viernes, 30 de agosto de 2013

Futilidad. El hundimiento del Titán - Morgan Robertson.

Hace unos días os contaba la curiosa historia de Morgan Robertson y os informaba que en breve os traería la reseña de su obra "Futilidad, o El hundimiento del Titán", que es precisamente lo que os traigo hoy. Como os presenté al autor en la entrada anterior no voy a repetirme pero, si alguien no la leyó y está interesado en conocer algo más sobre éste podéis informaros en el siguiente enlace:

Morgan Robertson

Así que sin más demoras, pasamos a la reseña.


Título: Futilidad o El hundimiento del Titán.
Autor:Morgan Robertson.
Editorial: Nórdica Libros.
Año de publicación: 2012 (en este punto siempre hablo de la edición que leo).
Formato: Ebook.
Nº páginas: 101.
Género: Acción, aventuras.
ISBN: 978-84-15564-08-9.

Sinopsis.

El Titanic se hundió hace 100 años. Publicamos ahora uno de esos curiosos libros que han atraído a muchos lectores a lo largo del siglo XX, ya que fue escrito catorce años antes del famoso naufragio y cuenta una historia prácticamente idéntica: un transatlántico llamado Titán se hunde en las aguas del océano Atlántico al chocar con un iceberg. El Titánic se parece de manera desconcertante al Titán que Robertson creó en la ficción: coinciden incluso en peso, longitud y capacidad de pasajeros. También en que el Titán era un buque con exceso de lujos que llevaba una cantidad insuficiente de botes salvavidas. Algunos creen que se trata de una mera casualidad y otros que el autor escribió un libro premonitorio de lo que sucedería años después, lo que dota al texto de un claro interés histórico. Morgan Robertson fue un visionario, como Jules Verne, a quien sin duda nos recordará estilísticamente esta novela.


Argumento.

El Titán es un lujoso y gigantesco buque, dotados de compartimentos estancos que lo hacían prácticamente insumergible. En su viaje inaugural, un trayecto que cubre Inglaterra - Nueva York, choca contra un iceberg y se pierde en las aguas del océano atlántico para siempre. El Titán estaba dotado de insuficientes botes salvavidas, por lo que las víctimas fueron muy numerosas.

A bordo del Titán, enrolado en la tripulación, encontramos a John Rowland, un antiguo oficial marino, atormentado por su vida pasada y sus problemas con el alcohol, que será el protagonista de esta historia. Entre los pasajeros coincide con Myra Gaunt, pasajera de primera clase, con la que mantuvo una relación amorosa en el pasado, que viaja con su marido y su pequeña. Allí se verán envueltos en un triángulo amoroso un tanto raro.

Una madrugada, y con Rowlando como testigo, el Titán colisiona contra un iceberg. Como resultado de este choque el buque naufraga en mitad del Atlántico. Pero nuestro protagonista escapará milagrosamente (varias veces además) de las garras de la muerte, hasta ser rescatado.

Tras esto, se abrirá una fiera lucha entre las compañías de seguros, los intereses de la flota naviera, víctimas e implicados en el choque. ¿Quién fue el culpable del choque y posterior naufragio de aquel buque insumergible?

Opinión personal.

Como ya os dije en la entrada anterior, este libro me llamó por simple curiosidad, debido a las "casualidades premonitorias" con la tragedia del Titanic. Que decir que me esperaba otra cosa leyendo esta novela, quizá una historia más dramática, más centrada en el hundimiento del barco y la catástrofe. Lo que no quiere decir que el hundimiento ya de por sí no fuese una catástrofe, sino que me esperaba un papel más amplio del mismo a lo largo de la novela. Y Morgan Robertson toca este temá más bien de pasada diría yo.

Las descripciones son vagas, imprecisas, lo mínimo para dar una ligera idea al lector, y la acción, al menos para mí, aparte de algunos hechos bastantes raros, me ha parecido poco envolvente, en algunos pasajes incluso aburrida. Si bien es verdad que el estilo pretende evocar a las novelas de Julio Verne, "Futilidad, o el hundimiento del Titán" dista bastante de parecerse a éstas.


¡ATENCIÓN SPOILER! No leas los siguiente párrafo (en cursiva) si pretendes leer esta novela:

De hecho, el barco está más que hundido antes de completar la primera mitad de la novela, y gran parte de la acción transcurrida en esas páginas nos habla de John Rowland, su adicción al alcohol, su antiguo noviazgo con Mary y ese fugaz reencuentro a bordo del buque. Después acontece la colisión en la que Rowland escapará vivo, para subirse al iceberg (esta parte es surrealista total), con la hija pequeña de Mary, de la que tratará de ganarse su confianza. Al final, con acampadas al más puro estilo esquimal y luchas con osos polares (sí, sí, tal como leéis), John y la pequeña serán rescatados.

Posteriormente, casi la segunda mitad de la novela transcurre entre declaraciones del personal de servicio en el momento del choque, juicios y temas burocráticos.

Es una novela corta, por lo que se lee en una tarde, pero en mi opinión, merece la pena únicamente por el tema morboso de la casualidad.

Valoración global: 1/5.

0 comentarios:

Publicar un comentario