jueves, 29 de septiembre de 2011

Blog Book Tour 2.0

¡¡Muy buenas tardes bloggers!!

¿Ya se va acercando el fin de semana eh? Y menos mal, pues, aunque el sábado tengo un día ajetreadillo en el trabajo, pero no acabo de acostumbrarme a las clases por la mañana y el trabajo por la tarde... Pero en fin, que aunque esta semana está siendo un pelín más agotadora de la cuenta, acabaré acostumbrándome, como he hecho otros años.

La entrada que os traigo hoy es para contaros un poquito sobre un blog que descubrí hace unos días y me pareció muy interesante. Se trata de Blog Book Tour 2.0. Este blog nos propone, hacer un tour con una serie de libros. ¿Un tour? ¿Eso que es?


En él, sus administradoras nos traen una serie de libros y nos ofrecen la oportunidad de leerlos. A ver si me explico: una persona (en este caso alguna de las administradoras del blog) ofrecen un libro suyo, de su propiedad, en préstamo para que lo lean una serie de personas, concretamente ocho personas (en cada tour pueden participar ocho blogueros). Rellenas un formulario y si tienes suerte leerás el libro.

¿Cómo funciona el tour?

Una vez que han sido elegidos los participantes, la dueña del libro lo envía a la primera persona de la lista, que tiene 15 días para leerlo desde el día posterior a su recepción. Una vez leído, esta primera persona debe enviárselo al siguiente de la lista, el segundo al tercero, el tercero al cuarto, y así sucesivamente. Cuando lo lea el último, éste debe enviarlo de nuevo a la propietaria.

Ni que decir tiene que hay que cuidar el libro como si fuese tuyo, y que hay que cumplir una serie de normas, tanto si se estropea como si se pierde. Porque todos queremos que si prestamos un libro nos lo devuelvan en buen estado ¿verdad? Pues aquí no iba a ser menos...

Puedes leer todas las normas de participación AQUÍ.

¿Puedes apuntarte a más de un tour a la vez?

Por supuesto, si fueses elegido en más de un tour tendrías 20 días para leer el libro, en lugar de 15.

A mí me ha parecido una idea bastante original y me he apuntado a un tour, resultando elegida. Se trata del siguiente libro:


Así que cuando me llegue comenzaré a leerlo, incluyéndolo entre las lecturas que esté haciendo en ese momento y tendreis su correspondiente reseña, requisito indispensable del Tour.

¿Qué os parece esta idea?

Si os interesa, actualmente hay abierto un tour para El círculo perfecto de Moruena Estringana. ¡Si no lo has leído puedes apuntarte! La reseña de ese libro puedes leerla en este mismo blog. Pero pronto aparecerá algún tour más, lo han anunciado sus administradoras.

De momento esto es todo, pero os seguiré contando, jeje.

martes, 27 de septiembre de 2011

El cuaderno de Noah (Reseña)

¡¡Buenas tardes Bloggers!!

Hoy, como ya os adelanté el otro día, os traigo una nueva reseña, que se me están empezando a acumular y ya va siendo hora de publicar alguna ¿no? Esta vez se trata de un libro perteneciente a la Literatura Romántica, un género al que yo estoy poco habituada, es más, me cuesta bastante. Pero para mi sorpresa, con este libro no me pasó, lo leí bastante rápido y además ¡¡me encantó!!

Bueno pues como siempre, antes de cada reseña, os presento a su autor:

Nicholas Sparks


Estudió en la escuela secundaria Bella Vista, licenciándose en Empresariales en la Universidad de Notre Dame. Escribió tres novelas que no logró publicar e intentó estudiar Derecho sin conseguir ser admitido. A partir de ahí, trabajó en diversos empleos escribiendo en 1993 su primera novela publicada, que obtuvo un éxito importante, inicio de una serie de éxitos editoriales.

Su género literario es la novela romántica, siendo sus lectores principalmente mujeres. Sus personajes son realistas y cotidianos. Algunas de sus novelas como Querido John, Un paseo para recordar o ésta misma que os traigo hoy, han sido llevadas al cine.

Y ahora, pasamos a la reseña:


Título: El cuaderno de Noah.
Autor: Nicholas Sparks.
<i>Editorial: Salamandra.
Año de publicación: 2002.
ISBN: 9788478887583.
Formato: Tapa blanda bolsillo.
Nº páginas: 221.
Género: Romántica (Sentimental).
Precio: 7€.

Sinopsis.

