lunes, 11 de marzo de 2013

Veinte años después - Alexandre Dumas.


Como ya sabéis, hace poco más de un año releí (y reseñé) la primera entrega de la saga Los Mosqueteros de Alexandre Dumas padre, "Los tres mosqueteros", y como ya os comenté, es un libro que recomiendo encarecidamente a todo el mundo, ideal para cualquier edad y la obra idónea para iniciarse con los tan temidos Clásicos, una novela que se disfruta muchísimo aunque sea una relectura.

Y también os comenté que mi intención era continuar la saga, pues yo me había plantado con la primera parte de la trilogía y no me había atrevido con las otras dos... Pues bien, de momento he continuado con la segunda, pero la tercera me da un poco de miedito la verdad... seguramente la termine leyendo, sobretodo porque uno de mis retos personales es ir terminando sagas que tengo comenzadas, pero tengo que mentalizarme primero jejeje. De momento, aquí os dejo la reseña de la continuación de "Los tres mosqueteros".

El autor es sobradamente conocido pero, si alguien quiere recordarlo, puede leer la presentación que ya hice de él en la reseña de la primera novela de la saga pinchando aquí.


Título: Veinte años después.
Autor: Alexandre Dumas.
Editorial: Ediciones Nauta S.A.
Año de publicación: 1970.
Formato: Tapa dura.
Nº páginas: 966.
Género: Clásicos.

Sinopsis.

Tras un largo rato buscando en la red y ante la inexistente sinopsis de una calidad medio decente, tal y como hice con la primera parte de la saga me aventuro yo a redactar mi propia sinopsis de la obra (a ver que tal sale).

Veinte años han transcurrido desde los hechos acaecidos en Los tres mosqueteros, veinte años durante los cuales cada uno de los cuatro amigos ha optado por seguir un camino distinto. Pero el pueblo francés amenaza con sublevarse, lo que hará que los cuatro amigos vuelvan a unirse para defender el honor de sus gobernantes. Aunque no todo van a ser cuestiones políticas... el hijo de Milady, ya adulto, ha viajado hasta Francia dispuesto a encontrar a los que acabaron con su madre y vengar su muerte...

Argumento.

Veinte años después de haber sido nombrado capitán de mosqueteros, la vida de D´artagnan ha cambiado mucho, pero no se parece demasiado a la vida que él imaginó siendo un jovenzuelo. Sus amigos, fueron gradualmente abandonando el cuerpo de mosqueteros, uno por uno, para dedicarse a otros menesteres, quedándose él solo al servicio del rey.

Athos se retiró a sus tierras, en el Condado de La Feré; Porthos se casó y, tras enviudar, retiróse a unas tierras que poseía ejerciendo allí su labor como terrateniente y Aramis, tomó los hábitos, dedicándose a la vida religiosa aunque no sin abandonar definitivamente su anterior vida.


La situación política en Francia se ha vuelto insostenible. Tras la muerte del rey Luis XIII, asciende al trono su hijo, Luis XIV, pero debido a su minoría de edad, ejerce la regencia su madre, Doña Ana de Austria. Ésta, entrega las riendas del poder a Mazarino, el cardenal sucesor de Richelieu, con el que se rumorea que mantiene una relación. Mazarino es italiano, y esto no agrada al pueblo francés, que no está dispuesto a que un extranjero tome las decisiones concernientes a su país.

A cargo de estas revueltas de los ciudadanos parisinos contra Mazarino se encontrará el Conde de Beaufort, que ha pasado años encerrado en una cárcel parisina con el objetivo de evitar una acción contra el gobierno del país, puesto que el Conde difiere con Mazarino en cuanto a su forma de gobernar (enmascarada por la regencia de Ana de Austria). Tras la huida del señor de Beaufort de la cárcel (ayudado por el ingenio de varios de nuestros antiguos amigos de la novela anterior), comienza una incansable batalla entre los hombres del Conde y las tropas de Mazarino para hacerse con las riendas del país, una batalla que enfrentará a los cuatro mosqueteros por diversos motivos.

Por otro lado, el hijo de Milady viaja hasta Francia, con la excusa de apoyar al cardenal en su lucha por controlar a los ciudadanos y mantener el gobierno de la nación, aunque su verdadera intención es encontrar a los responsables de la muerte de su madre y vengarla. Y esto pondrá en más de un aprieto a los cuatro amigos.

También conoceremos a Raoul, un joven muy vinculado a Athos, ya que ha crecido bajo su protección y, aunque su papel en esta segunda entrega no es demasiado extenso, se trata de un personaje importante, puesto que es nombrado Vizconde de Bragelonne, y teniendo en cuenta que así se llama la tercera novela de la saga, podemos figurarnos por donde van a ir los tiros ¿no?

Opinión personal.



Como dice el refrán... donde dije digo, digo Diego... Y es que si mi reseña de la primera parte de esta saga obtuvo muy buenas críticas por mi parte, la segunda no va a correr la misma suerte. No es que la historia esté mal sino que a mí particularmente, tanta política acumulada en sus páginas y descrita de la manera que lo ha hecho Dumas en esta segunda entrega me ha aburrido muchísimo. Si la primera parte no daba tregua al lector porque la acción continuaba en todas y cada una de sus páginas con nuevos duelos y aventuras, "Veinte años después" se caracteriza justamente por lo contrario, es un libro mucho más pausado, en el que cobran mayor relevancia las intrigas políticas, en detrimento de la aventura. Y esta situación se mantiene a lo largo de casi toda la novela.

Sin embargo, el monótono ritmo de la narración cambia completamente cuando la trama se centra en la venganza del hijo de Milady y su persecución a los mosqueteros. En ese momento mi interés hacia la novela cambió totalmente, recordándome en ciertos aspectos a la primera novela y lo que disfruté con ella. Lástima que estas páginas ocupen una mínima parte de la trama.

En definitiva, a mí, "Veinte años después" me ha parecido una novela bastante aburridilla, aunque conozco a gente que le ha gustado incluso más que la primera parte, pero como habréis comprobado, en los tiempos que estamos, no me motiva mucho leer sobre política, aunque ésta se sitúe en pleno siglo XVII.

Valoración global: 6.5/10

3 comentarios:

Carmen dijo...

Ya sabes, el dicho,"Nunca segundas partes...". Una pena!
Besines,

Unknown dijo...

Sobre todo se escribe así, separado. Si lo escribes todo junto, se trata de una prenda de vestir. Ojo con la ortografía cuando se escriben críticas literarias...de clásicos.

Andrea Stoica dijo...

Lastima que no te gustara tanto, yo lo ame con todo mi corazón.

Publicar un comentario