los 30 años, por soldados suecos que llegaron para desvalijarlo; bombardeado por los franceses en 1742...

De las reconstrucciones posteriores a estos ataques fue surgiendo la famosa biblioteca del monasterio tal como hoy día puede conocerse. Ésta está compuesta por dos salas:

Sala Teológica de la biblioteca
* Sala Teológica: se terminó en 1679, bajo el mandato del abad Jeroným Hirnhaim. Obra del arquitecto italiano Giovanni Domennico Orsi, esta sala es una auténtica joya, para mi gusto la más bonita de la dos.

Como podéis ver en la fotografía, los volúmenes se disponen en las estanterias verticales que a su vez forman las columnas que soportan los arcos del techo, de clara influencia italiana, con frescos pintados en el techo por Siard Nosecký.

Esta sala contiene más de 18.000 volúmenes, todos ellos de contenido religioso o teológico. Además esta sala contiene una talla de San Juan Evangelista en madera y una serie de globos terráqueos, muchos de ellos antiquísimos, procedentes del taller de la familia Blaeu de Rotterdam, que datan de los siglos XVI y XVII.

Lamentablemente, y por motivos de conservación de los frescos y los volúmenes que contiene, hace más de veinte años que esta sala no puede visitarse recorriéndola y apreciando cada rincón, como otras muchas estancias del monasterio. Esto es un poco decepcionante, no os lo voy a negar. La única forma de verla es tras un cordón que la precinta y con un anciano al lado vigilando que no lo saltes ni hagas fotos. O que si las haces sea sin usar flash y previo pago de la tarifa estipulada (algo muy característico en Praga y que me llamó mucho la atención: en todos sus monumentos tienen a una legión de jubilados que pululan alrededor de los turistas para que no hagan fotos, incluso algunos te pegan tirones en las cámaras de forma bastante brusca).

Así que tu pagas tu entrada para la visita a la biblioteca, una de las joyas del monasterio, para verla prácticamente igual que si contempláis la foto que os he colgado.

* Sala Filosófica: esta sala es un poco más reciente. Su construcción se produjo en el siglo XVIII, bajo el mandato de Václav Mayer como abad. Es obra del arquitecto Jan Ignác Palliardi y se ubica en lo que anteriormente fue un granero del monasterio.

Sala Filosófica de la biblioteca
Está cubierta de estanterías de nogal desde el suelo al techo. Las estanterías superiores forman parte de una galería a la que solamente se puede acceder a través de unas escaleras de caracol presentes en las esquinas y que se hallan disimuladas con falsos libros.

En el techo también hay frescos, en esta ocasión del pintor vienés Anton Maulbertsch. Frescos donde se pueden contemplar a personajes como Adán y Eva, San Pablo, Aristóteles, San Wenceslao (uno de los patronos de la región de Bohemia) o San Norberto, fundador de la orden, entre otros.

Esta sala alberga unos 42.000 volúmenes, pertenecientes a todas las ciencias conocidas: Filosofía, Astronomía, Matemáticas, Historia...

Por si algun@ lee esta entrada y en un futuro viaja a Praga (ciudad hermosa donde las haya, yo volví enamorada de ella) y pretende visitar el Monasterio Strahov y su biblioteca os diré que el horario de visita es de Martes a Domingo, de 9 a 12 y de 12.30 a 17 horas. La entrada cuesta entre 20 y 60 coronas, según las áreas que vayáis a visitar (en la Iglesia hay un órgano donde tocó Mozart durante su visita) y creo recordar que la entrada a las antiguas ruinas es gratuita (el refectorio es una belleza, está vacío pero los frescos del techo y el púlpito, magníficamente conservados, son dignos de contemplar).

Y si vais os diré que justo a la salida hay un restaurante (cuyo nombre no recuerdo) muy chulo, en el que se toca música medieval in situ y cuyo personal va ataviado también a la usanza de los tiempos en los que se fundó el monasterio. En él se pueden probar los platos típicos de Praga, entre ellos el famosísimo goulasch (que yo no probé). En cambio el Pork Sirloin (plato que yo no volveré a tomar pues por aquel entonces no tenía pareja musulmana) está delicioso. Un restaurante que también merece la pena visitar y no es excesivamente caro.

También hay varios sitios de lo más variopintos en las inmediaciones, como el Museo de las miniaturas, donde toda la colección es microscópica (de hecho las ves a través de eso, microscopios), pero eso ya es otro tema que nada tiene que ver con la literatura. Aunque más adelante volveremos a mi viaje a Praga, para traeros otro curioso rincón para bibliófilos.







martes, 4 de noviembre de 2014

Don Juan Tenorio - José Zorrilla.

¡¡Ya estoy de vuelta!!

Pensé que nunca iba a llegar este día… Como ya os conté hace algún tiempo, mi ordenador, que ya llevaba bastante tiempo avisando, murió inesperadamente. He intentado arreglarlo pero el pobrecito ya estaba para jubilarlo, así que con un poco de esfuerzo y ahorro (todo hay que decirlo…) por fin tengo portátil nuevo y puedo retomar el blog. Eso sí, ni os imagináis la lista de reseñas pendientes que tengo, me da miedo solo de mirarla… Porque una no tenía ordenador, pero sí libros jajajajaja.

