martes, 30 de abril de 2013

Dados sangrantes - Juan Marín Hernández.


Hace un par de semanas os presentaba a un autor novel y os reseñaba la primera de las dos obras que tiene publicadas. Pues bien, hoy le toca su turno a la segunda de ellas, la que lleva por nombre "Dados sangrantes". Su autor, Juan Marín Hernández, y para no repetirme podéis conocer un poco más de él pinchando AQUÍ y ver la reseña de su otra obra "Relatos para dormir... o no" en ESTE OTRO ENLACE.

Pues sin entretenernos más, pasemos a la reseña:



Título: Dados sangrantes (Relatos para dormir... o no II).
Autor: Juan Marín Hernández.
Editorial: Bubok (autopublicación).
Año de publicación: 2013.
Formato: Rústica.
Nº páginas: 111.
Género: Intriga/Misterio.

Sinopsis.

"Segunda temporada de la serie "Relatos para dormir... o no", que lleva por nombre "Dados sangrantes". Tres relatos en los que se mezclarán varios géneros como historia, drama, thriller y, por supuesto, terror".

Ésta es la sinopsis que Juan ha escrito, una sinopsis adecuada para una serie de relatos. Pero por un motivo que os explicaré más adelante, esta serie podría ser considerada como una novela corta, por lo que debería tener también una sinopsis un poco más noveles ¿no os parece? Más que nada porque la misión fundamental de la sinopsis es llamar la atención del lector para fomentar la compra, dando una idea de su argumento pero sin desvelar mucho, así que como ya he hecho con un par de obras (habitualmente clásicos, que suelen carecer de sinopsis, sobre todo sin son ediciones antiguas) me voy a tomar la licencia de redactar una sinopsis para ésta obra (yo sé que Juan me lo perdona, y si no es lo que hay jejeje). Allá va, a ver que tal sale:

"Una emisora de radio almeriense decide refrescar la memoria de los ciudadanos con la visita a los refugios que se construyeron en la ciudad para proteger a la población de los bombardeos sufridos durante la Guerra Civil. Lo que en principio iba a ser una tranquila visita guiada ambientada por las experiencias de varios supervivientes se convertirá en un fatídico episodio de terror y muerte en las galerías subterráneas.

El inspector Pablo Corso ha sido destinado a investigar la misteriosa desaparición de Miguel Beckett, un prestigioso escritor. En el domicilio del desaparecido, encuentra un misterioso libro sobre el cual el escritor iba a basar su próxima novela. Tras las primeras pesquisas decide volver a casa de Beckett y leer el libro, pero éste ha desaparecido, al igual que la esposa del novelista. Por ello viajará hasta Almería, escenario donde iba a situarse la novela, con la esperanza de resolver el caso. Allí descubrirá, no sin ciertos sobresaltos, que la desaparición de Beckett y su esposa, así como el misterioso libro, están en cierto modo relacionados con el caso, aún sin resolver, de los refugios de Almería".


Booktráiler.

Aquí os dejo el booktráiler de este libro, que se estrenó anoche precisamente.



Argumento.

Pues poco más que añadir con respecto a lo que os he puesto en la sinopsis que os he redactado. El libro, al igual que el anterior, está compuesto por tres relatos, pero esta vez no son independientes, sino que están relacionados entre sí, formando parte de la misma historia. De ahí que se le pudiese considerar como novela corta. Os cuento un poquito más de cada uno de estos relatos (o partes, para quién no les gustan los relatos jeje):

* De vuelta a los refugios.

Este relato (o primera parte de la historia) adquiere un predominante carácter histórico. Narra la emisión de un programa de radio de una emisora local almeriense. El programa cuenta distintas historias del pasado, contadas por sus protagonistas. En esta ocasión revivirán los bombardeos que la ciudad de Almería sufrió durante la Guerra Civil y cuál era la impresión de la población dentro de los "refugios", unas galerías subterráneas que se construyeron para protegerlos de los proyectiles.

