jueves, 24 de julio de 2014

Sinfonía de silencios - Lidia Herbada

Hace justamente un año, Lidia Herbada se ponía en contacto conmigo para ofreciéndome la que entonces era su última novela, "Sinfonía de silencios", por si me apetecía leerla y reseñarla. Le avisé, como hago siempre, que tenía muchos compromisos en el blog (y los sigo teniendo, y eso que ya rechazo muchos por falta de tiempo), y que podía tardar en leer la novela. No supuso ningún problema (bueno... esto te lo dicen todos y después hay quién comienza a meterte prisa, pero en el caso de Lidia no ha habido ningún problema de verdad) y, un año después, y me pesa haber tardado tanto, he podido leerla.

Lidia Herbada.


Autora de los siguientes libros: 39 cafés y un desayuno, Ácido fólico (Ed. Nowevolution), Antología Los inquilinos del Aleph (Ed. Delirios del Taller).

Ganadora de diferentes premios literarios, entre los que destaca, el Premio Internacional Grup Lobher con Redes antisociales, el Premio Digi Book con Fuera de cobertura, el Premio Michelena con Abajo los cipotes (intertexto de Lisístrata), Premio Ayuntamiento de Barajas con Quiero ser Vicky Baum, Premio Rusia Hoy con Carta póstuma a Chejov, Premio Málaha Hospital con Lo que no pintó Dalí. Algunos de sus manuscritos han sido finalistas en el Festival Eñe.

La novela que os traigo hoy, Sinfonía de silencios, fue galardonada con el Premio Speed Dating de Amazon.

(Biografía incluida en el ejemplar)

Sinfonía de silencios.

Título: Sinfonía de silencios.
Autor: Lidia Herbada.
Editorial: autoeditado en Amazon.
Año de publicación: 2013.
Formato: Ebook.
Nº de páginas: 168 (según lector).
Género: Romántica.
ASIN: B00DSPV616.


Sinopsis.

Esta es la historia que todos soñamos vivir porque el primer amor nunca se olvida. Laura vive en los años 90, es una joven inquieta con un secreto inconfesable. Muchos sueños por cumplir y una inocencia que perder. Marcos Duarte, su profesor de música, marcará su vida para siempre. Al final de cada nota suena una melodía. Es el Nocturno de Chopin, que acompañará a sus protagonistas en un viaje inolvidable. ¿Podrá el amor superar todas las barreras?


Booktráiler.




Argumento.

Laura llega casi por casualidad a las clases de piano del instituto. Allí conocerá a Marcos Duarte, el profesor, que le enseñará a entender la música, las dificultades de la vida y lo que es el primer amor. Porque Laura se enamorará perdidamente de Marcos, aunque éste tenga novia y sus sentimientos no sean correspondidos. Tras un año de clases, Marcos obtiene una beca y se marcha a Estados Unidos sin despedirse de Laura, pero ésta no lo olvidará nunca.

Los años pasan. Laura es una mujer adulta, ha hecho su vida y formado una familia. Pero nunca olvidó a Marcos Duarte. En sus momentos bajos, siempre escucha el Nocturno de Chopin, la pieza que aprendió a tocar al piano con él. Su matrimonio no pasa por su mejor momento, por eso decide retomar viejos hábitos y volver a tocar.

En la búsqueda de un piano en condiciones que comprar por los anticuarios de la ciudad, tropieza con el viejo instrumento del instituto, el cual era propiedad de Marcos. Los años han pasado y cada uno ha seguido con su vida. ¿Podrá Laura encontrar a Marcos Duarte? ¿La recordará?


Opinión personal.

No sabría muy bien daros un veredicto final de esta novela. En general, quitando un par de cosillas, me ha gustado bastante, aunque ese par de pegas que le he encontrado han logrado dejarme con cierto sabor agridulce tras la lectura, lo que ha sido una verdadera pena.

La novela, aunque no está dividida como tal, tiene dos partes diferenciadas: una en la que se nos narra la adolescencia de Laura, sus sentimientos, sus encuentros con Marcos, sus miedos, sus dudas, sus anhelos... En definitiva, ese primer amor adolescente (o enamoramiento adolescente más bien, porque es totalmente platónico), en el que idealizas a la otra persona y que recordarás toda tu vida...

La otra parte nos habla de Laura adulta, madura, pero frustrada con su matrimonio y nostálgica de aquel inocente recuerdo. Una Laura decidida a cambiar su futuro, decidida, que se pone nuevas metas. Una Laura que, como gran parte de las mujeres, en cuestiones amorosas se muestra impulsiva y no siempre piensa lo que hace, movida por sus sueños e ilusiones.

Si tuviese que elegir una parte de las dos me quedaría con la primera, con la de esa Laura adolescente, inocente y soñadora, que conoce el amor verdadero. Me gustó bastante más la primera mitad. Pero como ya os he dicho le he encontrado dos pegas a esta novela (que ya comenté por Goodreads en su día):


  1. Aunque la alusión a programas de televisión, bebidas, revistas, celebrities, etc de los 90 puede resultar evocador, dándole un toque distinto a la novela y, sin duda alguna, nostálgica para la gente que lo hemos vivido (aunque mi adolescencia llegó ya en los últimos coletazos de los 90), llega un punto en que estas referencias son demasiado frecuentes. Recuerdo que llegué a pensar que la autora estaba metiendo todas estas referencias sin ton ni son, por el mero hecho de insertarlas de algún modo. Pienso que con bastante menos, no hubiese dado esta apariencia tan forzada
  2. El final me parece demasiado precipitado. La autora pasa toda la segunda mitad desarrollándonos un aspecto de la vida de Laura que parece que va en una dirección, nos guste o no, para luego, en un par de párrafos, dar un giro de 180º y dejarnos del revés. Aunque el final es el que supuestamente espera y debe gustar al lector, esa forma tan precipitada de cerrarlo todo, no me ha gustado nada, es lo que peor sabor de boca me ha dejado de la novela. 
El "Malibú con piña" y el "Licor 43 con chocolate"
eran las bebidas estrellas en la década de los 90.
Por lo demás, mi edición tenía bastantes fallos de edición, pero me consta que desde hace un año hasta ahora, ha habido alguna que otra actualización de la novela y espero que se hayan subsanado. 

La prosa de Lidia Herbada es fluida, sencilla, carente de tecnicismos, lo que hace que la novela se lea cómoda y rápidamente, casi sin darte cuenta. La historia está bien construida y los personajes, pese a ser una novela corta, están bastante bien perfilados, en especial los protagonistas en su etapa adolescente, en la que la autora se detiene más.

Aunque a mí me ha dejado cierto sabor agridulce por los dos aspectos que os he comentado anteriormente, se que voy a darle otra oportunidad a la autora con algún otro título, pues su prosa fácil y amena me ha gustado bastante. 

Concluyendo: Sinfonía de silencios es para todos aquellos nostálgicos de los 90, pues les traerá buenos recuerdos, que nos cuenta una historia de amor platónico entre una adolescente y su profesor de piano, donde el primer amor y la música se funden en uno haciéndose novela.

Valoración global: 3/5.

(Mi agradecimiento a la autora por aportar el ejemplar para la reseña, por confiar en la opinión de este blog y por su paciencia). 

1 comentarios:

Tatty dijo...

Hay veces que el tiempo se va pasando y ni nos damos cuenta de cuánto hace que tenemos un libro esperando turno de lectura. En mi caso este lo tengo esperando en mi kindle, a ver si me pongo con él que me atrae a pesar de los puntos que has señalado
Besos

Publicar un comentario