viernes, 21 de marzo de 2014

Día Internacional de la Poesía 2014.

Un año más, desde "La vida entre páginas" quiero darle su rinconcito al género eternamente olvidado en los blogs literarios, la poesía... Y que mejor forma que celebrarlo con un poema. Esta vez he escogido a Cernuda, poeta del que pude conocer su obra en profundidad, al estudiar en un instituto que llevaba su nombre y al parecer había que rendirle homenaje de ese modo ;P.

Cementerio de Pere Lachaise en París
Donde habite el olvido, 
En los vastos jardines sin aurora; 
Donde yo sólo sea 
Memoria de una piedra sepultada entre ortigas 
Sobre la cual el viento escapa a sus insomnios.

Donde mi nombre deje
Al cuerpo que designa en brazos de los siglos,
Donde el deseo no exista.

En esa gran región donde el amor, ángel terrible,
No esconda como acero
En mi pecho su ala,
Sonriendo lleno de gracia aérea mientras crece el tormento.

Allí donde termine este afán que exige un dueño a imagen suya,
Sometiendo a otra vida su vida,
Sin más horizonte que otros ojos frente a frente.

Donde penas y dichas no sean más que nombres,
Cielo y tierra nativos en torno de un recuerdo;
Donde al fin quede libre sin saberlo yo mismo,
Disuelto en niebla, ausencia,
Ausencia leve como carne de niño.

Allá, allá lejos;
Donde habite el olvido.


LUIS CERNUDA.

¡Feliz Día de la Poesía!


jueves, 20 de marzo de 2014

No me llames princesa - Connie Jett.

Aunque la novela romántica, en la que se engloba el chick-lit, no suele ser uno de mis géneros frecuentes, de vez en cuando, cuando me siento un poco saturada de tanta historia o tanta atmósfera opresiva a la que te someten los thrillers, suelo recurrir a este género como medio de evasión, a modo de ráfaga de aire fresco que me despeje. Así llegó a mis manos, casi por casualidad, No me llames princesa, tropecé con ella y, aunque tengo más novelas románticas y chick-lit rodando por casa, decidí darle una oportunidad. Y os adelanto que cumplió su misión, vaya que si lo hizo. Pero antes vamos a conocer a la autora ¿os parece?

Connie Jett. 


Nació en Argentina en 1983. Estudió Filosofía en la Universidad de Buenos Aires y Comunicación Intercultural en la Universidad de Génova.

Trabajó como periodista para la televisión italiana y en diversas revistas, pero también ha trabajado como asistente fiscal , maestra de italiano, mediadora cultural y camarera, aunque su vocación ha sido siempre la literatura.

Desde el 2002 vive en Europa, entre Italia y España.

Su primera novela publicada fue "Mi colección de secretos", a la que le siguieron "No me llames princesa" y, recientemente, "Mis días sin ti".

Actualmente colabora, de manera semanal, en un blog con otras seis autoras españolas. Su sección se llama "¿Qué hacer antes de los 30?".


No me llames princesa. 


Título: No me llames princesa.
Autor: Connie Jett.
Editorial: Planeta, bajo el sello Zafiro ebooks.
Año de publicación: 2013.
Formato: Epub.
Nº páginas: 81.
Género: Romántico - Chick-lit.
ISBN: 978-84-08-12050-6.


Sinopsis.

Katia es una mujer moderna e independiente, diseñadora de ropa infantil y una apasionada de los tacones. Su vida es perfecta hasta que tiene la mala suerte de enamorarse del hombre equivocado, su jefe, quien le hace perder la cabeza y también el trabajo. 

Con la autoestima por los suelos, decide tomarse un año sabático, reinventándose en una mujer dispuesta a todo, y aunque sus decisiones no serán del todo acertadas, el destino le brindará una nueva oportunidad... ¿Volverá a confiar en el amor?


Book-tráiler. 

Ya sabéis que, si existe algún tráiler de la novela que os reseño, me gusta ponerlo, así que aquí tenéis el de la novela que os traigo hoy. 




Argumento.