Así que un equipo de dicho programa de radio descenderá a estos refugios, acompañados por un guía, que los irá poniendo en situación, y cinco ancianos, que por aquel entonces eran niños, y vivieron los bombardeos protegidos en aquel lugar. Lo que en principio iba a ser una tranquila visita acompañada de los testimonios de aquellos que lo vivieron en primera persona se convertirá en una serie de desapariciones, apariciones sobrenaturales, psicofonías, horror y muerte.



* Tras la zona de juegos.

El segundo y tercer relato se acercarían más al género negro, todo ello con el terror de fondo, pero yo los calificaría más como policíaco en lugar de terror.

Esta segunda parte narra la desaparición de un escritor y las primeras averiguaciones del inspector encargado de encontrarlo. A lo largo de este relato, el inspector Pablo Corso (que así se llama el encargado del caso) conocerá de primera mano la trayectoria del autor, su modus operandi a la hora de escribir así como algunos adelantos sobre la novela que tenía entre manos. En este segundo relato aparece un misterioso libro, muy relacionado con la desaparición del literato y que le dará más de un quebradero de cabeza al inspector de policía.

* La eterna juventud.

Con el tercer y último relato continuaremos conociendo la acción que se nos comienza a desarrollar en el segundo. Iremos viendo como el Inspector Corso, va sumergiéndose poco a poco en el caso, desgranando pistas, algunas un tanto casuales, y siempre asistido por su mano derecha en la desaparición de Beckett, el Inspector García, un policía almeriense que ayudará a Corso a esclarecer el asunto y a orientarse por la ciudad.

Opinión personal.

Pues empezamos con la portada: fondo blanco, con el mismo dibujo de la silueta en la puerta (que encontrábamos en la anterior entrega de estos relatos para dormir... o no), esta vez en negro. Sobre el fondo blanco un par de dados, en color rojo, de los que gotea sangre. Si del anterior dije que no me gustaba mucho la portada, de éste digo lo contrario: el contraste del rojo sobre el fondo blanco es llamativo, objetivo primordial de toda portada. Además de ser sencilla y directa.

Pasemos al argumento. En este segundo volumen se nota muchísimo que el autor está más cómodo escribiendo en este género: relatos más largos, una prosa más elaborada... También podemos comprobar el proceso de investigación histórica que el autor ha realizado para escribir el primer relato (con algún fragmento de documentos reales o fotografías de la visita que realizó para conocer el enclave donde transcurre la acción). En definitiva, lo que os quiero decir con todo esto es que, "Dados sangrantes" es un libro más maduro, más trabajado por el autor. Y si el anterior ya os dije que me gustó, os podéis imaginar por donde van los tiros con éste ¿no?

Esta vez no os voy a expresar mi opinión por separado, sino que al estar la historia íntimamente relacionada, voy a tratarla como un todo, diferenciando solamente dos partes:

* La primera parte se correspondería con el primer relato, "De vuelta a los refugios", la parte más histórica, para meternos en situación. Buena ambientación (el acompañamiento de las fotografías también ayuda a ello), buena narración e historia interesante apta tanto para los amantes de la histórica como del terror. Al principio se nos cuenta como si fuese una historia independiente pero más adelante comprobaremos que todo está relacionado.

* La segunda parte estaría compuesta por los dos relatos restantes, "Tras la zona de juegos" y "La eterna juventud". Estos dos relatos (o partes de la historia) se aproximan más al género negro o policíaco. En principio es una historia nueva, por lo que podemos pensar que la primera de ellas es un poco introductoria (y no iríamos mal encaminados), si bien es verdad que el autor nos deja pinceladas bastantes interesantes que nos dejan con las ganas de conocer más, de saber como continúa la historia y adentrarnos de lleno en la tercera parte, donde nos enteraremos por fin como y por qué desaparece el novelista, además de resolverse el caso que se nos presenta en la primera historia. Si bien es verdad que a veces puede parecernos que la acción transcurre un poco lenta, y que ocurren todo casi al final, puede ser, pero ¿qué sentido tiene desvelarlo todo antes del mismo? En todo caso ya os digo que yo era de las que, cuando lo estaba leyendo, pensaba que la acción se ralentizaba demasiado (y digo pensaba, en pasado, porque si lo pensase de éste, ya del que estoy leyendo ahora mismo ni os cuento jejeje), pero todo se compensa con el final, un final totalmente imprevisible, además de cerrado. Es decir, que los que tomen este volumen como "novela corta" pueden estar seguros de que la acción acabaría ahí (supongo, aunque ya se sabe como son algunos escritores, que le pueden dar otra vuelta de tuerca a la historia) o al menos, podría leerse independientemente de los demás volúmenes, puesto que no tiene nada que ver con "Relatos para dormir... o no".

