viernes, 30 de agosto de 2013

Futilidad. El hundimiento del Titán - Morgan Robertson.

Hace unos días os contaba la curiosa historia de Morgan Robertson y os informaba que en breve os traería la reseña de su obra "Futilidad, o El hundimiento del Titán", que es precisamente lo que os traigo hoy. Como os presenté al autor en la entrada anterior no voy a repetirme pero, si alguien no la leyó y está interesado en conocer algo más sobre éste podéis informaros en el siguiente enlace:

Morgan Robertson

Así que sin más demoras, pasamos a la reseña.


Título: Futilidad o El hundimiento del Titán.
Autor:Morgan Robertson.
Editorial: Nórdica Libros.
Año de publicación: 2012 (en este punto siempre hablo de la edición que leo).
Formato: Ebook.
Nº páginas: 101.
Género: Acción, aventuras.
ISBN: 978-84-15564-08-9.

Sinopsis.

El Titanic se hundió hace 100 años. Publicamos ahora uno de esos curiosos libros que han atraído a muchos lectores a lo largo del siglo XX, ya que fue escrito catorce años antes del famoso naufragio y cuenta una historia prácticamente idéntica: un transatlántico llamado Titán se hunde en las aguas del océano Atlántico al chocar con un iceberg. El Titánic se parece de manera desconcertante al Titán que Robertson creó en la ficción: coinciden incluso en peso, longitud y capacidad de pasajeros. También en que el Titán era un buque con exceso de lujos que llevaba una cantidad insuficiente de botes salvavidas. Algunos creen que se trata de una mera casualidad y otros que el autor escribió un libro premonitorio de lo que sucedería años después, lo que dota al texto de un claro interés histórico. Morgan Robertson fue un visionario, como Jules Verne, a quien sin duda nos recordará estilísticamente esta novela.


Argumento.

El Titán es un lujoso y gigantesco buque, dotados de compartimentos estancos que lo hacían prácticamente insumergible. En su viaje inaugural, un trayecto que cubre Inglaterra - Nueva York, choca contra un iceberg y se pierde en las aguas del océano atlántico para siempre. El Titán estaba dotado de insuficientes botes salvavidas, por lo que las víctimas fueron muy numerosas.

A bordo del Titán, enrolado en la tripulación, encontramos a John Rowland, un antiguo oficial marino, atormentado por su vida pasada y sus problemas con el alcohol, que será el protagonista de esta historia. Entre los pasajeros coincide con Myra Gaunt, pasajera de primera clase, con la que mantuvo una relación amorosa en el pasado, que viaja con su marido y su pequeña. Allí se verán envueltos en un triángulo amoroso un tanto raro.

Una madrugada, y con Rowlando como testigo, el Titán colisiona contra un iceberg. Como resultado de este choque el buque naufraga en mitad del Atlántico. Pero nuestro protagonista escapará milagrosamente (varias veces además) de las garras de la muerte, hasta ser rescatado.

Tras esto, se abrirá una fiera lucha entre las compañías de seguros, los intereses de la flota naviera, víctimas e implicados en el choque. ¿Quién fue el culpable del choque y posterior naufragio de aquel buque insumergible?

Opinión personal.

Como ya os dije en la entrada anterior, este libro me llamó por simple curiosidad, debido a las "casualidades premonitorias" con la tragedia del Titanic. Que decir que me esperaba otra cosa leyendo esta novela, quizá una historia más dramática, más centrada en el hundimiento del barco y la catástrofe. Lo que no quiere decir que el hundimiento ya de por sí no fuese una catástrofe, sino que me esperaba un papel más amplio del mismo a lo largo de la novela. Y Morgan Robertson toca este temá más bien de pasada diría yo.

Las descripciones son vagas, imprecisas, lo mínimo para dar una ligera idea al lector, y la acción, al menos para mí, aparte de algunos hechos bastantes raros, me ha parecido poco envolvente, en algunos pasajes incluso aburrida. Si bien es verdad que el estilo pretende evocar a las novelas de Julio Verne, "Futilidad, o el hundimiento del Titán" dista bastante de parecerse a éstas.


¡ATENCIÓN SPOILER! No leas los siguiente párrafo (en cursiva) si pretendes leer esta novela:

De hecho, el barco está más que hundido antes de completar la primera mitad de la novela, y gran parte de la acción transcurrida en esas páginas nos habla de John Rowland, su adicción al alcohol, su antiguo noviazgo con Mary y ese fugaz reencuentro a bordo del buque. Después acontece la colisión en la que Rowland escapará vivo, para subirse al iceberg (esta parte es surrealista total), con la hija pequeña de Mary, de la que tratará de ganarse su confianza. Al final, con acampadas al más puro estilo esquimal y luchas con osos polares (sí, sí, tal como leéis), John y la pequeña serán rescatados.