Katia es diseñadora de ropa infantil y una amante de los tacones. Cada viernes, tras el trabajo, va con una de sus compañeras de trabajo a tomar unas cervezas a un bar cercano. De igual modo, su jefe, acudía a ese bar cada viernes y, tras tomarse su cerveza, les pagaba la cuenta. Katia se fija en él y, aunque tiene novia, se propone seducirlo a toda costa


Uno de esos viernes, Katia acude sola al bar y allí está su jefe esperándola, pasando del bar a un hotel. Así comienza una relación a tres bandas formada por Katia, Matt (su jefe) y la novia de éste, llena de falsas promesas que no ven la hora de cumplirse y sueños rotos. 

Hasta que un día, los acontecimientos obligan a Katia a replantearse su vida, renacer y comenzar de nuevo. Y en su nueva vida está dispuesta a hacer todo tipo de locuras, para lo que hace una lista que espera ir tachando poco a poco, a medida que va realizándolas. Hasta que un día, casualmente, se cruza un antiguo amor en su camino para desbaratar todos sus planes y dar al traste con su lista. 


Opinión personal. 

Como ya os he dicho "No me llames princesa" llegó a mí por casualidad. Estaba, para variar, un poco saturada con las lecturas que tenía entre manos y, o dejaba de leer unos días, con el riesgo de que los días se alargasen en semanas (cosa que no quería) o buscaba una lectura más liviana, que me aportase frescura. Cuando busco una lectura con este objetivo, no se por qué extraña razón, siempre pienso en el chick-lit (y eso que he tenido experiencias de todo tipo con este género) y, como no quería demorar en exceso los compromisos del blog, tenía que ser algo cortito. Así que teniendo otras a mano en el lector, me di una vueltecilla por Amazon y allí estaba esperándome. 

Si os digo la verdad, aunque después recordé que si que había leído un par de reseñas de "Mi colección de secretos" anteriormente, en aquel momento no tenía ni idea de quién era Connie Jett. Me descargué la novela por la sinopsis y la portada, no busqué reseñas ni nada... Porque no me negaréis que la portada invita a leerla, teniendo en cuenta lo que yo esperaba encontrar ¿o no? 


Y ustedes diréis ¿pero te ha gustado? ¿te sirvió para lo que buscabas?

Pues sí, cumplió mis expectativas perfectamente. Cuando me enfrento a una novela chick-lit, no os lo voy a negar, voy con miedo. Por lo general este tipo de novelas gustan y hacen reír a sus lectores pero, en Andalucía tenemos un humor distinto y, por normal general, a mí estas novelas me suelen parecer de un humor tan light, que más que gustarme me parecen predecibles y exageradas. 

Afortunadamente, me deshice de estas ideas previas y me lancé a la lectura sin esperar nada más que descansar de tanta novela histórica. Y el resultado fue muy grato. "No me llames princesa" se lee sola, en un suspiro, de hecho (cosa rara en mí) yo la liquidé en dos ratitos. No os voy a mentir, el final es un poco predecible, lo habitual en este tipo de historias, como es normal ¿no? Después del sin vivir en el que se encuentran las pobres durante toda la historia, que menos que acaben bien... 


Pero quizás al no esperar que me hiciese reír, ni que me encantase, hizo que me pareciese una lectura amena, agradable, con varios puntos que me hicieron gracia (no al punto de soltar carcajadas, pero conmigo eso no lo ha conseguido casi ninguna novela). 

Los personajes, teniendo en cuenta la brevedad de la novela, están bien perfilados aquellos con mayor protagonismo dentro de la historia, y suficientemente esbozados, los que aparecen menos. Es fácil conectar con Katia, incluso yo me vi identificada en algunas de las situaciones vividas. Yo al menos, pienso repetir con esta autora

Resumiendo: "No me llames princesa" es una novela corta, de agradable lectura, que aporta frescura y buen humor, y que, si como yo, no eres asiduo del género, servirá para intercalar otras lecturas más densas, dejando un buen sabor de boca. Y si te gusta la novela romántica y el chick-lit en cuestión ¿qué os voy a decir? Connie Jett no os defraudará con esta novela (al menos eso espero). 

Valoración global: 4/5.

lunes, 17 de marzo de 2014

#leemosQuijote - Capítulo X.

Una semana más os traigo la entrada resumen del capítulo de El Quijote correspondiente a esta semana que acabamos de terminar. Esta vez, la entrada es un poco más larga, puesto que en este capítulo he encontrado varias cosillas curiosas de destacar.

