domingo, 28 de julio de 2013

El principito - Antoine de Saint-Exupéry

Hoy os traigo una reseña muy especial. En realidad es una reseña como cualquier otra de las que os traigo habitualmente, pero éste libro para mí es muy especial, porque me lo regaló un gran amigo en un momento especialmente duro para ambos. Un libro que, a diferencia de la gran mayoría de personas, yo no leí en mi infancia, sino que lo leí ya pasada la frontera de los veinte años y desde entonces habré leído como siete u ocho veces (últimamente procuro leerlo todos los años).

Antoine de Saint-Exupéry.


Novelista y aviador francés (Lyon, 1900 - mar Tirreno, 1944). Tercero de los cinco hijos de una familia aristócrata. Vivió una infancia, aunque perdió a su progenitor a la edad de cuatro años. Estuvo muy ligado a su madre, cuya sensibilidad y cultura lo marcaron profundamente, y con la que mantuvo una voluminosa correspondencia durante toda su vida.

Su interés por la mecánica y la aviación se remonta a la infancia: recibió el bautismo del aire en 1912 y esta pasión no lo abandonó nunca. Después de seguir estudios clásicos en colegios católicos, preparó en París su entrada en la Escuela naval, pero no logró su objetivo y se inscribió en Bellas Artes. Aprendió el oficio de piloto durante su servicio militar en la aviación, pero la familia de su novia se opuso a que se incorporara al ejército del aire, por lo que se resignó a ejercer diversos oficios, al tiempo que frecuentaba los medios literarios. Sus experiencias como piloto fueron a menudo su fuente de inspiración.

El año 1926 sería contratado como piloto de línea para una sociedad de aviación. A partir de entonces, a cada escala del piloto correspondió una etapa de su producción literaria, alimentada con la experiencia. Mientras desempeñaba el cargo de jefe de estación aérea en el Sahara español, escribió su primera novela, "Correo del Sur" (1928).

Después se trasladó a Buenos Aires, al ser nombrado director de la Aeroposta Argentina, donde tuvo la misión de organizar la red de América Latina. Éste sería el marco de su segunda novela, "Vuelo nocturno". En 1931, la bancarrota de la Aéropostale puso término a la era de los pioneros, pero Saint-Exupéry no dejó de volar como piloto de prueba y efectuó varios intentos de récords, muchos de los cuales se saldaron con graves accidentes: en el desierto egipcio en 1935, y en Guatemala en 1938.

En los años treinta multiplicó sus actividades: cuadernos de invención, adaptaciones cinematográficas de Correo del Sur en 1937 y de Vuelo nocturno en 1939, numerosos viajes (a Moscú, a la España en guerra), reportajes y artículos para diversas revistas... Durante su convalecencia en Nueva York, después del accidente de Guatemala, reunió los textos ya publicados en un volumen que se denominó "Tierra de hombres" (1939).

Durante la Segunda Guerra Mundial luchó con la aviación francesa en misiones peligrosas. Con la caída de Francia marchó a Nueva York, donde contó esta experiencia en "Piloto de guerra" (1942). En Estados Unidos se mantuvo al margen de los compromisos partidistas, lo que le atrajo la hostilidad de los "gaullistas". Su meditación se elevaba por encima de la historia inmediata: sin desconocer las amenazas que la época hacía pesar sobre el "respeto del hombre", como lo relata en "Carta a un rehén" (1943), optó por la parábola con "El principito" (1943), una fábula infantil de contenido lirismo e ilustrada por él mismo, que le dio fama mundial.

A partir de 1943, pidió incorporarse a las fuerzas francesas en África del Norte y retomó las misiones desde Cerdeña y Córcega. En el transcurso de una de ellas, el 31 de julio de 1944, su avión desapareció en el Mediterráneo. Los cientos de páginas de "La ciudadela", suma alegórica que permaneció inacabada, fueron publicadas póstumamente en 1948.


Título: El principito.
Autor: Antoine de Saint-Exupéry.
Editorial: Publimexi (Editores Mexicanos Unidos S.L.).
Año de publicación: 2004 (10ª edición).
Formato: Bolsillo, tapa blanda.
Nº páginas: 127.
Género: Fábula/Cuento ilustrado.
ISBN: 968-15-0083-0.

Sinopsis.

