sábado, 11 de enero de 2014

El asesino de la regañá - Julio Muñoz Gijón.

Hoy os traigo una reseña especial y es que cuando el escritor es de tu tierra y la novela transcurre en tu ciudad, parece que te hace como especial ilusión. En verdad es una tontería, ya lo sé, pero dejadme en mis mundos de Yupi, estoy bajo el efecto de la medicación, son los efectos de la sobredosis de Frenadol... El caso es que hace algún tiempo que leí esta novela ya, y tenía la reseña pendiente (para variar), la cual os traigo ahora, aprovechando el mes de la Novela Negra organizada por Laky y Momentos de Silencio Compartido.


Pero antes que nada, como en todas mis reseñas, vamos a conocer un poquito al autor ¿no os parece?

Julio Muñoz Gijón.

Nacido en Sevilla, en 1981, Julio Muñoz Gijón es periodista y escritor (obviamente, y eso que he suprimido lo de español, esta wikipedia es la leche :P). Ha trabajado como reportero de televisión en programas como España Directo (TVE), Andaluces por el mundo (Canal Sur) y otros emitidos por Antena 3 y La sexta.

Como escritor, es el autor de las novelas de género policíaco "El asesino de la regañá" y "El crimen del palodú", cuya acción se desarrolla en Sevilla y en las que se plantea el conflicto que se produce en la ciudad entre aquellos apegados a las costumbres y tradiciones y los que desean abrir a la ciudad a nuevos estilos.

Julio Muñoz Gijón es también conocido como Sevillano Profundo (@Ranciosevillano), cuyos tuits en la red social Twitter (la gripe me tiene a mí, como decimos por aquí, "amamoná" y me creo que ustedes no sabéis lo que es un tuit), nos hacen reir a más de uno (y de dos) cada día.

¡Vaya porquería de biografía que nos traes miarma! 
No soy yo, es la wikipedia. 

Y ahora sí, vámonos que nos vamos, y a la reseña:


Esta es la portada de la edición de la novela
por la editorial Seleer (la mía). Posteriormente
ha sido reeditada por el grupo Almuzara con
una portada bastante más chula. 
Título: El asesino de la regañá.
Autor: Julio Muñoz Gijón.
Editorial: Seleer.
Año de publicación: 2012.
Formato: Tapa blanda.
Nº páginas: 174.
Género: Policíaco - Humor.
ISBN: 978-8415615767.

Sinopsis.

¿Qué pasaría si apareciera en Sevilla un asesino en serie de "sevillanas maneras"? 

Un inspector de Madrid persigue a un cruel psicópata que tiene en su punto de mira a los modernos de la ciudad. seguirá su rancio rastro por El Tremendo, en el olor a adobo de la calle Tetuán o por las abigarradas paredes del Garlochi. Será una carrera que irá dejando muertes que solo podrían pasar aquí. 

"En todas las ciudades se pueden comer croquetas de Boletus, aquí no, aquí de pringá". 

Book-tráiler.



Argumento. 


Ha aparecido un cadáver en la Basílica de la Macarena. El muerto estaba colgando de un cíngulo de nazareno y tenía una extraña marca en el cuello: le han seccionado la aorta con una pequeña pieza triangular, una regañá. ¿Eso es broma Ro? No, y el tío está muerto vaya... ¿La víctima? Un indignado del 15-M.

Desde Madrid llegará el inspector Villanueva, para ayudar a la policía sevillana a resolver el caso y encontrar al culpable del asesinato. Su compañero de periplo por la ciudad será Jiménez, que irá explicándole las costumbres de la ciudad. En la comisaría han recibido una nota del supuesto asesino:

"Esto solo acaba de empezar, serán 7 revueltas, 7 latigazos. Quedan deudas por cobrar"

Todo indica que habrá más asesinatos. Pero... ¿qué motivo tendría el asesino para matar al chico? Inmersos en las averiguaciones se hallarán Villanueva y Jiménez cuando aparece un segundo cadáver. También ha sido asesinado con una regañá, pero el lugar del crimen esta vez ha sido una freiduría. Y cual Arguiñano, el asesino ha dejado presentado el plato, digo el cadáver, de una forma muy sevillana.

Si me viese el asesino vendría a por mí solo por poner
una foto de la regañá integral, pero no había otra foto
Mea culpa. 
La nueva víctima es un chef de uno de los restaurantes de cocina vanguardista de la ciudad.

"Gazpacho de fresa... ¿De qué y de cuando?"

Así, se irán sucediendo los asesinatos, con distintas escenas del crimen, pero todos asesinados con una regañá. Un miembro de Ecologistas en acción, la responsable de obras de la Torre Pelli, el dueño de una tienda de delicatessens del centro de la ciudad... todo aquel que ose atentar con el lado más tradicional de Sevilla será objetivo del asesino.

En los interrogatorios de la policía para intentar esclarecer los hechos y detener al asesino antes de que se produzcan más muertes, irán apareciendo una sarta de personajes públicos sevillanos: Jose Manuel Soto, Manuel Ruiz de Lopera, Los Morancos, Vittorio&Luchino... y también conoceremos locales emblemáticos de la Sevilla más rancia: Blanco Cerrillo, El Garlochi, Pasión Cofrade...