Capítulo X: De lo que más le avino a don Quijote con el vizcaíno y del peligro en que se vio con una turba de yangüeses.

La totalidad de este capítulo abarca una conversación entre don Quijote y Sancho Panza, su escudero, al término de la aventura con el vizcaíno, acaecida en los dos capítulos anteriores. 

Sancho le pide a don Quijote la ínsula ganada en la "exitosa" batalla contra el vizcaíno, a lo que éste responde que no hay tal ínsula, pues en todas las aventuras no se ganan tierras, pero que ya llegarán aquellas en las que las gane. El temor de Sancho a las represalias de lo acontecido con el vizcaíno por parte de la justicia hace que don Quijote proceda a explicarle las ventajas y pormenores de la recién comenzada carrera de caballero andante que ha emprendido, comentándole sus deberes y como sanar las heridas con un secreto bálsamo que van a elaborar y con el que Sancho fantasea en hacer fortuna. 

Tras esto, deciden reponerse de los golpes y las heridas causadas en su anterior aventura buscando alojamiento en un castillo durante la noche, pero no encuentran castillo alguno, por lo que deciden dormir al raso. Aquí termina el capítulo, intuyendo una nueva aventura en el transcurso de la noche... Pero eso lo veremos la semana que viene. 

Una vez más, Cervantes hace un guiño a otras obras literarias, en este caso a la tragicomedia "El Marqués de Mantua" de Lope de Vega. Como ya os he dicho en alguna ocasión, me gustan más los capítulos en los que transcurren las aventuras que aquellos de transición que el autor mete de vez en cuando, pero en este he encontrado varias cosillas curiosas que destacar, así que pasamos a ello ¿os parece?

Por una parte, Cervantes nos aporta más datos sobre el aspecto de don Quijote que, aunque creo que más o menos todos tenemos una idea de su aspecto, ya bien por las múltiples ilustraciones que circulan por la red, o por las adaptaciones televisivas, etc... como todo buen escritor debe describirnos el aspecto de sus protagonistas. En este caso nos sigue hablando de la armadura, cuando dice que Sancho Panza lo agarró de la lóriga.

Lóriga o lorica segmentata. 
Pero ¿qué es exactamente la lóriga?

Como podéis ver en la fotografía, la lorica era una antigua armadura romana que cubría el torso (posteriormente pasaría a denominarse peto).

Había distintos tipos de lorigas: la férrea (hecha de hierro, como el propio nombre indica), hamata (formada por anillas unidas entre sí), squamata (o formada por escamas), lintea (cota o chaqueta no ajustada), plumata (hecha con pequeñas piezas a modo de plumas), serta o hamis coserta (las escamas o plumas se unen entre sí por medio de anillos o alambre) y segmentata (la propia de los legionarios romanos, compuesta de láminas metálicas sobre tiras de cuero).

*********************

En este capítulo encontramos una expresión inusual en esta época, "sudar el hopo". Si bien, leído el párrafo completo, podemos deducir fácilmente el significado, al menos a grosso modo, vamos a analizarla un poco.

Si recurrimos al significado de hopo, según la RAE:


  • Copete o mechón de pelo.
  • Rabo o cola que tiene mucho pelo o lana, como la de la zorra, oveja, etc.
  • Cabezón o cuello de sayo. 
Pero es más, nos proporciona el significado de la expresión en sí:

"Sudar el hopo": costar mucho trabajo y afán la consecución de algo.

Como ya os he dicho no suele ser habitual (actualmente) esta expresión, al menos yo no la había escuchado en mi vida, pero supongo que en tiempos de Cervantes si que lo era. Si la trasladásemos a la actualidad, vendría a ser algo así como "sudar la gota gorda".

*************************

También nos habla Cervantes, muy brevemente, del milagroso y secreto bálsamo de Fierabrás, del que no nos dice la receta, pero sí su especial propiedad de reestablecimiento y lo económico de su fabricación. Así nos habla de reales y azumbres. Todos sabemos lo que son reales, pero...

¿A cuánto equivale un azumbre?

Porque Cervantes nos deja claro que es una medida de volumen (en qué se va a medir el bálsamo si no...), pero no sabemos a qué capacidad asciende. Pues bien, recurriendo de nuevo a la RAE, el azumbre equivale a unos dos litros.