Obra poética escrita en prosa. El contenido tiene una forma armónica, que surge de su inagotable y profunda poesía, de los sentimientos, del amor a la vida, a la naturaleza y al hombre.

Saint-Exupéry escribe este canto de amor y ternura sin igual dirigido a los adultos, aunque posiblemente sean los niños los que puedan entender su bellísimo mensaje.

Desde un pequeño asteroide, muy lejos de nuestro planeta que lucha por sobrevivir, brilla la imagen de este dulce niño tratando de rescatar los mejores sentimientos humanos olvidados.


(Extraída de la contraportada del libro).

Argumento.

El argumento de esta obra creo que es sobradamente conocido por tod@s pero, como la sinopsis de la edición que yo poseo, que es la que os he colgado justo encima de estas palabras, es poco explícita en cuanto a dicho argumento, lo resumiré brevemente por si alguien que llegue aquí no tiene idea alguna de lo que nos cuenta. Aviso que con toda seguridad, mi resumen no le hará justicia.

En un asteroide muy lejano vive un niño de cabellos dorados, cuidando de su pequeño planeta, en el que habita solo. No posee mucho: tres volcanes y una rosa. Una rosa parlante, bastante antipática con él por cierto. Un día, este niño, siente la necesidad de tener un amigo, por lo que decide abandonar su planeta e ir a buscarlo. Así va pasando por distintos planetas cercanos al suyo, encontrando a distintos individuos, todos adultos, con distintas preocupaciones y ocupaciones. Pero ninguno interesado (ni capacitado) para ser amigo del pequeño.


En un momento del viaje nuestro pequeño amigo llega a la Tierra, donde encontrará lo que busca, pero donde también se dará cuenta de la importancia que tiene para él lo que dejó atrás, por lo que decide volver a casa.

Opinión personal.

Creo que soy una de esas pocas personas que no leyó este libro en su infancia. Y es que, erróneamente, siempre se ha pensado que esta obra iba destinada a los niños. No quiero decir que los niños no puedan leerlo, obviamente si pueden y lo entenderían sin problemas, puede que incluso mejor que algunos adultos. Pero en la dedicatoria, el mismo autor pone de manifiesto que está dedicado a un adulto. De hecho, más que para los niños, su mensaje va destinado a los adultos.

La primera vez que leí "El principito" (lo releo todos los años) ya hacía bastantes años que había dejado atrás la infancia. Tenía más de veinte años. Y este libro me removió por dentro. Porque pese a su brevedad, es un libro plagado de lecciones, rebosante de optimismo, buena voluntad y grandes verdades, todo ello contado de la forma más bella que existe: visto a través de los ojos de un niño, esos seres puros, incorruptos, que ven las cosas tal y como son, sin dobles sentidos, engaños ni contrariedades. Por eso es un libro para adultos, porque su mensaje va enfocado a hacernos meditar lo que hemos perdido con el paso de los años, a mostrarnos las preocupaciones (algunas bastante absurdas) que acusamos día a día, y a tratar de hacernos ver la vida con otros ojos, desde la perspectiva que la ven los niños y hacernos, en la medida de lo posible, mejores personas.


Os decía cuando comenzaba esta entrada que esta reseña sería un poco distinta, pero es porque "El principito" es un libro distinto, un libro especial, un libro que yo releo todos los años, para no olvidarme de ver la vida de esa manera que Antoine de Saint-Exupéry quiso enseñarnos, para alejarme un poco de esa adulta y sus preocupaciones a veces un tanto irracionales y acercarme más a la niña que hace mucho fuí. Con esto creo que sobran las palabras y no tengo que deciros mucho más ¿no? Un libro que TODOS, SIN EXCEPCIÓN, deberíamos leer pausadamente, sin prisas y saboreándo cada una de sus palabras, al menos una vez en la vida, una pequeña joya que deberíamos albergar en nuestras bibliotecas... y en nuestros corazones.

Valoración global: 5/5 (Imprescindible, debes leerlo sí o sí).

lunes, 22 de julio de 2013

Lectura conjunta "La suerte de las marionetas".


