jueves, 2 de agosto de 2012

Momento off-topic: Itálica - Placeres Nocturnos.


¡¡Buenas tardes bloggers!!

Perdonad mi ausencia (¡¡dos semanas sin actualizar!!) pero es que me he incorporado a mi nueva empresa (¿Os había dicho que cambiaba de trabajo? no, creo que no) y he tenido unos días bastante ajetreadillos (ahora ve y habla con recursos humanos, firma la baja voluntaria, devuelve los uniformes, apúntate al paro, ve y firma el contrato en la nueva empresa, firma el finiquito en la antigua, diversos cursos de formación para aprender todo lo relacionado a tu puesto... total, que no he parado ni un minuto) y no tenía tiempo ni para asomarme por aquí.

Hoy os traigo una entrada que, muy relacionada con los libros no está que digamos, aunque indirectamente sí podríamos relacionarla pero bueno, os la traigo básicamente porque se me ha antojado jejeje.

Días antes de sumergirme en la vorágine que ha supuesto mi cambio profesional tuve la oportunidad de asistir a una de las visitas guiadas que el complejo arqueológico de Itálica, situado en Santiponce (Sevilla) viene organizando desde hace unos cuantos años.


Para quién no lo sepa, el complejo arqueológico contiene los restos que quedan de la ciudad romana de Itálica, donde nacieron tres emperadores romanos: Trajano, adriano y Teodosio.

Y ustedes diréis... Bueno, si es un complejo arqueológico es normal que hagan visitas guiadas ¿no? ¿Qué tiene ésta de especial?

Pues sí, pero lo peculiar de estas visitas en que se hacen de noche... A ver, en otras ciudades no sé, pero al menos en Sevilla no se hacen visitas a ruinas romanas durante la noche porque suelen estar cerradas, que el personal también tiene que dormir jejeje (eso y el no abusar de la instalación de alumbrado para conservar el entorno histórico lo más parecido posible... supongo).

Pero desde hace unos cuantos años, durante los meses de verano, el complejo de Itálica está haciendo una serie de jornadas en las que abre de noche, solamente los fines de semana y durante los meses de verano, ofreciendo una perspectiva distinta a sus visitantes. Ya quise asistir el año pasado pero me fue imposible conseguir entradas, pues por lo visto había que pedir cita con bastante antelación.

Total, que este año por casualidad me enteré de que repetían y decidí probar, con la inmensa fortuna que conseguí cuatro entradas. Y allá que nos fuimos, a visitar las ruinas romanas de noche.


¿Y qué tiene esto que ver con los libros o la literatura Ro?

Basicamente nada, ya os he dicho en el título que era un off-topic jajaja. Bueno, las jornadas se llaman (y hablo en presente porque aún las siguen haciendo y durararán todo el mes de agosto) "Itálica: Placeres Nocturnos" y nos muestra las ruinas que forman parte del complejo pero desde un punto de vista menos arquitectónico y más... como os lo diría... terrenal, si terrenal creo que lo define bien ;P. Porque a medida que vamos recorriendo el complejo, el guía que dirige la visita nos irá contando como vivían los romanos el amor y el sexo, a la vez que dos actores irán interpretando fragmentos de obras de autores de la época, tales como Cátulo, Ovidio o Sulpicia.


La verdad que, si además de los libros, os gusta la historia (como es mi caso) os recomiendo que si en vuestras respectivas ciudades se hace algo parecido vayáis, porque fue una visita distinta en la que pudimos conocer otros aspectos del modo de vida de la sociedad de aquel periodo (que no todo lo que nos hablaron estaba relacionado con el sexo), disfrutando de un paraje evocador y conociendo (o recordando pues yo algunos ya los conocía y había leído) retazos de las obras más importantes de los grandes autores del Periodo Romano.

Y esto a un precio nada caro, 5 euritos de nada... A mí por lo menos, me valió la pena.

¿Le ponemos alguna pega? Venga, vamos a ponerle una, la misma que les dejé en el buzón de sugerencias... Te dan unas linternas al comienzo del recorrido cuando aún no ha anochecido del todo y al entrar en el primer domus (o casa romana) te las quitan y ya no te las vuelven a dar, con lo cual te ves caminando por allí, entre los pedregosos caminos, totalmente a oscuras, peligrando por momentos tu integridad física y hay que andar más pendiente de donde pisas para no caerte que de las maravillas que tienes a tu alrededor. Por lo demás ¡perfecto!


2 comentarios:

Elisa dijo...

Qué maravilla. A mi me encantaría hacer una visita de este tipo. Por desgracia, en Soria "sólo" tenemos Numancia y Termancia, y no hacen muchas cosas de este estilo. Pero si alguna vez voy para el sur, no se me olvidará esto *-*

¡Un beso!

Mariela dijo...

Anda qué pasada!!! me lo apunto,tengo que ir ejejeje suerte con tu nuevo trabajo!!!!


Qué tal si te pasas por mi blog? hablo sobre temas de actualidad,literatura,moda y de mis propias experiencias :) te sigo!!

http://laranacotilla.blogspot.com.es/

Publicar un comentario