En definitiva, a mí "Dados sangrantes" me ha gustado bastante, vemos a un Juan Marín más asentado en su rol como escritor ofreciéndonos una historia cortita, que puede leerse en una tarde, bastante bien construida e interesante.

Valoración global: 8.5/10 (Notable).

Puedes comprar "Dados Sangrantes" pinchando AQUÍ.

(Imágenes y booktráiler proporcionados por el autor).

(Mi agradecimiento desde aquí a Juan Marín Hernández por proporcionar la obra para la reseña y por la confianza depositada en la administradora de este blog).


**********************************************************************************

Nota para seguidores: ya habréis notado que estoy más ausente de lo normal. Os informo que debido a la fecha (época pre-exámenes universitarios) y diversos motivos laborales, la publicación de entradas se verá drásticamente reducida hasta aproximadamente mediados de junio.

domingo, 14 de abril de 2013

Año Becqueriano en Sevilla: Actos conmemorativos.


¡¡Buenas tardes bloggers!!

¿Cómo lleváis el fin de semana?

Hoy os traigo una entrada especial. Los que ya vais conociendo un poquito a la responsable de este blog (o sea yo) y al blog en sí, sabréis que siento una debilidad especial por Gustavo Adolfo Bécquer. Y resulta que el pasado jueves, 11 de abril, se cumplía el centenario del traslado de los hermanos Bécquer a Sevilla, y para conmemorarlo de manera especial, se organizaron una serie de actos en la ciudad. A todos, por falta de tiempo, no pude asistir, pero sí al que, en mi opinión, era más interesante. Y por eso mi entrada, porque se me ha antojado contarlo, ¡hala! jejeje



Pues para conmemorar el Centenario, durante los días 10 y 11 se organizaron una serie de actividades a la que acudieron escritores y poetas de todos los rincones de Andalucía para rendir homenaje al poeta sevillano y a su hermano, por supuesto. Y entre estos actos se organizó una ruta "turística" (por llamarla de alguna manera) a distintos enclaves de la ciudad muy vinculados con Gustavo Adolfo Bécquer. De esta "Ruta Bécqueriana" es de la que os vengo a hablar hoy... aunque yo conocía la gran mayoría de ellos, pero por si alguna vez os da por viajar a Sevilla y os apetece visitar alguno de los lugares, o simplemente por colaborar desde aquí con mi particular homenaje a ellos...

La ruta comenzó en la Plaza de San Lorenzo, en pleno centro de ciudad. ¿Y por qué en esta plaza precisamente? Pues porque Gustavo Adolfo Bécquer, que nació muy muy cerquita de esta plaza, fue bautizado en la Iglesia de San Lorenzo, situado en ese lugar. Era un lugar amplio donde citar a la gente, relacionado con el poeta y muy próximo a la casa donde vino al mundo.



Allí en la plaza, aparte de la bienvenida a todos los asistentes a la ruta (que fueron muchísimos, lo que hizo que el tema de la acústica fuese un problema, pues no se esperaba tal afluencia de público) por parte de la asociación "Con los Bécquer en Sevilla", organizadora del evento, se procedió a la interpretación de una serie de piezas, a cargo de la violinista Noemí Sáez Tristam, y a la lectura de varias rimas y fragmentos de obras del poeta sevillano. Esta lectura de rimas se repetiría (cambiando la rima y el fragmento, por supuesto) en todos y cada uno de los enclaves por los que discurriría la ruta.