Como nota, apuntaros que el real fue la moneda oficial española, desde el siglo XIV hasta 1868, año en que fue sustituido por la peseta como moneda de curso legal. Había reales de oro y plata.

En 1737, el Diccionario de Autoridades define la peseta como "la pieza que vale dos reales de plata de moneda provincial", por lo que hoy día nos saldría baratísima la fabricación del bálsamo. Aunque claro, hemos de tener en cuenta la evolución de la moneda y los poderes adquisitivos a lo largo de la historia, aunque como ya hemos visto, en tiempos de don Quijote tampoco suponía mucho gasto (aunque obviamente bastante más que el actual).

martes, 11 de marzo de 2014

#leemosQuijote - Capítulo IX.

Esta semana pasada tocaba leer el capítulo IX de "El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha" y yo os traigo la entrada resumen un día más tarde del acordado pero, como dice el refrán, "más vale tarde que nunca".


Capítulo IX: Donde se concluye y da fin a la estupenda batalla que el gallardo vizcaíno y el valiente manchego tuvieron.

Capítulo inusual donde los haya (teniendo en cuenta lo leído ya de la obra). Inusual porque, al comienzo de éste, y ocupando casi la mitad del mismo, el autor nos cuenta como se procedió a la continuación de la batalla entre el vizcaíno y don Quijote que, como ya nos adelantaron en el capítulo anterior, inicialmente en la obra quedó inconcluso. 

Pues Cervantes nos cuenta un poco como se procedió a la finalización de la misma para luego, muy brevemente, saldarla rápidamente. 

¿Y cómo termina?

Pues, para variar, ésta vez el hidalgo sale victorioso y el que queda bastante maltrecho es el vizcaíno, aunque al final, todo termina amigablemente, como siempre siguiéndole la corriente al pobre loco. 

Como ya os he comentado en algún capítulo anterior, me gustan más los capítulos que se dedican completamente a las aventuras de nuestro querido caballero andante, en los que son bastante comunes las notas humorísticas o situaciones un tanto cómicas, aunque todos los capítulos tienen su miga. Veremos a ver que nos depara el décimo.


viernes, 7 de marzo de 2014

Rincones para bibliófilos: Librería Beta Imperial (Sevilla).

Hoy estreno nueva sección, una sección que tenía pensada desde hace ya bastante tiempo pero que, entre compromisos y otras entradas que iban surgiendo, siempre la iba dejando aparcada y prorrogando en el tiempo, y parecía que nunca le llegaba su hora. Hasta que forzosamente y obligada por las tristes circunstancias que luego os contaré, tengo que comenzarla.

La he llamado "Rincones para bibliófilos", y en ella os traeré algunas de las muchas joyas que podemos encontrar por todo el globo (afortunadamente algunas las he visitado, otras aún no) y que contienen, por supuesto, libros, los grandes protagonistas de este rincón virtual. Me alegra comenzar de una vez con esta sección, porque hay auténticas preciosidades por el mundo, aunque la entrada de hoy sea un poco triste.

Y para la inauguración de esta sección, como no podía ser menos siendo yo sevillana, os traigo una pequeña joyita de mi ciudad, La librería Beta Imperial.

La librería Beta Imperial pertenece a la cadena de Librerias Beta, nacida en 1975 y que posee ocho establecimientos en la ciudad. Ésta concretamente, nos lleva hasta el número 25 de la Calle Sierpes, en pleno corazón de la ciudad.

La librería Beta Imperial sería una librería común, sino fuese porque se sitúa en el local en el que hasta 2005, se encontraba el Teatro Imperial de Sevilla, cuya antigua estructura quiso mantener la cadena. Se trata pues de una librería-teatro, una de las más famosas de la ciudad, destacable por sus presentaciones y promociones. Es una de las librerías más grandes de España, con 2.500 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas.

Nada más traspasar su umbral nos encontramos un largo vestíbulo, flanqueado en ambos lados por sendos escaparates de cristal, donde podemos contemplar todos los éxitos y novedades del panorama literario tanto nacional como internacional. Pero lo realmente asombroso está más adelante.