Posteriormente, casi la segunda mitad de la novela transcurre entre declaraciones del personal de servicio en el momento del choque, juicios y temas burocráticos.

Es una novela corta, por lo que se lee en una tarde, pero en mi opinión, merece la pena únicamente por el tema morboso de la casualidad.

Valoración global: 1/5.

domingo, 18 de agosto de 2013

Morgan Robertson y sus ¿premoniciones?


Hoy debería traeros una reseña pero, cuando me disponía a redactarla se me ocurrió contaros antes la curiosa historia del autor de la novela, ya que yo leí dicha obra básicamente porque su historia (la del autor) me llamó la atención. Y he pensado que, a modo de curiosidad, estaría bien que os la contase y así entramos en situación para la reseña.

El autor del que os voy a hablar es Morgan Robertson que, al menos para mí, era totalmente desconocido hasta que me topé con la obra que os reseñaré en unos días.


Morgan Robertson nació el 30 de septiembre de 1861. Oficial de la marina mercante estadounidense, escritor y posiblemente, el inventor del periscopio. Llegó a ser popularmente conocido por escribir en 1898 una novela titutada "Futilidad, o el hundimiento del Titán", en la que un transatlántico llamado Titán se hundía en las aguas del océano atlántico al chocar con un iceberg.

El Titán de Robertson era asombrosamente parecido al famoso transatlántico Titanic, descrito de forma casi idéntica, coincidiendo en peso, longitud, capacidad de pasajeros... El Titán era un buque con excesos de lujos que llevaba insuficiente cantidad de botes salvavidas, al igual que el Titanic. Igualmente coincidía el apellido del capitán, Smith.

Pero ¿aprovechó Robertson la desgracia ocurrida en el Titanic para escribir una novela y sacar tajada de ello?

No, Morgan Robertson escribió "Futilidad" catorce años antes del hundimiento del transatlántico.

Hay quien sostiene que simplemente se trata de una casualidad, pero otros creen que el autor escribió el libro como una predicción de lo que sucedería años después.

Robertson logró cierta notoriedad con sus historias y sus novelas ambientadas en la vida en el mar. La gran mayoría de ellas solo se encuentran en películas, aunque tras la salida de "Titanic" a la gran pantalla en 1997, su libro fue publicado de nuevo buscando el lucro a costa de los fanáticos de este suceso.


Robertson hizo historia sin proponérselo, pues tras la tragedia del Titanic, "Futilidad" quedó marcado para siempre como uno de esos libros que se leen más por curiosidad que por verdadero interés en el autor (de hecho ya os mencioné al comienzo de esta entrada que ni yo misma conocía al autor hasta que supe esta historia).

Como consecuencia del accidente, el libro fue inmediatamente solicitado por las librerías de toda Europa, vendiéndose rápidamente las segundas y terceras ediciones. ante tanta similitud entre la historia escrita por Morgan Robertson y la tragedia del Titanic, el autor fue encasillado como visionario, olvidándose poco después, conforme iba pasando el tiempo y menguando la cantidad de noticias relacionadas con el naufragio.

Pero las supuestas premoniciones de Robertson no se quedaron ahí. En 1914 escribió otra novela, titulada "Más allá del espectro", en la que se producía una guerra entre Estados Unidos y Japón, incluyendo un furtivo ataque por parte de los japoneses. Estos hechos coinciden con el enfrentamiento de ambos países en la Segunda Guerra Mundial y el ataque a Pearl Harbor 27 años después de la publicación del libro. Casualmente la guerra narrada por Robertson, al igual que la Segunda Guerra Mundial, empezaba un mes de diciembre.

El 24 de marzo de 1915, Morgan Robertson fue encontrado muerto en su habitación del hotel Alamac en Atlantic City (Nueva Jersey), a los 53 años de edad. Se cree que la causa de la muerte pudo ser una sobredosis de yoduro de mercurio. Su cuerpo fue encontrado delante de una ventana abierta por la que, se supone, estuvo mirando al mar hasta que sus ojos se cerraron para siempre.

viernes, 2 de agosto de 2013

Hoy vamos a acordarnos de... Isabel Allende.


Después de una serie de días en los que blogger no me dejaba publicar (bueno, en realidad publicar no se, pero no me dejaba subir fotos a las entradas) parece ser que hoy está por labor, por lo que intentaré aprovechar a ver si me deja preparar un par de entradas y dejarlas programadas, por si acaso... Más vale prevenir...

Hoy vengo con una nueva entrada de "Recordemos a...", pero a la que hoy le he cambiado el nombre, como excepción, al tratarse de una autora que, en este caso, aún continúa viva. Se trata, nada más y nada menos, que de Isabel Allende, porque hoy cumple años y desde "La vida entre páginas" quería rendirle un pequeño homenaje a la autora chilena.