Los que leáis esta entrada y tengáis un blog de los que sigo y visito asiduamente sabréis que, por motivos laborales, he tenido que hacer varios viajes express de varios días, que me han mantenido alejada de la blogosfera (eso de mirar el blog en el móvil aún no lo domino :P), por lo que llevo un retraso considerable (esto... ejem.. cinco semanas) en la lectura de entradas del resto de blogs. Sí, habéis leído bien, estoy leyendo y comentando entradas que fueron publicadas hace cinco semanas (¿os he dicho alguna vez que soy un absoluto desastre? jeje). Pues bien, debido a este gran retraso que llevo en cuanto a lecturas de blogs amigos, son muchas las iniciativas que me estoy perdiendo (y más que me perderé seguramente). Pero ha habido una para la que se han alineado los planetas y me han permitido llegar a tiempo, incluso más de un mes después.

Se trata de una lectura conjunta que me llamó la atención de inmediato, aún sin leer sinopsis ni nada, solamente me bastó ver el título y la portada, "La suerte de las marionetas" de Lucas Barrera, organizada por la también escritora (de la que ya os he hablado en varias ocasiones y que muchas conoceréis sin duda) Raquel Antúnez en su blog Contra los límites.


"Un desconcertante asesinato ha tenido lugar en Tallin, Estonia. La agencia de investigación ASSE ha enviado a uno de sus detectives a investigar para el gobierno estonio. Pero no durará mucho allí, Dean Rives ha visto tiempos mejores y la compañía no tardará en enviarlo a una extraña misión en la otra punta del mundo. Sin embargo, los asesinatos no han hecho más que empezar y por algún motivo el protagonista parece estar relacionado con ellos.

Engaños, misterio o conjuras son algunos de los ingredientes de esta trepidante novela en la que nada es lo que parece y en la que todo es posible".


Si me entraron ganas de leerla solo con verla, imaginaos tras leer la sinopsis y ver el excelente book tráiler que han montado para promocionarla. Por eso, como el margen para apuntarse a la lectura conjunta (aún estáis a tiempo, las reseñas comenzarán a publicarse en Septiembre) no lo he dudado ni un segundo.

Los requisitos para participar en la lectura conjunta son bastante fáciles de cumplir, puedes consultarlos (y apuntarte a la lectura conjunta si lo deseas) en el siguiente link:

La suerte de las marionetas - Lucas Barrera

o pinchando en el banner que encontrarás en la barra lateral derecha de este blog. Y tu ¿quieres desentrañar "La suerte de las marionetas"?

domingo, 14 de julio de 2013

Literatura y Palomitas (2): Los tres mosqueteros (1948).


¡Buenas tardes!

¿Que tal lleváis el fin de semana? Espero que bien y reponiendo fuerzas para afrontar la nueva semana, y si ya sois de l@s afortunad@s que están de vacaciones pues aprovechándolas al máximo. Hoy os traigo una nueva entrega de aquella sección que os presente hace mucho y que tenía totalmente abandonada, "Literatura y Palomitas".

¿Recordáis en qué consistía? Eran una especie de "reseñas" de películas basadas en novelas que ya han sido reseñadas en este blog. En la primera entrega os traje la crítica de "El diario de Noah" y en esta segunda entrega os traigo una de las distintas adaptaciones que a lo largo de los años se han hecho de "Los tres mosqueteros" de Alexandre Dumas, concretamente de la película de 1948.


Título: Los tres mosqueteros.
Año: 1948.
Duración: 128 minutos.
País: Estados Unidos.
Director:George Sidney.
Reparto: Gene Kelly, Lana Turner, June Allyson, Frank Morgan, Van Heflin, Robert Coote, Angela Lansbury, Vincent Price, Reginald Owen, Gig Young.
Productora: Metro-Goldwyn-Mayer.
Género: Aventuras, acción. Drama romántico.
Premios: Nominada al Oscar "Mejor fotografía" (Color).


Crítica de la película.

Nos presentan a Dartagnan como un pueblerino del que todos se burlan (un poco zafio sí que es la verdad). La acción se sucede muy rápido pero teniendo en cuenta el grueso de la novela y la duración de la película (poco más de dos horas) es normal…

La película tiene algunas notas de humor (el caballo es para verlo jeje). El personaje de Dartagnan está extraordinariamente interpretado por Gene Kelly, que ha captado la actitud chulesca del gascón y ejecutado a la perfección. He de confesar que he disfrutado como una enana en la escena del duelo de Dartagnan con Cussac, muy divertido.