Dejaremos atrás un pequeño saloncito (con butacones incluídos) y el acceso a la planta superior (lo que antiguamente sería el gallinero del teatro) y nos encontramos con una larguísima rampa, tapizada por una alfombra roja, que atraviesa lo que en su vida anterior fuese el patio de butacas, hoy plagado de estanterías e islas plagadas de nuestros queridos amigos, y nos conduce hasta el escenario, que se mantiene intacto y que sirve de espacio para las presentaciones y firmas que se celebran en ella.

Esta librería está especializada en el formato de bolsillo, aunque también tienen, por supuesto, el resto de formatos. Por lo que supondréis que los precios serán bastante asequibles, siendo una de las más populares de la ciudad. Por motivos personales, mi librería de cabecera es otra, La casa del Libro, que se encuentra en la calle paralela a ésta, pero más bien por la atención al cliente, porque mis escasas experiencias con Librería Beta han dejado bastante que desear, aunque puede que sea solo casualidad. No me voy a poner a narraros mi historia porque esta entrada es para mostraros lo bonita que es, pero si me tengo que fiar de su compromiso buscándote libros, cosa de lo que presumen por cierto, yo aún continuaría en primero de carrera.

Un rinconcito digno de contemplar, aunque sea solo para husmear las instalaciones, ya que el personal no es el típico que está detrás tuya ofreciéndote ayuda incansablemmente, sino que te permiten ojear los volúmenes a tu antojo.

Lo triste de esta entrada es que la cadena ha anunciado el traslado de este establecimiento. Sí, van a dejar este precioso enclave y se van a trasladar a un local mucho más grande, situado en la misma calle, unos metros más adelante. Un impresionante edificio de cinco plantas que, aunque ha albergado distintas firmas y tiendas de moda, para la gran mayoría de sevillan@s seguirá siendo el local del Virgin Megastore, la que fuese la tienda de discos más grande de la ciudad. Una verdadera lástima pues, aunque el traslado se produce para albergar un mayor número de volúmenes y tener más espacio, la atmósfera que se respira en la Beta Imperial, debido a su ambiente, la hacen un lugar mágico y eso, indudablemente, se va a perder en su nueva sede.

Hasta entonces, porque sabemos que el traslado se producirá durante este 2014 pero no sabemos exactamente cuando, los que vengáis a Sevilla podéis encontrarla en Sierpes, 25, entrando por la plaza de La Campana. Tenéis que ir con ojo, porque está un poco más metida hacia dentro que el resto de tiendas de esta calle, y os la podéis pasar de largo (a mí me ha pasado alguna vez ;P).

miércoles, 5 de marzo de 2014

Sorteo + Lectura conjunta "La simetría de los deseos".


¡Ya está!¡Lo ha vuelto a hacer!¡Y por partida doble encima! Sí, sí, lo habéis adivinado... ¡estoy hablando de Laky! ¿Quién más iba a ser?


Pues tal y como podéis leer en el título de la entrada, ha organizado una lectura conjunta de este libro que os he colgado arriba, "La simetría de los deseos" de Eshkol Nevo pero, por si quieres probar suerte, tiene un sorteo de cinco ejemplares en papel. Eso sí, has de comprometerte en que, si eres afortunado, participarás en la lectura conjunta.

Pero si queréis optar a uno de estos ejemplares debéis daros prisa porque ¡el plazo termina el viernes a medianoche! Yo, aunque la suerte normalmente me da la espalda (en casi tres años que llevo en la blogosfera solamente he sido galardonada en dos sorteos y uno de ellos nunca llegó a su destino :´( ), voy a probar a ver si me toca, pero solo me uniré a la lectura conjunta si resulto afortunada (porque en nada os traeré otra a la que me apuntaré sí o sí), así que ¡dejaré que la fortuna decida!

¿Y tu? ¿Quieres participar? Pues puedes enterarte de todo en el blog de Laky

martes, 4 de marzo de 2014

El evangelio del traidor - Luis Hernanz Burrezo.

Luis Hernanz Burrezo contactó conmigo allá por el verano pasado ofreciéndome su novela para reseñarla. Como hago siempre, debido a que la lista de compromisos con autores siempre tiene alguna obra pendiente, le comenté que podía tardar en reseñar la obra, que si no le importaba lo haría encantada. Él accedió y, por desgracia, he tardado un poco más de lo habitual, pero finalmente la terminé y aquí os traigo la reseña, pero antes vamos a conocer un poquito al autor.