Pues nada, agradeceros a los que habéis seguido aquí vuestra paciencia y fidelidad. Yo por mi parte, intentaré ponerme al día poco a poco, visitando vuestros blogs, que desde el móvil no me iba la aplicación de blogger y no he podido leer más que algunos enlaces que ibais colgando algun@s de vosotr@s en twitter. Y sin demorarnos más, vamos con la reseña de hoy…

Halloween fue este pasado fin de semana… Halloween y novelas/relatos de terror parece que van unidos de la mano ¿no? ¡Pero estamos en España! ¿Y cuál es la obra por excelencia que se lee en España por tradición en nuestro Día de Todos los Santos? Exacto: Don Juan Tenorio, el clásico de José Zorrilla.

Retrato de D. José Zorrilla
Jose Zorrilla.

Cuando contaba solo 20 años, José Zorrilla (1817-1893) leyó en el sepelio de Larra los versos que le consagraron como el nuevo ídolo del romanticismo. Ya había publicado su primer libro de poesía y abandonado el estudio de as leyes por la literatura y la bohemia.

El zapatero y el rey y Traidor, inconfeso y mártir, entre otras, son obras con las que renovó el género y por las que fue reconocido  como el más popular de los dramaturgos.


(Biografía extraída del ejemplar leído). 



Título: Don Juan Tenorio.
Autor: José Zorrilla.
Género: Teatro.
Número de páginas: 205.
Editorial: Santillana Ediciones Generales S.L.
Edición: 2004 (la de mi ejemplar, no la de la obra, que luego hay mucho puntilloso por ahí).
Formato: Bolsillo, tapa blanda.
ISBN: 84-96390-97-7.


Sinopsis.

Como viene siendo habitual (y ya os he comentado con alguna que otra obra), los clásicos no traen sinopsis, pues no les hace falta presentación. En este caso, no os voy a hacer mi propia sinopsis, como ya he hecho con otros clásicos, sino que os dejo la que viene en la contraportada de mi ejemplar:

A partir de un personaje legendario, del que también se ocupó Tirso de Molina, Zorrilla recreó uno de los mitos de la literatura universal, convirtiéndolo en drama romántico por excelencia. El sentido trágico de la vida, una gran pasión que trasciende la muerte, el enfrentamiento a Dios y la salvación por el amor, son el trasfondo de la historia de don Juan, desde su seductora y pendenciera juventud hasta su arrepentimiento al contemplar, estando vivo, su propio entierro. 


Resumen.

Sevilla, 1545. Dos caballeros se han citado en una hostería. Son don Juan Tenorio y don Luis Mejías, citados desde hace un año a raíz de una apuesta. Ambos acordaron dejar pasar un año y ver cuántos muertos y cuántas conquistas podían hacer cada uno en ese tiempo. Tras el recuento, gana el joven don Juan, joven mujeriego y pendenciero, conocido en toda la ciudad por sus andanzas. Pero don Luis le reta a que complete su hazaña conquistando a una novicia, la única escala social ausente en su lista de seducciones. Pero el arrogante don Juan, acepta el reto y además le dice a su interlocutor que va a añadir otra más, y es que está dispuesto a conquistar a la prometida de don Luis.

Así comienzan una serie de aventuras en las que uno utiliza todos sus encantos y argucias por completar la apuesta, sin pensar en las consecuencias de sus actos y el otro hace lo posible por intentar que don Juan fracase. Las dos damas en liza, doña Ana de Pantoja, prometida de don Luis Mejías y doña Inés, novicia a punto de tomar los hábitos.

Lo que no se imagina don Juan que lo que en principio se plantea como un juego, su apuesta con don Luis, va a tornarse más difícil de lo que en principio imaginó, no por parte de las damas, todo hay que decirlo, sino por las tramas y los obstáculos que interpondrán los padres de doña Inés y del propio don Juan, así como don Luis. 

Don Juan ante la tumba de Doña Inés
Y que ese juego por completar su lista de conquistas terminará por convertirse en una pasión que lleva al joven seductor al borde de la locura.  ¿Es cierto que el amor todo lo puede?


Opinión personal.

Decidí releer el Tenorio a raíz de Twitter. El escritor y presentador de televisión Maxim Huerta proponía retomar la tradición de leer al Tenorio en nuestro Día de Todos los Santos e ir colgando versos del mismo en la red social. No lo dudé ni un momento y, aunque ya había leído la obra más de una vez, decidí unirme a la iniciativa. Y lo disfruté como la primera vez. 

El Tenorio, obra archiconocidísima de don José Zorrilla, para mí una de las obras cumbres del Romanticismo español, es una obra teatral escrita en verso. Pero no por ello hay que huir de esta magnífica historia. Se lee con suma facilidad, bastante rápido, la rima es fácil de seguir (no me voy a meter en si es consonante o asonante, los tipos de estrofa y de versos, tranquil@s...) y la historia es preciosa, contiene de todo. 

Aventuras, sátira en ciertos momentos, amor, pasión, hechos paranormales, misticismo... Vamos, que si lo trasladamos a los géneros literarios actuales podríamos decir que es una obra para todos los gustos. Todo ello acompañado de la deliciosa prosa (e insisto, por prosa me refiero a la manera de escribir, otro día os explicaré el por qué de estas puntualizaciones) del autor. 

Una obra plagada de sensibilidad, pero no demasiado melosa, con un lenguaje sencillo, sin demasiados términos arcaicos, que recomiendo a todo el mundo, a los que les guste leer clásicos y a los que no, porque como ya he dicho, se lee tan rápido que apenas te das cuenta del tiempo que lleva la obra publicada. 


Valoración global: 5/5.