jueves, 12 de julio de 2012

Recordemos a... Pablo Neruda.


¡¡Buenas tardes bloggers!!

Hoy os iba a traer una reseña, una de tantas como tengo pendientes, pero he decidido dejarla para mañana. Hoy os traigo una nueva sección, sí, una sección de esas a mi manera, sin día fijo, cuando a mí me venga en gana (en realidad tengo pensadas unas cuantas secciones nuevas, ya las iréis conociendo poco a poco). Hace ya tiempo decidí, en este mundo de la blogosfera literaria, rendirle mi pequeño tributo a los Clásicos (o grandes obras escritas antes de un determinado año y que podrían considerarse como tales, aunque muchos no lo hagan), leyendo de vez en cuando algunas de estas obras tan olvidadas por la mayoría y reseñándolas en el blog... De esta manera han pasado por aquí Alexandre Dumas padre (que volverá a pasar, aviso) y Vladimir Nabokov.

Pero hacía ya tiempo que me rondaba la cabeza el hacer un nuevo tipo de entradas, dedicadas a todos aquellos escritores, españoles y extranjeros, que se han hecho un hueco en la historia gracias a sus magistrales plumas.

Y así comenzamos hoy, con esta sección, rindiendo homenaje a Pablo Neruda.


Ya os dije en alguna ocasión, al comienzo de mi andadura con este blog, que no era muy amante de la poesía. Una verdad a medias. No es que no me guste, que obviamente si no me gustase no hablaría de ella y si no me equivoco, con ésta serían cuatro la entradas relacionadas con este género las que he publicado. Si bien es cierto que teniendo en cuenta que a día de hoy son 91 (con ésta que estáis leyendo ahora) las entradas con las que cuenta el blog, cuatro entradas es una cantidad ínfima, casi inexistente. Pero ¿acaso no son menos numerosas aún las entradas dedicadas a la poesía las que encontramos, por norma general, en el resto de blogs?

Y aunque no lo conté aquí, como ya le dije a una chica que me entrevistó para un trabajo suyo de la Universidad, yo creo que no es que la poesía haya caído en desuso como tal, sino que el ritmo de vida que actualmente llevamos hace que no nos paremos tanto tiempo por tratar de comprender lo que el poeta nos haya querido expresar, pues la poesía es sin lugar a dudas el género literario más complejo, lo que nos lleva, irremediablemente, a leer otro tipo de géneros que nos permitan desconectar de nuestros quehaceres diarios sin tener que estrujarnos el cerebro intentando comprenderlos. Pero todos, absolutamente todos, escuchamos música casi cada día, la cual no es más que poesía adaptada a una melodía, con lo que queda claro que la poesía no es un género en decadencia ni muchísimo menos, solo que quizás, hemos perdido (o la tenemos dormida) esa sensibilidad que hace falta para saber apreciar la poesía escrita que nos dejaron grandes poetas de la historia com Bécquer, Lorca, Machado, Alberti...


¿Y por qué Pablo Neruda hoy precisamente?

Pues porque hoy, 12 de Julio, es el aniversario de su nacimiento y, tal y como os dije en la anterior entrada con Jane Austen, me parece una forma bonita de rendirle homenaje.

Sin más, me dejo de explicaciones y os cuento un poquito sobre él, que la entrada es para recordarlo:

Biografía.

Poeta chileno nacido en Parral en 1904. Huérfano de madre desde muy pequeño, su infancia transcurrió en Temuco donde realizó sus primeros estudios. Su nombre real fue Neftalí Reyes Basoalto, pero desde 1917 adoptó el pseudónimo de Pablo Neruda como su
verdadero nombre.

Escritor, diplomático, político, Premio Nobel de Literatura, Premio Lenin de la Paz y Doctor Honoris Causa por la Universidad de Oxford, es considerado como uno de los grandes poetas del siglo XX. Militó en el partido comunista chileno apoyando de forma muy decidida a Salvador Allende.

De su obra poética, destacan títulos como «Crepusculario», «Veinte poemas de amor y una canción desesperada», «Residencia en la tierra», «Tercera residencia», «Canto general», «Los versos del capitán», «Odas elementales», «Extravagario», «Memorial de Isla Negra» y «Confieso que he vivido».
Falleció en 1973.


Y como no podía ser de otra forma, despido una entrada recordando unos versos suyos... en esta ocasión no he querido colgar uno de los más famosos, "Puedo escribir los versos más tristes esta noche...", que todos hemos leído o escuchado alguna vez en nuestra vida, sino otra, no muy difícil de comprender, para que no nos estrujemos el cerevro ninguno jejeje:

Amiga, no te mueras...

Amiga, no te mueras.
Óyeme estas palabras que me salen ardiendo,
y que nadie diría si yo no las dijera.

Amiga, no te mueras.

Yo soy el que te espera en la estrellada noche.
El que bajo el sangriento sol poniente te espera.
Miro caer los frutos en la tierra sombría.
Miro bailar las gotas del rocío en las hierbas.

En la noche al espeso perfume de las rosas,
cuando danza la ronda de las sombras inmensas.
Bajo el cielo del Sur, el que te espera cuando
el aire de la tarde como una boca besa.

Amiga, no te mueras.

Yo soy el que cortó las guirnaldas rebeldes
para el lecho selvático fragante a sol y a selva.
El que trajo en los brazos jacintos amarillos.
Y rosas desgarradas. Y amapolas sangrientas.

El que cruzó los brazos por esperarte, ahora.
El que quebró sus arcos. El que dobló sus flechas.
Yo soy el que en los labios guarda sabor de uvas.
Racimos refregados. Mordeduras bermejas.

El que te llama desde las llanuras brotadas.
Yo soy el que en la hora del amor te desea.
El aire de la tarde cimbra las ramas altas.
Ebrio, mi corazón. bajo Dios, tambalea.

El río desatado rompe a llorar y a veces
se adelgaza su voz y se hace pura y trémula.
Retumba, atardecida, la queja azul del agua.

¡Amiga, no te mueras!

Yo soy el que te espera en la estrellada noche,
sobre las playas áureas, sobre las rubias eras.
El que cortó jacintos para tu lecho, y rosas.
Tendido entre las hierbas ¡yo soy el que te espera!

2 comentarios:

Carmen dijo...

Gracias por la entrada, Ro!! No debemos olvidar a los poetas, los grandes poetas como Neruda.
Besines,

Antarinith dijo...

La mayoría de mis poemas favoritos son de este hombre. Ojala hubiera mas poetas como el U.U

besotes!!

Publicar un comentario