Luis Hernanz Burrezo.


Nace en Málaga, en 1969 y reside en la cala de Mijas (localidad que visité en mi infancia y a la que vincularé por siempre a los burrotaxis ;P). Es Licenciado en Historia Contemporánea. Anteriormente a la novela que os traigo hoy, ha publicado libros históricos sobre fascismo (nacional e internacional) y sobre la crisis en la que España se vio sumida tras la Guerra de la Independencia.

También colabora en la sección histórica del archivo municipal de Marbella, y es ¿monitor? ¿entrenador? de esgrima, enseña esgrima vaya (yo, cuando tenía menos obligaciones y más tiempo, era entrenadora de baloncesto, pero el esgrima no lo domino, jeje).

Para escribir El evangelio del traidor, se ha documentado sobre el siglo I y las raíces del cristianismo durante dos largos años. Después de intentarlo por la vía tradicional (todos sabemos como está el sector actualemente), ha optado por la autoedición de su obra.

El evangelio del traidor. 


Título: El evangelio del traidor (Memorias de Markos).
Autor: Luis Hernanz Burrezo.
Editorial: Autopublicación.
Año de publicación: 2013.
Formato: Tapa dura / Ebook.
Nº páginas: 402.
Género: Histórica.

ASIN: B00CIOGI2K. 

Sinopsis.

Nada vi de lo que conté. Yo no estuve allí... 

Así comienza un anciano el epílogo de sus recuerdos. Epílogo porque su mundo, el de Platón o Pitágoras, muere aunque aún no lo sabe. El nuevo tendrá al Christos y la fe como ejes, y él ha contribuido decisivamente a su alumbramiento. 

Ve con los ojos del pasado, con los ojos de Marco Marcio, un centurión que, desde la cima del Monte de los Olivos, contempla la agonía de una Jerusalén cercada por las legiones de Tito. Marco es romano, griego y judío, y aún no sabe que su participación será determinante para la caída de la ciudad. No conoce los hechos que tuvieron lugar allí y en el arrasado huerto de Getsemaní, hace menos de cuarenta años. Está lejos de suponer que escribirá el Evanghelion de Jesús el Nazoreno. Ignora que pronto la muerte pasará rozándolo. 

Recuerda, con la claridad de los ancianos, cuándo deja de ser dueño de sus días para ser el juguete de dioses crueles. Cómo en su camino se cruza una niña que crece en el templo de Isis en Alejandría y que lo llevará por el camino de la gnosis; y también recuerda a un niño, que entrega el Ynis Dywill, la Isla Oscura de los druidas, al gobernador romano de Britania, convirtiéndose, cuando sea un hombre, en el prisma que reflejará la luz oscura del mundo.
Vuelven a él el rastro de sangre y cadáveres que deja su paso por Cesarea, la deslumbrante estela del faro de Alejandría y de su biblioteca, los días de luz de la redacción del evangelio, la felicidad de los años junto a Sofía en el Didaskalion, la escuela catequista, cuando sólo es Markos. Hasta que un oscuro día de diciembre el viento del fatum lo lleva a Roma. Allí presencia y padece las disputas teológicas con una ecclesia romana que antepone la fe a todo y busca ser la cabeza de todas las iglesias con la mortífera lucha por la sucesión imperial como telón de fondo.
Y al final de todo siempre le espera Obriénicus, su alter ego. El joven britano, con la dignidad de prefecto del pretorio, cercano al emperador Domiciano, es el único capaz de entender la enorme herramienta de poder que es, en realidad, la nueva religión de los cristianos. En la lucha que estalla para salvar lo que queda de su mundo, habrá una traición que no podrá evitar cometer, un inmenso tesoro que no existe y todos buscan y una victoria que, de alcanzar, lo destruirá.
(Sinopsis extraída de las web del libro). 

Opinión personal.

Normalmente os traigo un epígrafe titulado "Argumento" en el que, sin cometer demasiado spoiler, intento desarrollaros un poco más la sinopsis, pues habitualmente éstas suelen ser más bien escasas en detalles. Pero éste no es el caso, ya que la sinopsis que os he colgado, la he extraído de la web del libro y, como podéis ver es bastante completita, resume el argumento bastante bien, por lo que no voy a desvelar nada mucho más por si os decidís a leerla. 


