martes, 4 de noviembre de 2014

Don Juan Tenorio - José Zorrilla.

¡¡Ya estoy de vuelta!!

Pensé que nunca iba a llegar este día… Como ya os conté hace algún tiempo, mi ordenador, que ya llevaba bastante tiempo avisando, murió inesperadamente. He intentado arreglarlo pero el pobrecito ya estaba para jubilarlo, así que con un poco de esfuerzo y ahorro (todo hay que decirlo…) por fin tengo portátil nuevo y puedo retomar el blog. Eso sí, ni os imagináis la lista de reseñas pendientes que tengo, me da miedo solo de mirarla… Porque una no tenía ordenador, pero sí libros jajajajaja.

Pues nada, agradeceros a los que habéis seguido aquí vuestra paciencia y fidelidad. Yo por mi parte, intentaré ponerme al día poco a poco, visitando vuestros blogs, que desde el móvil no me iba la aplicación de blogger y no he podido leer más que algunos enlaces que ibais colgando algun@s de vosotr@s en twitter. Y sin demorarnos más, vamos con la reseña de hoy…

Halloween fue este pasado fin de semana… Halloween y novelas/relatos de terror parece que van unidos de la mano ¿no? ¡Pero estamos en España! ¿Y cuál es la obra por excelencia que se lee en España por tradición en nuestro Día de Todos los Santos? Exacto: Don Juan Tenorio, el clásico de José Zorrilla.

Retrato de D. José Zorrilla
Jose Zorrilla.

Cuando contaba solo 20 años, José Zorrilla (1817-1893) leyó en el sepelio de Larra los versos que le consagraron como el nuevo ídolo del romanticismo. Ya había publicado su primer libro de poesía y abandonado el estudio de as leyes por la literatura y la bohemia.

El zapatero y el rey y Traidor, inconfeso y mártir, entre otras, son obras con las que renovó el género y por las que fue reconocido  como el más popular de los dramaturgos.


(Biografía extraída del ejemplar leído). 



Título: Don Juan Tenorio.
Autor: José Zorrilla.
Género: Teatro.
Número de páginas: 205.
Editorial: Santillana Ediciones Generales S.L.
Edición: 2004 (la de mi ejemplar, no la de la obra, que luego hay mucho puntilloso por ahí).
Formato: Bolsillo, tapa blanda.
ISBN: 84-96390-97-7.


Sinopsis.

Como viene siendo habitual (y ya os he comentado con alguna que otra obra), los clásicos no traen sinopsis, pues no les hace falta presentación. En este caso, no os voy a hacer mi propia sinopsis, como ya he hecho con otros clásicos, sino que os dejo la que viene en la contraportada de mi ejemplar:

A partir de un personaje legendario, del que también se ocupó Tirso de Molina, Zorrilla recreó uno de los mitos de la literatura universal, convirtiéndolo en drama romántico por excelencia. El sentido trágico de la vida, una gran pasión que trasciende la muerte, el enfrentamiento a Dios y la salvación por el amor, son el trasfondo de la historia de don Juan, desde su seductora y pendenciera juventud hasta su arrepentimiento al contemplar, estando vivo, su propio entierro. 


Resumen.

Sevilla, 1545. Dos caballeros se han citado en una hostería. Son don Juan Tenorio y don Luis Mejías, citados desde hace un año a raíz de una apuesta. Ambos acordaron dejar pasar un año y ver cuántos muertos y cuántas conquistas podían hacer cada uno en ese tiempo. Tras el recuento, gana el joven don Juan, joven mujeriego y pendenciero, conocido en toda la ciudad por sus andanzas. Pero don Luis le reta a que complete su hazaña conquistando a una novicia, la única escala social ausente en su lista de seducciones. Pero el arrogante don Juan, acepta el reto y además le dice a su interlocutor que va a añadir otra más, y es que está dispuesto a conquistar a la prometida de don Luis.

Así comienzan una serie de aventuras en las que uno utiliza todos sus encantos y argucias por completar la apuesta, sin pensar en las consecuencias de sus actos y el otro hace lo posible por intentar que don Juan fracase. Las dos damas en liza, doña Ana de Pantoja, prometida de don Luis Mejías y doña Inés, novicia a punto de tomar los hábitos.

Lo que no se imagina don Juan que lo que en principio se plantea como un juego, su apuesta con don Luis, va a tornarse más difícil de lo que en principio imaginó, no por parte de las damas, todo hay que decirlo, sino por las tramas y los obstáculos que interpondrán los padres de doña Inés y del propio don Juan, así como don Luis. 

Don Juan ante la tumba de Doña Inés
Y que ese juego por completar su lista de conquistas terminará por convertirse en una pasión que lleva al joven seductor al borde de la locura.  ¿Es cierto que el amor todo lo puede?


Opinión personal.

Decidí releer el Tenorio a raíz de Twitter. El escritor y presentador de televisión Maxim Huerta proponía retomar la tradición de leer al Tenorio en nuestro Día de Todos los Santos e ir colgando versos del mismo en la red social. No lo dudé ni un momento y, aunque ya había leído la obra más de una vez, decidí unirme a la iniciativa. Y lo disfruté como la primera vez. 

El Tenorio, obra archiconocidísima de don José Zorrilla, para mí una de las obras cumbres del Romanticismo español, es una obra teatral escrita en verso. Pero no por ello hay que huir de esta magnífica historia. Se lee con suma facilidad, bastante rápido, la rima es fácil de seguir (no me voy a meter en si es consonante o asonante, los tipos de estrofa y de versos, tranquil@s...) y la historia es preciosa, contiene de todo. 

Aventuras, sátira en ciertos momentos, amor, pasión, hechos paranormales, misticismo... Vamos, que si lo trasladamos a los géneros literarios actuales podríamos decir que es una obra para todos los gustos. Todo ello acompañado de la deliciosa prosa (e insisto, por prosa me refiero a la manera de escribir, otro día os explicaré el por qué de estas puntualizaciones) del autor. 

Una obra plagada de sensibilidad, pero no demasiado melosa, con un lenguaje sencillo, sin demasiados términos arcaicos, que recomiendo a todo el mundo, a los que les guste leer clásicos y a los que no, porque como ya he dicho, se lee tan rápido que apenas te das cuenta del tiempo que lleva la obra publicada. 


Valoración global: 5/5. 

2 comentarios:

Tatty dijo...

Pues yo he de reconocer que no he leído nunca este libro y ahora el teatro es un género que me da bastante pereza, por lo que no creo que me anime
Besos

Carmen Forján dijo...

Leído y releído. Una obra intemporal que se ve relagada por Halloween... Me gustaría verlo representada en alguna ocadión.
Saludos,

Publicar un comentario