Pero ¿qué es lo que quiere el asesino? ¿Por qué? ¿Cuando terminarán las muertes? ¿Quién se esconde detrás de ellas? ¿Conseguirán detenerlo antes de que se cargue la Semana Santa y a Zoido (perdón, Zoido no tiene nada que ver, es mi obsesión twittera de masacrar al alcalde) le de un ataque?

Opinión personal. 

Antes de que "El asesino de la regañá" se publicase, yo ya seguía a su autor, bajo el pseudónimo de Sevillano Profundo o "Rancio" como yo le digo, en la red social Twitter. Por eso en cuanto salió publicada quise hacerme con ella, porque sabía que si la narraba con el mismo estilo o, como decimos por aquí, con la misma guasa que sus tuits, iba a reírme con la novela. Y reírme me reí, pero para encontrarla.

La portada de la nueva edición con el
grupo Almuzara, más rancia, jeje.
Resulta que con ese gran trabajo que yo tenía por aquel entonces, que vivía allí encerrada en mitad del imperio sueco de Castilleja de la Cuesta (que por cierto aparece al final de la novela y yo nada más que hacía acordarme de la maldita tienda...), cada vez que libraba, me daba mi viajecito a la librería que lo tenía (porque todas las demás se han sumado luego, pero por aquel entonces se podían contar con los dedos de una mano) y siempre estaba agotado. Y es que Rancio es un tío popular en Sevilla... y se notó, vaya que si se notó...

Y cuando por fin me hice con ella, tras chorrocientas mil ediciones y empecé a leerla, no supe parar. Enganchadita me tuvo hasta que la terminé. Y ustedes diréis ¿pero te hizo reir? Sí, mucho además, casi desde el primer capítulo.

La novela está estructurada en capítulos muy cortitos y tampoco es muy extensa, no llega a 200 páginas, por lo que se lee en un suspiro. No recuerdo cuanto tardé en terminarla, dos días o tres como mucho.

No os voy a mentir, no es un novelón, no va a ganar un Nobel por esta novela, pero dudo que el autor lo pretenda, sino que ha escrito una novela para hacer reír a su gente (aunque ya ha traspasado fronteras y ha llegado hasta Sevilla Este incluso ;P). Una trama policíaca, con un arma del crimen bastante insólita, un modus operandi más insólito aún (y variopinto, porque mira que es original este asesino), que lo único que pretende es preservar el carácter más tradicional o rancio, del sevillanismo puro, ese de plantarse delante del Paso de la Esperanza de Triana en chaqueta y corbata para hacerse una foto con Fran Rivera, o llevarse la guitarra y el catavinos con soporte de cuero a la Feria. Y es que en Sevilla, aunque lo neguemos, todos (y cuando digo todos me incluyo yo misma) tenemos ese algo de Rancio.

La pega: que aunque la prosa de Julio Muñoz Gijón es muy sencillita, entendible y fácil de seguir, está escrita de una forma muy sevillana (para mí no es ninguna pega, por supuesto), pero los que seáis de fuera de Andalucía os vais a ver igual que Villanueva, habrá muchas expresiones, situaciones o comportamientos que no comprenderéis, debido a que tienen un contexto especial en Sevilla y hay que ser de aquí o al menos, vivir o conocer muy bien la ciudad, para entenderlas en toda su magnitud.

No tendréis a Jiménez al lado para que os lo explique pero ¡me tenéis a mí! que ya sabéis que bien por Twitter, por Facebook o por email (o paloma mensajera si me apuráis) respondo todas las dudas y todo lo que queráis.

Así que si queréis leer una novela negra atípica y reíros, porque os vais a reír, dadle una oportunidad, aunque aviso que de es una trilogía. La trama continúa con "El crimen del palodú" (que como se ve que me he portado mal y no me lo han traído los reyes magos voy a tener que auto-regalármelo por mi cumpleaños), que ha salido publicado hace unos meses y, "supuestamente", (esto lo he leído por twitter, no estoy segura que sea verdad aún, ya investigaré) "El prisionero de Sevilla Este", en proceso.

Valoración global: 4/5. (¡¡Tenéis que leerlo, hacedme caso a mí!!)

5 comentarios:

LauNeluc dijo...

¡Vaya reseña divertida paisana! jajaja
Como ya viste en mi reseña, totalmente de acuerdo contigo y deseando leer el crimen del Palodu.

Y mejoraté guapa!

Angela Leon dijo...

jajaja, crees que una de Zafra (Sevilla la Chica) entenderá el argot sevillano???
Mola la reseña y el asunto en cuestión y me intriga lo de las regañás. La apunto.

Bs.

Esperanza Writes Too dijo...

Me ha gustado la reseña. Me apunto el libro.

Besitos<33

Ro. dijo...

@LauNeluc: yo he leído opiniones de todo tipo sobre "El crimen del palodú" en twitter, pero yo estoy deseando leerlo igualmente!!

@Angela Leon: claro que sí, Angela! No creo que tengas ningún problema! Salen expresiones pero tampoco es un abuso constante, y muchas cosas se las explica el mismo Jiménez al inspector Villanueva, para que él las entienda. Y si hay algo que te deja un poco descolocada, me preguntas sin problemas!!

@Esperanza Writes Too: espero que te guste!!

Equilibrista Del Mar dijo...

Ahora emiten una serie basada en los libros

Publicar un comentario