Si os soy sincera, me costó bastante meterme en la historia, pero no porque esté mal escrita, sino por motivos personales: aunque me encanta la novela histórica, soy un poco reacia a leer historias del ejército romano. No entiendo por qué me ocurre esto, porque no es que no me gusten, sino que, inexplicablemente, me cuestan más que las otras. Y esta historia, comienza con romanos. 

Marco, nuestro protagonista, narrador de la historia, comienza a contarnos cómo llegó hasta él la palabra de Jesucristo, años después de su muerte. Para ello nos remonta a la época en la que era joven y aún servía como centurión en las tropas romanas asentadas en Cesarea, durante el mandato de Tito. Años más tarde, y oficialmente retirado del ejército, huyendo de alguien que lo persigue y, sobre todo, buscando respuestas, viaja hasta Alejandría, donde comenzará una nueva vida enseñando la palabra del Cristo. Su arduo trabajo y reputación lo llevarán hasta Roma, donde nada es lo que parece y los conspiradores pueden disfrazarse de amigos, tornando casi imposible su misión y poniendo en peligro su vida y la de su familia. 

La novela tiene una estructura peculiar. Un prólogo, 17 capítulos de variable extensión divididos en tres partes y un epílogo, una nota de autor y un pequeño glosario. Ustedes diréis ¿eso que tiene de raro? Pues nada, salvo que el epílogo aparece al principio y el prólogo al final. Es decir, que comenzamos la novela sabiendo como acaba la historia. Aunque he de admitiros que yo, cuando terminé de leerla, tuve que volverme a leer el epílogo, como para cerrar el ciclo. 

Pero no me enrollo más. Aunque me costase un pelín meterme en la historia, una vez pasada la parte en la que nos habla de la experiencia de Marco como centurión (que insisto en que no es aburrida, solo que yo le tengo manía a los romanos, que vamos a hacerle ;P), nos adentramos en una parte en la que, un Marco ya maduro, asaltado por las inquietudes provocadas por el estudio durante años del evangelio de Cristo, comienza a buscar respuestas, sin ser consciente de que alguien va tras él, dispuesto a todo con tal de arrebatarle los pergaminos que guarda celosamente desde hace tiempo. A partir de aquí la historia empieza a ponerse más interesante, para mi gusto. 



Ilustración idealizada de la biblioteca de Alejandría. 
Una vez llegados a este punto, la trama tiene distintos ritmos: cuando las escenas requieren su dosis de tensión, la actividad es más intensa y en otras, como la historia de amor, es más pausada. No es fácil alternar esto sin aburrir al lector o aparentar altibajos, pero Luis Hernanz Burrezo lo ha salvado bastante bien. Aunque podréis imaginar que a mí, con lo poco que me gusta la romántica, me motivaban más los pasajes de mayor acción.

En cuanto a la prosa del autor os diré que es una prosa culta, equilibrada, no es una prosa del todo llana. Pero esto no quiere decir que sea difícil de digerir. En absoluto, se lee con facilidad. Y para que nos sirva de ayuda, el autor ha incluido un pequeño glosario de términos al final de la novela, por si se nos hace necesario consultarlo.

Especial hincapié en el final... lo que tomaríamos por el final clásico de la novela, no el de la historia (os recuerdo que el final de la historia lo tenemos al principio, en el epílogo). Es un final de esos que a simple vista podría incitar al lector a preguntarse ¿Ya? ¿Esto es todo? o a pensar que te deja un poco a medias, pero lo cierto es que, al menos en mi caso (y eso que yo no profeso la religión católica...), me dejó meditando varios días. Es de esos finales con cierto trasfondo que invita a la reflexión.

En definitiva: El evangelio del traidor es una novela que, aunque la he calificado como histórica, debido a la época y los acontecimientos que narra, aúna misterio, traiciones, persecuciones, viajes y romance, lo que la hace una novela apta para un amplio abanico lector. ¿La recomendaría? Sí, aunque aconsejaría leerla pausadamente, para poder apreciar el mensaje correctamente. Yo al menos, estoy segura de que si puedo, volveré a leer algo más de este autor.

Valoración global: 4/5.

(Mi agradecimiento al autor por el aporte del ejemplar para la reseña... y por su paciencia). 