Si bien cuando terminé de leer la novela, lo hice convencida que mi personaje preferido era el de Athos pues pese a sus defectos: bebedor en exceso, taciturno, serio y melancólico demasiado a menudo, se nos muestra como un hombre con muchos valores, para el que la amistad y el respeto hacia sus semejantes está por encima de todo, de una bondad infinita e inexistente ambición, en la película el que me ha cautivado es Dartagnan sin duda. También es cierto que al tener que eliminar muchos pasajes del libro en la adaptación a la película, casi toda ella gira en torno del guardia gascón, lo que hace más normal la simpatía que se le toma.


Pero no todo iba a ser bueno por supuesto. Durante la película se nota en varias ocasiones el escaso realismo de muchos aspectos y acciones, en parte causados por el pensamiento social de la época en la que fue rodada, y los escasos recursos con los que la industria cinematográfica contaba por aquella época. Hablo de los falsos besos, las estocadas que supuestamente atraviesan al rival (en alguna ocasión se ve descaradamente el truco de insertar la hoja entre el cuerpo y el antebrazo, que sin lugar a duda todos, o al menos los que hayamos jugado con nuestros hermanos varones mayores a espadachines en nuestra niñez, habremos ejecutado), los planos cortos a galope tendido o los cantosos decorados de papel pintado, que se notan especialmente en la escena en la que Dartagnan avanza por los techos del palacio de Versalles para entregar los herretes de diamantes a la reina. Además de algún gazapo, que también lo hay. Pero sin duda todo esto es perdonable debido a la época de la que data la película, además de ser paliada por la exquisitez del vestuario y la magistral interpretación de los actores que han conseguido transportarme a la época de la novela.

¿Cuál es el gazapo? En el viaje a Inglaterra para recuperar los herretes de diamantes, Dartagnan vuelve a enfrentarse a Cussac. Durante este enfrentamiento, el gascón abate de una estocada en el estómago al guardia de Richelieu, que yace muerto en el suelo. Dos minutos más tarde vuelve a salir luchando con su espada contra el mismísimo Dartagnan, vivito y coleando, y sin una gota de sangre en su camisa blanca, siendo vencido por segunda vez pero en condiciones bien distintas.


En cuanto a la fidelidad de la adaptación cinematográfica con respecto a la novela os diré que la primera mitad de la misma es bastante fiel, un poco rápida en cuanto a la sucesión de pasajes pero respetuosos con la trama original. En la segunda mitad comienzan a aparecer ciertas escenas bien distintas al argumento, algunas incluso inexistentes. Tales son los casos como la fugaz boda entre Dartagnan y Contanza Bonacieux, que no llega a producirse en la novela o la misión de Constanza en Inglaterra como carcelera de Milady en el castillo del Conde de Buckinham, cuando si leéis la novela comprobaréis que Milady (Lady de Winter) es apresada y encarcelada en el castillo de Lord de Winter, su cuñado, siendo éste mismo, junto con sus tropas, sus guardas y carceleros. Sobra por tanto decir que, como os podréis imaginar, la muerte de Constanza se produce en un escenario bien distinto del original, puesto que en la novela Madame Bonacieux no atraviesa jamás las fronteras de Francia.

Como conclusión final os diré que la versión de 1948 de "Los tres mosqueteros" me ha parecido una buena adaptación de la novela de Alexandre Dumas, idéntica en cuanto al dinamismo del argumento, con varias notas de humor a lo largo de la misma, una estupenda interpretación de los actores y una ambientación y vestuario impecable, lo que consiguen dotarla de ese encanto que a día de hoy tienen las películas antiguas. Como os podéis imaginar ya, a mí esta adaptación cinematográfica me ha encantado, la he disfrutado muchísimo, además de mostrarme a un actor al que yo jamás había visto actuar (sí, aunque parezca increíble, nunca había visto una película de Gene Kelly) y del que sin duda procuraré ver más de sus obras. Ignoro si me decidiré a ver el resto de adaptaciones cinematográficas de esta novela en un futuro (de momento para esta sección del blog no las tengo apuntadas porque tengo más películas pendientes por reseñaros), pero si así lo hiciese, tienen que superar un listón bastante alto.

Valoración global: 5/5 (No dejes de verla, es increíble).