El siguiente punto a visitar, muy cerquita del primero, nos llevaría a la actual calle Conde de Barajas, concretamente al número 28, donde hoy se sitúa el despacho de un abogado pero el 17 de febrero de 1836 naciera Gustavo Adolfo Bécquer.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

Con Gustavo Adolfo Bécquer no ocurre como con otros célebres autores, que la casa donde nació ha sido convertida en museo en homenaje al mismo. Como ya os he dicho antes, la residencia en la actualidad es una propiedad privada, por lo que no puede visitarse más que su fachada, donde se conserva, como podéis ver en la fotografía, la moldura conmemorativa del nacimiento del poeta. A lo largo de todos estos años, los distintos inquilinos de la casa natal de Bécquer, han afirmado que el interior de la misma se conserva tal y como se veía por aquel año 1836, pero hace algunos años, la casa sufrió un incendio, por lo que al menos a mí, me quedan dudas respecto a eso. Pero será algo que no sabremos obviamente, pues no puede visitarse su interior.

Tras la lectura de los distintos fragmentos, dirigimos nuestros pasos hacia la calle Potro, también muy cerca del segundo punto de la ruta, donde en el antiguo número 37, se sitúa la casa donde la familia Bécquer se trasladaría a vivir tras la muerte del pintor José Domínguez Bécquer, padre del autor. La calle es muy estrecha y cortita, por lo que no existe dificultad ninguna en encontrar la ubicación de dicha casa, marcada por el azulejo conmemorativo correspondiente.




(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

El siguiente punto destacado de la ruta nos lleva hacia la calle Jesús del Gran Poder, donde en el número 29, hoy se sitúa una clínica pero en tiempos del poeta dicho edificio albergara el Colegio San Francisco de Paula, donde éste cursase sus estudios de Secundaria.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

Tras visitar estos lugares, nos alejaríamos ya de la zona donde el poeta viviese sus primeros años y su adolescencia, dirigiéndonos (por motivos de proximidad, que no cronológicos) a la Iglesia de San Vicente, actual sede de la hermandad de Semana Santa de las Siete Palabras. ¿Y qué tiene que ver esta iglesia con los hermanos Bécquer?



Los restos mortales de Valeriano y Gustavo Adolfo Bécquer llegaron a Sevilla la noche del 10 de Abril de 1913 a la antigua Estación de Córdoba (hoy Centro Comercial Plaza de Armas). Tras los honores posteriores a la llegada de los restos, al ser demasiado tarde para su traslado hacia su destino final, éstos se trasladaron a la Iglesia de San Vicente, donde en una de sus capillas reposaron hasta el día siguiente.

Aquí, en la plaza situada detrás de la iglesia (para no entorpecer el tráfico) se procedería a una nueva lectura de rimas y de nuevo a la intervención de la violinista, que deleitaría a los presentes con otra pieza clásica.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

Al día siguiente, desde esta iglesia, se iniciaría el cortejo fúnebre que trasladaría los restos de los hermanos Bécquer hasta su ubicación actual. Para ello, los estudiantes de la facultad de Bellas Artes, contruyeron una carroza en la que dispusieron, en cada una de sus esquinas, un pebetero donde se quemaba incienso, simulando así algo parecido a los "pasos" (como se conocen en Sevilla) o procesiones de Semana Santa. Esto tiene un por qué: Gustavo Adolfo Bécquer era un sevillano como cualquier otro, un enamorado de su ciudad y sus tradiciones, muy aficionado a la Semana Santa, de hecho a lo largo de su obra son varias las alusiones que hace a esta festividad sevillana.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

El cortejo sería presenciado, entre otros, por un jovencísimo Luis Cernuda, fiel admirador de Bécquer. La vinculación de Cernuda a Bécquer fue muy fuerte. Cuando éste era pequeño (Cernuda), su padre, que era un estricto militar, le prohibió leer las obras de Bécquer pues, el retrógrado pensamiento de la época afirmaba que, si un varón leía literatura romántica, las inclinaciones sexuales del mismo se verían afectadas. Pero las hermanas de Luis Cernuda compraron un ejemplar de las Rimas, que Luis Cernuda leyó a escondidas de su progenitor, despertándose así una gran admiración hacia él.

