jueves, 27 de noviembre de 2014

Trolls Literarios

Un troll, creo que tod@s lo sabéis, en el argot cibernético no es más que, un/una individu@ que, por normal general en estos casos, se esconde bajo un pseudónimo o tras el anonimato, para entrar en diversos sitios de internet (blogs, foros, etc), para criticar, molestar, desacreditar al autor/a de dicho sitio.

Fuente: scientiablog.com
Afortunadamente, durante toda mi experiencia en la blogosfera, no he tenido muchos problemas con estos navegantes, aunque algun@ sí que me he encontrado por ahí. También he de decir que la virulencia o agresividad de este tipo de gente depende mucho de la actitud que tome el responsable del blog/web atacado tras el primer embiste.

Por tratarse el ámbito literario de una disciplina "más culta", se supone que de menor alcance para la gran mayoría de estos especímenes, os aseguro que ningún blog/sitio web está libre de sufrir el ataque de alguno. A continuación voy a describiros el tipo de trolls que han visitado/comentado este blog (afortunadamente no llegan ni a media docena):


  • El troll educado: lo califico como troll porque generalmente te critica algo escondiéndose tras el anonimato, pero lo hace con educación, de modo que, según como te lo tomes, puedes tomarlo como una crítica constructiva.
En mi caso, decidí tomármelo como eso, una crítica constructiva, e incluso dejé su comentario publicado en la entrada correspondiente (creo recordar que, con la misma educación que el/ella tuvo hacia mí, le contesté a su comentario e incluso se lo agradecí porque, todo hay que decirlo, en una de sus puntualizaciones llevaba razón. 

Como he dicho antes, este tipo lo califico como troll porque comentó bajo el anonimato nada más, porque no volvió para replicar ni nada, fue un caso puntual. 

  • El troll ofendido: éste es el tipo de troll más habitual en los blogs literarios (o al menos en mi caso). Son individuos que llegan a tu blog, seguramente tras teclear en google el título de su novela preferida y tropieza con tu reseña. Si ésta es positiva se queda tranquilo pero como a ti la obra en cuestión no te haya gustado... prepárate
¡No alimentes a los trolls! ¡Pasa de ellos!
Por lo general se toman la reseña negativa como si la novela la hubiese escrito él/ella y estuvieses atacándolo directamente (aunque hayas escrito la reseña con educación).

Suelen reaccionar insinuándote (o incluso diciéndotelo directamente) que no tienes ni idea de literatura porque no te ha gustado ese libro que a él/ella le encanta, ensalzando sus virtudes en un intento de hacer ver lo ignorante que eres por no haberlo entendido. Suelen acompañar estos comentarios de recomendaciones (del mismo autor o géneros similares) para que te instruyas y adentres en el "buen camino". Todo ello acompañado con un visible tono de malhumor/enfado/indignación por no haberte gustado el libro.

En mi caso, éste ha sido el tipo de troll que ha visitado con mayor frecuencia mi blog. Yo en particular, si en el comentario no se pone ningún tipo de insulto hacia mi persona (cosa que no tolero, y menos en mi propio blog, ya que yo no ofendo a nadie y lo publico todo desde la educación) suelo dejarlos publicados. Eso sí, JAMÁS entro al trapo, no me molesto en contestar, ni tan siquiera en comentarle que hay que ser más tolerante y que si el mundo literario es tan diverso (y rico) es porque a todo el mundo no le tiene por qué gustar lo mismo, y que mi opinión es tan respetable como la suya.

Pero eso sería echar más leña al fuego, porque eso es lo que esperan los trolls. Un troll que no recibe respuesta, tarde o temprano se cansa y se va a buscar gresca a otro sitio que le sea más divertido.

  • Troll borde/mal educado: Este tipo de troll no requiere mucha explicación. Normalmente suele ser una variante del anterior (aunque algunos de los anteriores pueden ser educados) y son individuos que se limitan a entrar a tu blog a criticar cualquier cosa, con el único objeto de molestar, ofender
Generalmente suelen insistir y comentar tres o cuatro entradas, porque van buscando guerra. La estrategia es la misma que con los anteriores; pasar del tema y no entrar en su juego. Así se cansarán y se van a otro lado. 