Isabel Allende nació en la ciudad de Lima (Perú) el 2 de agosto de 1942, donde su padre era diplomático de Chile. En 1945 volvería a Santiago (Chile), con su madre y sus hermanos. Tras vivir posteriormente en Bolivia y Beirut, Isabel regresará de nuevo a Chile, donde conoce a su esposo, Miguel Frías, en 1958. Ambos se casarían en 1962. Su hija Paula nacería al año siguiente. Los dos años posteriores los dedicará a viajar por Europa con su marido y su hija, viviendo en Bruselas y Suiza, para regresara Chile en 1966, año en que nacería su hijo Nicolás.

En 1967 comienza a escribir para la revista "Paula" una columna de humor llamada "Los impertinentes", a la vez que formaría parte del primer equipo editorial de la misma. Esta actividad la mantendría hasta 1974, compaginándola desde el año anterior con una colaboración con la revista infantil "Mampato". Publicaría dos cuentos para niños ("La abuela Panchita" y "Lauchas y lauchones") y una recopilación de artículos bajo el nombre "Civilice a su troglodita". En 1973 se representaría también en Santiago (Chile) su obra de teatro "El embajador".


En 1975 y debido a la amenaza de la dictadura chilena tras el golpe de estado contra Salvador Allende dos años atrás, Isabel y su familia se trasladarán a Venezuela, donde permanecerían durante 13 años. En 1981, tras recibir la noticia de que su abuelo se está muriendo, comienza a escribirle una carta que acabaría convirtiéndose en "La casa de los espíritus" y que se publicaría un año más tarde.

En 1984 se publica "La gorda de porcelana", una breve novela humorística que escribió en 1974. También se publicaría "De amor y de sombra". En 1987 se divorcia de su marido y se publicaría "Eva Luna". En 1988 contraerá segundas nupcias con Willie Gordon, y se trasladaría a vivir a San Rafael (California) donde sigue actualmente. En 1989 publica "Cuentos de Eva Luna".

En 1990, año que se instaura la democracia en Chile, Isabel regresa a su país para recibir el premio Gabriela Mistral. Un año después se publica "El plan infinito". Ese mismo año, la hija de la autora sufre un ataque de porfiria y entra en coma, muriendo un año más tarde.


En 1993 se rueda y estrena la adaptación cinematográfica de "La casa de los espíritus". En 1994 pasaría lo mismo pero con "De amor y de sombra". Este mismo año se publicaría también "Paula". En años posteriores publicaría: "Afrodita" (1997), "Hija de la fortuna" (1999), "Retrato en sepia" (2000), "La ciudad de las bestias" (2002), "Mi país inventado" y "El reino del dragón de oro" (ambos en 2003).

En 2004, año que se publica "El bosque de los pigmeos", fue elegida como miembro de la Academia Estadounidense de las Artes y las Letras. En 2005 publicó "El Zorro: Comienza la leyenda", que sería adaptado como musical. Le sucederían "Inés del alama mía" (2006) y "La suma de los días" (2007). Este mismo año, el 2007, sería nombrada doctor honoris causa por la Universidad de Trento (Italia).

En 2009 publicaba "La isla bajo el mar". En 2010 sería distinguida con el Premio Nacional de Literatura de Chile, por la excelencia y aporte de su obra a la literatura, tanto en su país como en el extranjero, y en 2011 recibiría el Premio Hans Christian Andersen por sus cualidades como narradora y su talento para hechizar al público. También en 2011 se publicaría "El cuaderno de Maya".


En 2012 se publicaba "Amor", una recopilación de escenas de amor seleccionadas de entre sus libros. Está previsto que durante este año se publique "Ripper", la primera incursión de la autora chilena en la novela policíaca.

Ya sabéis que, tras explicaros un poquito la biografía y bibliografía del autor que os traigo en esta sección, suelo poner un fragmento de su obra, generalmente un poema (porque todos los anteriores han sido poetas). Esta vez no os voy a poner un fragmento de alguna de sus novelas porque me sería imposible decidirme por uno en concreto. En cambio os traigo el tráiler de la adaptación cinematográfica de "La casa de los espíritus", aunque para mi gusto, la novela es infinitamente superior a la película que resultó finalmente:



Y como homenaje a Isabel Allende, desde "La vida entre páginas", además de desearle un feliz 71 cumpleaños, ya os adelanto que para el último trimestre del año voy a organizar un reto especial relacionado con esta autora, porque sí, porque me apetece... Ya os contaré un poco más adelante, por si alguien quiere sumarse y no dejarme solita :P.