Que por cierto, ahora que lo menciono, este año se cumple el cincuenta aniversario de la muerte de Cernuda, otro poeta sevillano al que le profeso bastante admiración (aunque quizá, por otros motivos). Pero eso es otra historia de la que os hablaré en su momento.

Después de este enclave, la ruta continuará hacia la calle Mendoza Ríos, donde se sitúa la casa donde los hermanos Bécquer tuviesen su última residencia antes de marcharse, primero Gustavo, en 1854, y posteriormente Valeriano, a Madrid, a buscar fortuna.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

Muy próxima a esta última residencia del poeta estaría la casa en la que viviera Julia Cabrera, la novia sevillana de Bécquer. La historia de Julia Cabrera es muy triste, tanto que a mí, desde que tuve la oportunidad de conocerla, no ha dejado de obsesionarme. Julia amó a Gustavo Adolfo toda su vida, esperándole fielmente a su llegada de Madrid, sin rehacer su vida y casarse.

Su agonía por amor hacia el poeta fue enorme pues una de las hermanas de Julia contrajo matrimonio con uno de los hermanos de Gustavo Adolfo, por lo que ella estaba al corriente de todas las penurias por las que pasaba y de todas las correrías sentimentales de Gustavo en Madrid. Se cree que la hija de Valeriano Bécquer, Julia, de la que fue padrino Gustavo Adolfo, fue en honor de Julia Cabrera, a la que el poeta nunca olvidaría y de la que guardaría un grato recuerdo, y no por Julia Espín, como se ha pensado tradicionalmente.



También se dice que, a la llegada de los restos de los hermanos Bécquer a Sevilla, Julia pronunció las siguientes palabras: "Ya me puedo morir tranquila pues mi amor por fin volvió a Sevilla". La sevillana moriría poco después, con la pena de que el poeta no le hubiese dedicado ni una sola de sus rimas, aunque existen teorías (que no son más que eso, teorías) que afirman que Gustavo Adolfo alude a ella varias veces en su obra.

En la que sí es un hecho que se acuerda de ella, fue en una cita de "La mujer de piedra", donde el poeta escribió:

“Nunca pude darme razón, cuando muchacho, de por qué para ir a cualquier punto de la ciudad donde nací era preciso pasar antes por la casa de mi novia.”

El siguiente enclave de la ruta, que ya va llegando a su final, nos lleva hasta el Museo de Bellas Artes, sito en la Plaza del Museo. Aquí volveremos a escuchar más piezas musicales, haciendo honor a una cita del poeta, que afirmó que "la música es la más sublime de las artes" y más fragmentos de su obra.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

El Museo de Bellas Artes sería la primera escuela donde Valeriano y Gustavo Adolfo ingresarían para estudiar dibujo y pintura, en el taller a cargo de Antonio Cabral Bejarano, primer maestro de los hermanos. Poco después, pasarían a continuar sus estudios al Alcázar, junto a su tío Joaquín Domínguez Bécquer, que sería el que, un poco a regañadientes, sufragaría los gastos del viaje de Gustavo a Madrid.

De allí pasaremos al Convento de Santa Inés, cuya iglesia y más concretamente su órgano, inspirasen al poeta en su leyenda "Maese Pérez, el organista". Será aquí, en el atrio del convento, donde tres personajes bastante conocidos en la ciudad, procediesen a la lectura de la citada leyenda. No se pudo entrar en la iglesia para observar el órgano pues en ese momento estaba oficiándose una misa, pero generalmente se puede visitar.




(Ambas fotografías son propiedad de la autora de este blog)

Ya para finalizar, la ruta nos dirigiría hacia el Panteón de los Sevillanos Ilustres, situado en los bajos de la Iglesia de la Anunciación, junto a la Facultad de Bellas Artes, donde los restos de los hermanos reposan desde el 11 de abril de 1913.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

Dentro del panteón se encuentra la tumba de los hermanos Bécquer, donde nunca faltan frases y mensajes de los visitantes. Como acto culminante de la visita, durante todo el fin de semana, se han estado leyendo las obras de Gustavo Adolfo junto a la sepultura, con la participación incluso de los visitantes al acto.


