miércoles, 18 de julio de 2012

Lo que encontré entre tus páginas (1).


¡¡Buenas tardes bloggers!!

Hoy, os traigo una nueva sección, otra más, y aún me quedan un par de ellas que tengo pensadas pero bueno... quizás os las traiga un poquito más adelante.

Esta sección a la que he llamado, como podéis ver en el título de la entrada "Lo que encontré entre tus páginas" no es ni más ni menos que, ciertos fragmentos de libros que he leído y que, de alguna manera han quedado grabados en mi memoria, bien sea por su mensaje, su belleza, su dureza, o la razón que sea.


Voy a intentar que en esta sección vayan apareciendo fragmentos de libros que ya hayan sido reseñados (por mí, obviamente jeje), es decir que del que estoy leyendo actualmente (por poner un ejemplo, no quiere decir que vaya a poner un fragmento de todos los libros que lea) no colgaría nada hasta colgar su reseña.

Y el fragmento que os traigo hoy es precisamente del primer libro que reseñé en este blog, "La risa que me escondes", un pequeño libro de Poesía contemporánea, escrito por Juan Carlos Aragón y cuya reseña puedes leer aquí. Un libro que me sorprendió gratamente, aunque ni por asomo se parece en nada a lo que yo me esperaba cuando lo compré jejeje.

Pues bien, mientras lo leía, que como comento en la reseña lo leí dos veces seguidas (es muy cortito y se lee muy pronto), hubo un par de poemas que se me quedaron grabados... a ver, no es que me los sepa de memoria, no es eso, pero sí que me gustaron especialmente y que sigues acordándote de esa sensación que te dejan aunque pasen meses y meses... Pues uno de ellos es éste:


"LA BREVE JERARQUÍA DE TU BOCA"

La breve jerarquía de tu boca
solo soporta dos clases sociales.
La alta, compuesta por labios reales,
y la baja, con la que ni se toca.

Cada una en cada beso coloca
fragancias y ternuras desiguales.
La alta, desprende aromas coloniales
que ya la baja humaniza y retoca.

Y son dos clases sociales unidas
por una lengua de estirpe burguesa
que las conserva en el beso encendidas.

Y cuando toda tu boca me besa,
de la mía se borran las heridas.
Será que tienes alma de princesa.


A mí me parece absolutamente precioso ¿no creéis? Vale que no es Bécquer, ni Neruda, del que os hablaba el otro día, pero tratándose del mundo en el que vivimos actualmente, el encontrarte esto en mitad de un libro de poesía contemporánea es una verdadera delicia, al menos a mí me lo parece.

Espero que os haya gustado, al menos un poquito jejeje.

Mañana, sin falta, la reseña del libro de Rachel, que ya hay ganas... todo hay que decirlo. ¡¡Sed buen@s!!

1 comentarios:

R dijo...

Muy buena idea la de esta sección !.

Publicar un comentario