En mi caso, como los mensajes que deja este tipo de troll suelen ser de mal gusto e hirientes, los borro y en paz. 

  • Troll publicitario: con este tipo me pasa un poco como con el primero. No es un troll en sí, pero sí que puede resultar bastante pesado, molesto. 
Fuente: silviaalbert.com
Son individuos que van de blog en blog haciendo publicidad de lo que sea. Hay incluso spam robots, que comentan automáticamente en un idioma desconocido... Pero como estamos en el ámbito literario, os comentaré a quién defino yo como troll publicitario.

Son aquell@s que van de blog en blog haciendo spam, soltándote la URL de su blog, para conseguir más visitas/seguidores o incluso escritores que pasean por los blogs y te dejan el enlace desde donde puedes comprar su libro.

Generalmente no me gusta el spam, pero tampoco soy de las que va borrando todos los comentarios... Lo que sí me toca la moral (y mucho) es que ni siquiera se molesten en leer la entrada, que entren y suelten un comentario sin hacer alusión a nada de lo que se dice en la entrada y que normalmente es el mismo que usan en todos los blogs haciendo un corta y pega. Ni que decir tiene que este tipo de comentarios, inmediatamente van a la papelera.

Pero seguro que existen muchas clases más, de hecho el último que me visitó a mi (o última en este caso), era una combinación de troll maleducado, ofendido y troll publicitario, 3x1... Eso sí, no voy a decir el nombre de la escritora en cuestión, pero todos somos humanos y tenemos derecho a equivocarnos, yo en este caso me equivoqué al escribir una fecha en el teclado numérico alteré el orden de las dos últimas cifras y no me di cuenta, pero espero que, poniéndose como se puso y diciéndome todo lo que dijo a mí (con muy poca educación, por cierto), en sus libros no haya ni un solo error ni una errata siquiera porque sería injustificable su actitud.

Y a ustedes ¿os ha atacado algún troll así curioso?

7 comentarios:

Déborah F. Muñoz dijo...

XD Me he visto atacada por todos ellos, pero es mejor no entrar al trapo con ninguno de ellos y ni publico sus comentarios, salvo en el caso de los primeros, que al menos aportan algo.

Tatty dijo...

A mí de momento no me han visitado demasiados, el publicitario únicamente. Lo que comentas de la autora en cuestión es muy triste, no se darán cuenta de que se hacen más mal que bien...
Besos

Libros de chocolate ^^ dijo...

Hola pues a mi una vez me visito un troll que me hizo unas cuantas sugerencias aunque de una manera un tanto despectiva pero gracias a eso aprendí que lo mejor en esos casos es tomar las cosas positivas y solo tomar en cuenta lo que te ayude a mejorar, saludos ^^

Mientras Leo dijo...

Pues la verdad es que... ah, sí. Pero no era un ataque a mi, sino una persona que me amenazaba si comentaba en un tercer blog... un lío. Pero no hice caso y se hartó
Besos

Carmen Forján dijo...

Alguno ha habido pero no me siento atacada. Dejo el comentario, yo no borro ninguno, contesto o no, segúen el caso, de modo educado o irónico, y a otra cosa. No me dan ningun dolor de cabeza...
Besines

Trotalibros dijo...

Yo sí he tenido bastantes trolls, gente que insultaba desde el anonimato. No negué a la gente comentar sin ser anónimo, pero desde entonces modero los comentarios y se ha solucionado. Borrar no he borrado ninguno, pero si ahora llegara uno no pasaría el filtro.
Besos

Joshua BedwyR dijo...

Se te olvidó el "Troll desesperado", que es el que va de blog en blog, y si ve que eres una mujer, invariablemente intenta echarte los tejos. Por cierto, que de este tema casi se podía hacer un libro "Blog-trolling for dummies". :D

Publicar un comentario