(Fotografía propiedad de la autora de este blog)

*********************************************************************

(Las imágenes que no están marcadas como mi propiedad han sido extraídas de los archivos de la asociación "Con los Bécquer en Sevilla", a excepción de la imagen de Julia Cabrera, que ha sido tomada de los archivos de Rafael Montesinos y que aparece publicada en la biografía que éste escribió sobre el poeta sevillano).

miércoles, 10 de abril de 2013

Relatos para dormir... o no - Juan Marín Hernández.


En mi última entrada os presentaba a un autor novel y os dije que en las próximas entradas os reseñaría sus dos obras ¿verdad? Pues ese momento ha llegado, y hoy os traigo la primera reseña de ellas, concretamente la correspondiente a la primera entrega de su saga "Relatos para dormir... o no", de la que ya os hablé un poquito en la entrada anterior.

¿Que no sabéis de lo que os estoy hablando y no tienes ni idea de quién es Juan Marín Hernández? No problem, esto se soluciona pinchando en el siguiente enlace:

Entrada presentación de Juan Marín Hernández

Y como en la entrada anterior os puse la biografía y demás, si os parece vamos directamente a la reseña:



Título: Relatos para dormir... o no.
Autor: Juan Marín Hernández.
Editorial: Bubok (autopublicación).
Año de publicación: 2012
Formato: Rústica.
Nº páginas: 62.
Género: Terror.

Sinopsis:

"RELATOS PARA DORMIR O NO" es una serie escrita de terror compuesta de tres relatos. En esta trilogía contiene un único enlace entre ambas, y es... el terror.

Argumento:

Al tratarse de una serie de tres relatos, y puesto que no os hablé de ellos en la entrada anterior, os los voy a ir desgranando brevemente uno por uno:

"Cierra la reja"

El relato que abre la saga está basado en una historia real que le ocurrió al autor hace algunos años. Nos narra la historia de tres jóvenes que, tras volver de fiesta, se percatan de que alguien, escondido entre las brumas propias de la noche, les persigue, con la intención de hacerles a saber qué... Es un relato en el que predominan las sensaciones de miedo e inseguridad de sus protagonistas durante todo el trayecto que los dirige a casa, y también de una vez dentro y, supuestamente, a salvo.

"El aljibe"

Este relato integra dos pequeñas historias entrelazadas. Por un lado narra la historia de una familia, acaecida hace bastantes años, a los que les sobrevino la tragedia de una forma inesperada, arrebatándoles a su integrante más querido. Por otro lado nos cuenta como dos ciclistas a los que sorprende una tormenta solo consiguen encontrar como refugio un aljibe, del que extraen un objeto que no debió salir jamás de allí. En ambas historias hay un nexo común que las une: el aljibe y el misterioso objeto, un objeto perteneciente a la persona que misteriosamente desapareció en la primera historia y que vuelve para reclamar lo que es suyo.

"El camino de vuelta"

El tercer y último relato de este libro nos cuenta la historia de un comercial que, de vuelta a casa, sufre un pequeño percance en el coche. Cuando sale del vehículo para pedir ayuda y ponerlo de nuevo en funcionamiento, comprueba que está en un paraje totalmente desconocido, extraño. Y no solamente es extraño el lugar que lo rodea, sino la gente que va encontrando y los sucesos que van ocurriendo. Y será testigo de un escalofriante suceso que conducirá a un inesperado final.



Opinión personal:

Como ya os adelanté en la entrada de presentación, la temática del libro, pese a ser de terror tampoco es de esos libros que calan tan hondo en la mente del lector como para perturbarlo e impedir su sueño, sino que es un poco más suave, es decir, que los más reticentes al género pueden leerlo tranquilamente. Respecto a la forma de escribir del autor no me voy a meter puesto que ya os lo comenté y el formato del libro en cuestión, bueno, veréis, yo he leído el manuscrito original, no tengo el gusto de haber visto el libro físicamente. Os puedo comentar como mucho la portada.