Esta novela sería apta para los retos: I edición de Novela histórica y 25 españoles. 

lunes, 3 de marzo de 2014

#leemosQuijote - Capítulos VII y VIII.

Un lunes más (llevo dos semanas sin publicar, lo se, voy a intentar remediarlo, pero acabo hecha polvo y sin ganas de hacer nada, de verdad, apenas tengo tiempo para leer, ¡a quién se le ocurriría meterme a opositar!), os traigo mis impresiones sobre los dos últimos capítulos de El Quijote que nos tocaban esta semana pasada y la anterior y ya procuraré seguir el ritmo habitual.

Capítulo VII: "De la segunda salida de nuestro buen caballero don Quijote de la Mancha".


"Don Quijote despierta, interrumpiendo y precipitando así el término del escrutinio literario que cura y barbero habían iniciado en el capítulo anterior. En los días posteriores a su llegada, mientras se repone de la paliza sufrida, buscará con constancia y desesperación la estancia donde guardaba sus libros, más el ama y la sobrina, valiéndose de la locura de nuestro protagonista como aliada, le contarán una fantasiosa historia sobre un duende que ha eliminado la sala y todo lo que ésta contenía. Y el pobre hidalgo, se lo cree todo de pé a pá. 

Una vez superado esto, retomará sus planes de echarse a los caminos en busca de aventuras y, recordando los consejos del ventero, escoge como escudero a un vecino del pueblo, al que convence para que lo acompañe, prometiendo nombrarlo gobernador de una ínsula de las que conquisten en sus múltiples aventuras deshaciendo entuertos. Así es como conocemos al célebre Sancho Panza". 

Este capítulo, aunque resulta más entretenido que el anterior, ya que nuestro protagonista se esmera en convencer a Sancho Panza con promesas que sabemos que nunca se cumplirán para que sea su escudero y los acompañe en sus andanzas, es también más pausado que los primeros de la novela. Yo por mi parte no añado más que no haya dicho ya, puesto que tampoco hay nada especialmente relevante que destacar en este capítulo, por lo que vamos con el siguiente, ¿os parece?


Capítulo VIII: Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación.

En este capítulo, don Quijote, acompañado de Sancho, vuelve a las andadas, en busca de aventuras y a deshacer entuertos. En escasas pero intensas páginas vanos a vivir la por todos conocida, aventura de los molinos, en la que el hidalgo confunde, en su locura, a los molinos de viento con gigantes, y de la que sale mal parado.

 Pero también viviremos una segunda aventura, y es que caballero y escudero toparán con una pequeña comitiva que viaja a Sevilla y que nuestro protagonista toma por unos malhechores que han secuestrado a una princesa. Tras el primer ataque, que concluye con éxito para nuestro amigo don Quijote (éxito para él, en sus delirios, pues no eran más que unos indefensos monjes) el hidalgo sufre el ataque, en un símil, bastante cómico por cierto, con almohadón a modo de escudo de por medio, en el que, digamos que no tiene tanta suerte. Pero no es el único que sale cobrando aquí. Porque el pícaro de Sancho, valiéndose de la locura de su señor y apelando a los delirios de éste, por seguirle la corriente, se acerca a uno de los monjes, que ha caído al suelo, con el fin de sacar tajada del incidente. Y dinero no obtendrá, pero palos a cargo de uno de los criados que los acompañan le sobran. 

Este capítulo termina dejando esta aventura inconclusa, en este punto, por lo que imagino que habremos de continuarla la próxima semana. 

Este capítulo me ha gustado bastante más que los dos anteriores y es que, aunque no me está costando casi nada y ya estoy acostumbrada al lenguaje que Cervantes nos muestra en la novela, coincidiréis conmigo en que si lo que estás leyendo viene plagado de buenas notas de humor (no del facilón), además de calar bastante más, contribuye a hacer la lectura más divertida, dejando un grato recuerdo.

Hecho de menos algún elemento o costumbre ya abandonada, como encontrábamos en los primeros capítulos. ¿Será que la vida no era tan distinta a la de ahora? ¿O tan poco hemos evolucionado? Sin meterme en el claro retroceso histórico al que nos está dirigiendo nuestro Gobierno, no quiero meterme en política que me enciendo... En fin, que echo de menos traeros alguna curiosidad, a ver si tenemos suerte en los próximos capítulos.