martes, 11 de febrero de 2014

El laberinto de Osiris - Paul Sussman.

Este libro llegó a mis manos hace poco menos de un año, me lo regaló una amiga por mi cumpleaños, sin saber que era el tercero de una trilogía. Aún así, y a riesgo de enterarme de cosas que debieran desvelarse en las dos entregas anteriores, le prometí que lo leería antes de mi próximo cumpleaños (porque ella sabe la gran cantidad de libros pendientes que tengo por casa). Apenas un par de semanas antes de que expirara el plazo, cumplí mi promesa y hoy os traigo su reseña.

Paul Sussman.


(1966-2012) Estudió Historia en Cambridge. Al acabar la carrera, pasó tres años viajando por el mundo y ejerciendo las profesiones más variopintas. Cuando regresó a Inglaterra, en 1991, ayudó a fundar la revista Big Issue, donde trabajó como crítico de cine y columnista durante siete años. Al mismo tiempo colaboraba como periodista freelance en revistas y periódicos británicos: The Independent, Daily Telegraph, Cosmopolitan, The Spectator, etc.

Participó en muchas excavaciones arqueológicas y escribió tres novelas anteriores a ésta: El enigma de Cambises, El guardián de los arcanos y El oasis secreto. La primera de ellas lo catapultó a la fama y fue traducida a veintiocho idiomas. Todas se convirtieron en grandes éxitos internacionales. Falleció repentinamente poco después de haber entregado esta última novela.

(Biografía extraída de la solapa interior de la novela). 


El laberinto de Osiris (Saga Yussuf Jalifa #3).


Título: El laberinto de Osiris.
Autor: Paul Sussman.
Editorial: Plaza&Janes.
Año de publicación: 2013.
Formato: Tapa blanda con solapas
Nº páginas: 646.
Género: Thriller policíaco.
ISBN: 978-84-01-38859-0.

Sinopsis.

La investigación del brutal asesinato de una periodista en la catedral armenia de Jerusalén produce tal embrollo de pistas que el detective Ben Roi decide acudir a su viejo amigo Yussuf de la policía egipcia. La unión de sus esfuerzos los llevará a escrutar las actividades de un grupo de terroristas cibernéticos y de una red de tráfico de mujeres, así como la reconstrucción del Valle de los Reyes en Luxor, hasta llegar finalmente al mítico Laberinto de Osiris. 

Una novela excelente que combina lo mejor del género de aventuras con una investigación policial y un misterio arqueológico. 


Argumento.

El cadáver de una mujer ha aparecido en la catedral armenia de Jerusalén. Ha sido estrangulada. Una periodista, bastante dada a la polémica. ¿Quién la ha asesinado y por qué? Ese es el objetivo del inspector de policía israelí Arieh Ben Roi: encontrar al responsable de dicho asesinato y las razones que le llevaron a ello. 


En Egipto, alguien está envenenando los pozos de agua que abastecen a las familias coptas, con el fin de alejarlos de la comunidad. ¿Quién está detrás de esto? En medio de la desolación a la que se enfrenta tras la muerte de su hijo, este será el caso de Yussuf Jalifa, policía de Luxor, hasta que recibe una llamada de su viejo amigo Ben Roi, solicitándole ayuda e información.

Prostitución, trata de mujeres, terrorismo informático, vertidos tóxicos... ¿qué pueden tener en común tales asuntos con la muerte de una periodista en Jerusalén? Desde el Valle de los Reyes en época de las grandes excavaciones arqueológicas hasta la moderna Luxor, pasando por el mítico Laberinto de Osiris, Arieh Ben Roi y Yussuf Jalifa nos ayudarán a averiguarlo.

Opinión personal. 

Lo primero que he de decir es que cuando comencé la lectura de esta novela, esperaba otra cosa de la que después me encontré. Mi amiga me regaló la novela pensando que era un thriller histórico, que estaba basado en el Egipto faraónico (una de mis pasiones) y yo esperaba lo mismo. Transcurre en Egipto (parte del argumento), otra parte transcurre en Jerusalén, pero de faraónico nada, sino en la actualidad. De histórico vamos a encontrar poco, por no decir nada.

Colosos de Mnemon en el Valle de los Reyes
Luxor
La lectura, al principio, me contrariaba bastante. Aunque la prosa de Paul Sussman es bastante fácil de seguir, la estructura de la novela no ayuda mucho. La novela está dividida en prólogo, dos partes y epílogo, todos ellos divididos en distintos fragmentos, precedidos de la localización donde transcurre el argumento que cuenta. 

Hasta ahí todo bien. El problema viene cuando cada uno de estos fragmentos transcurre en un sitio distinto, alternando, la gran mayoría de ellos Luxor y Jerusalén, aunque entremete algunos situados en otras ciudades del mundo. Estos fragmentos o pequeños capítulos son tan cortos que apenas da tiempo al lector de meterse en situación, saltando de un caso al otro en breve espacio de tiempo. Y lo peor de todo es que ambas historias, aparentemente no tienen nada que ver, lo que contribuye a que te pierdas aún más.

Como suele ocurrir en este tipo de libros que alternan dos historias, una de ellas siempre resulta más interesante que la otra. En mi caso, me atraía bastante más el caso israelí, el de la periodista asesinada. De hecho es el eje principal de la novela, aunque hasta mediados de la novela no se mezclan ambos casos para fusionarse en uno solo. Y no, prácticamente no tienen nada que ver uno con otro, pero el inspector egipcio, Yussuf Jalifa, pasa de ser un personaje secundario a jugar un papel decisivo en la misma. De hecho, de ser su caso el que menos me atraía de los dos, una vez fusionados, pasaron a ser los capítulos protagonizados por el egipcio los que captaron toda mi atención.

St. James Cathedral
Catedral armenia en Jerusalén.
Aunque es la tercera parte de una trilogía, puede leerse independientemente, ya que aparte de un par de detalles de las vidas personales de ambos inspectores, no revela nada de las novelas anteriores, el caso comienza en ésta desde cero y se resuelve al final de la misma.

Quizá lo más flojo sea el final, un tanto decepcionante para mi gusto. Al leerlo me dio la impresión de que la intención del autor era continuar la saga, pues queda algún hilo secundario suelto, y el lector se queda con cara de "no puede ser, esto no puede acabar así", pero lamentablemente, la repentina muerte del autor no dio lugar a la aparición de más entregas que nos sacasen de dudas. Aunque ya os digo, es la impresión que me ha dado a mí tras concluir la lectura.

El laberinto de Osiris es una historia que va de menos a más en la que, aunque le cueste captar la atención del lector, como fue en mi caso, llega un momento en el que merece la pena esperar, pues la novela se torna en casi page-turner, que te mantendrá  en tensión y pegado a sus páginas hasta el final.

Valoración global: 4/5.

2 comentarios:

LauNeluc dijo...

Por el momento no me llama demasiado..

Anabel Botella dijo...

No me tienta. Tengo muchas lecturas pendientes.
Besos.

Publicar un comentario