Ya sabéis que las opciones que permite Bubok (y si no lo sabéis ya os lo digo yo) en cuanto a portadas son bastante limitadas, pero entre estas opciones está la de insertar tu propia portada, hecha por ti mismo, en el archivo del libro. Ésta es la opción que ha escogido el autor para su libro. En este caso, la portada consta de un fondo negro en el que se vislumbra una puerta abierta y una silueta, para darle un aire más misterioso. Sobre este fondo negro se encuentran las tres imágenes que (supongo que dentro del libro también, al menos en los archivos que a mí me envió el autor venían) ilustran como portada cada una de las historias que lo componen. Si os soy sincera, la portada a mí no termina de convencerme, pero al ser un libro autopublicado tiene solución, no es algo excesivamente grave. Pero el que no me guste la portada no quiere decir nada... recordemos que en la reseña de El médico, de Noah Gordon, ya os expliqué que la portada me parecía horrible, de un mal gusto tremendo, e increíblemente sosa, y a día de hoy es una de las mejores novelas que he leído.

Así que una vez comentado esto, paso directamente a exponeros mi opinión sobre el argumento de los relatos, que es lo más importante.

Cuando lees este libro te percatas, mientras avanzas por sus páginas, de la gradual progresión del autor (pues esa es la finalidad con la que escribió estos relatos). Así iremos notando como el primer relato, "Cierra la reja", es el más sencillo de los tres y el más "light". Es la historia que quizá menos miedo dé.

La segunda "El aljibe", para mi gusto es la mejor de todo el volumen. Es una historia original, bien construida y con un final inesperado y no cerrado. De hecho le comenté al autor que esta historia podía dar mucho más de sí, es una historia que daría para escribir otro relato a modo de continuación o del que incluso se podría sacar una novela, la cuál yo leería, por supuesto, pues ya os digo que esta historia es bastante buena.

El tercer y último relato "El camino de vuelta" es el que más se asemeja a la idea que todos podemos hacernos de relato de terror. Mientras lo lees podrías incluso hacerte a la idea que estás viendo un capítulo de las series éstas americanas que hacen con distintas historias independientes, no sé si me entendéis, es más cinematográfico. Esto tiene su lado bueno y su lado malo: por un lado favorece a la imaginación del lector, que es capaz de proyectar más fácilmente en su mente lo que está leyendo, claro indicio de la buena narración y la descriptiva presente en el texto, lo que ayuda a que el recuerdo que una vez finalizada la lectura, perdure mucho mejor en la memoria y el recuerdo de éste sea más grato. El lado "menos bueno" es que el hecho de ser tan cinematográfico puede llevar a comparaciones y a típicos tópicos. A mí en todo caso, guiones, series o tópicos aparte, me ha gustado bastante esta historia, sobre todo la ambientación, que ya sabéis que es algo en lo que suelo fijarme bastante a menudo.

Concluyendo, que ya me estoy enrollando demasiado: "Relatos para dormir... o no" es un libro que se lee fácilmente y bastante rápido porque es muy cortito, ideal para echar una tardecita entretenida en casa. Y yo que he leído los dos (el próximo os lo traeré en unos días) puedo adelantaros que, de seguir en esta línea, y con la destreza que indudablemente da la experiencia y los años Juan Marín Hernández podría ser un autor a tener en cuenta en un género tan olvidado en España como es el terror.

Valoración global: 7/10 (Notable).

Puedes comprar este libro aquí:

Relatos para dormir... o no


(Imágenes cedidas por el autor. Mi agradecimiento a Juan Marín Hernández por su confianza en mí y por facilitar su obra para la reseña en el blog).

martes, 2 de abril de 2013

Conociendo nuevos autores: Juan Marín Hernández


¡¡Buenas tardes !!

Hoy os traigo una entrada un tanto inusual en este blog, y es que yo no soy muy amiga de temas publicitarios (supongo que no tengo que remitiros a la entrada de la publicidad literaria), pero como ya os comenté en su día, si el autor es educado en las formas y no recurre a echarle morro (como desgraciadamente siguen haciendo much@s) a mí no me importa hacer una entrada promocional, siempre y cuando el género o la obra en cuestión me interese mínimamente. Tal es el caso de la entrada que os hice hace nada de la presentación de Raquel Antúnez, o de otro autor que os presentaré en breve (aparte del que os traigo hoy jeje).

Pero esta entrada no me la ha pedido nadie, la hago porque me da la gana y punto jeje. Y es que vengo a presentaros a un autor novel, que acaba de autopublicar su segundo libro. Un autor que tuve la oportunidad de conocer hace cosa de año y medio aproximadamente (aunque por motivos ajenos a la literatura) y hoy vengo a presentaros para que ustedes los conozcáis también, pero ahora sí, en su faceta literaria. Estoy hablando de JUAN MARÍN HERNÁNDEZ.



Juan Marín Hernández nació en Roquetas de Mar (Almería), el 3 de Agosto de 1981. Un día decidió escribir una novela con tintes históricos, mezcla de ficción y realidad, en honor a su abuelo, que llevará por nombre "La sombra del recuerdo". En los distintos parones que ha ido realizando con el fin de documentarse, ha escrito una serie de relatos de terror, que ha publicado bajo el título de "Relatos para dormir... o no".

Como la biografía es un poco breve (más bien mucho, pero tratándose de un autor novel no hay mucho de dónde rascar) os hablaré un poco de como es la prosa de Juan Marín, aunque tampoco quiero meterme mucho para no destriparos las obras, que os reseñaré en breve. Teniendo en cuenta que es autor novel y que decidió escribir estos relatos para adquirir mayor destreza a la hora de expresarse en la redacción de su novela (hecho muy inteligente por su parte) he de deciros que conforme vas avanzando en la lectura de los relatos puede apreciarse bastante progresión. Aún puede mejorar mucho, obviamente, eso es algo de lo que no se libra nadie, ni siquiera los autores ya consagrados.

Su prosa es sencilla y bastante fluida, intercalando narración omnisciente en tercera persona con abundante diálogo entre los personajes. Esto podría resultar un tanto pesado para algunos lectores porque generalmente cuando nos encontramos una novela con predominante diálogo tendemos a involucrarnos menos en el argumento, como que descentra un poco, aunque no estamos ante un caso así. Sí, hay mucho diálogo pero no impide el seguir la trama perfectamente.

Como ya os he adelantado anteriormente, Juan Marín Hernández tiene dos obras, ambas autopublicadas a través de la plataforma Bubok. Se trata de dos libros de relatos:

* Relatos para dormir... o no.



El primero de ellos consta de tres relatos de mediana extensión, pertenecientes al género de terror. Tampoco quiero meterme a explicaros mucho, ni a exponer mi opinión en esta entrada por el hecho de que os traeré la reseña en tres o cuatro días pero, para quién le pueda echar para atrás el hecho de que la temática de los relatos sea el terror, he de deciros que tampoco son excesivamente escalofriantes, es decir, que los más reticentes a este género podéis atreveros a leerlos, que podréis dormir por la noche tranquilamente.

Los tres relatos de los que consta esta serie son:

- Cierra la reja (basado en un hecho real).
- El aljibe.
- El camino de vuelta.

* Dados sangrantes - Relatos para dormir... o no.



El segundo libro también está incluido en la serie "Relatos para dormir... o no", aunque es un poco diferente del primero. Mientras que en el primero los relatos son independientes entre sí, en esta segunda entrega, que consta también de tres historias, un poco más extensas que en el volumen anterior, existe un nexo de unión entre ellas, continúan la misma historia.

También se diferencian en cuanto a la temática. Aunque siguen perteneciendo al género de terror, el autor va dotando la trama de ciertos matices que podrían englobarse en otros géneros. Así, el relato con el que se inicia la historia, tiene un marcado carácter histórico mezclado con ese halo de misterio y, los dos siguientes, adquieren un aire policiaco, negro.

Los relatos que integran este segundo volumen son:

-De vuelta a los refugios.
-Tras la zona de juegos.
- La eterna juventud.


(Fotografías proporcionadas por el autor)