Primero fueron catorce años de distancia, las cartas robadas, los impedimentos sociales, la guerra. Más tarde un compromiso inoportuno, la pasion arrebatadora, el amor improbable. Ahora, aunque el abismo que les separa es mucho más profundo, Noah no pierde la esperanza de reencontrarse con la única mujer a la que ha amado. Y cada mañana, tras colocarse las gafas, abre el diario de su vida, y lee, lee todo lo que ha hecho de sus días, un camino pleno de momentos de felicidad.

Trailer.

No he encontrado en internet un booktrailer de esta novela. Sin embargo, como en el año 2004, se estrenó su adaptación en la gran pantalla, os dejo el tráiler de la película. Yo he de admitir que la película me gustó mucho en su día, pero también es verdad que la vi antes de leer la novela.



(Aviso: A partir de aquí la reseña puede contener spoilers).

Los personajes.

Como ya os dije, he introducido alguna novedad en mis reseñas, y no es otra que ésta, voy a describir un poco los personajes que a mi juicio me hayan calado más o que yo considere más importantes en cada novela. En El diario de Noah, únicamente me voy a centrar en los protagonistas:


Noah: Es un muchacho sencillo, cuyo mayor sueño es comprar una casa abandonada que hay en su pueblo y reformarla para vivir en ella. Le gusta remar en el río, pescar y la poesía. Un chico dotado con una sensibilidad extrema. Un día conoce a Allie y se enamora de ella, y ese amor perdurará de por vida. Cuando los acontecimientos le obligan a alejarse de ella, abandona su pueblo natal para trabajar en otro lugar, y posteriormente se marcha a la guerra. Al término de ésta, decide volver y cumplir su sueño, retomando de nuevo las riendas de su vida. Pero alguien aparecerá inesperadamente en ella, desbaratando sus planes.


Allie: Es una muchacha procedente de buena familia que llega al pueblo de Noah para pasar las vacaciones de verano. Allí conocerá al protagonista de la novela, del que acabará enamorada. Pero su familia no ve con buenos ojos esta relación, debido a la diferencia de clase entre ambos y al término del verano los separan, impidiéndole a la muchacha el recibir noticias de Noah. Años después, a punto de casarse con un hombre rico y muy influyente, Allie reconoce a aquel muchacho de su adolescencia en una foto del periódico y decide ir a visitarlo. Este viaje le devolverá los recuerdos de su primer amor y dará un giro a su vida.

Opinión personal

Ésta era la primera novela de Nicholas Sparks que he leído en mi vida, pues la literatura romántica nunca me ha atraído demasiado. Pero hace varios años vi la adaptación al cine de otra de las novelas de Sparks, Un paseo para recordar, y me gustó muchísimo. Desde entonces busqué el libro para leerlo, pero desgraciadamente estaba descatalogado. Finalmente he conseguido encontrarlo, aunque en inglés, y lo leeré un poco más adelante, por lo que en un futuro también tendréis su reseña. Como decía me gustó mucho la película y decidí interesarme por la obra de Sparks. Hace poco conseguí esta novela, de la que también había visto la película, en formato ebook y tras leer algunos comentarios de usuarios de un foro de literatura (Abrete libro!!) decidí animarme de una vez por todas y comenzar su lectura.

Respecto a portada y formato, como yo la he leído en ebook, no voy a opinar, así que me basaré solamente en el argumento.

El cuaderno de Noah, como bien indica su género, literatura romántica, es una historia de amor, a mi juicio preciosa, que cuenta como el primer amor puede llegar a marcar tu vida y, en algunos casos, ser tan profundo que supere todo tipo de adversidades y triunfe. Ni que decir tiene que esto en la realidad se da muy pocas veces (yo aún no conozco a nadie que lo haya logrado), pero como normalmente la literatura la utilizamos para evadirnos de nuestra realidad, me parece perfecto que el argumento se desarrolle de esta manera.


Durante toda la novela nos cuenta la historia de amor entre Noah y Allie, desde su adolescencia hasta su reencuentro, recordando aquel verano que pasaron juntos y lo que fue de sus vidas tras su separación. El final de la historia me pareció un poquito triste, no lo esperaba, y me dio un poco de lástima el sufrimiento y la abnegación del pobre Noah, pero desgraciadamente la vida es muy dura, incluso en las novelas.

Además es una novela relativamente corta, y que no se hace aburrida en ningún momento, con una prosa fluida, fácil de seguir. A mi particularmente, El cuaderno de Noah me ha dejado un buen sabor de boca y con ganas de leer más de su autor, y ya es mucho decir puesto que la novela romántica nunca fue de mis favoritas, aunque nadie lo diría por mis últimas lecturas (las que estoy realizando últimamente). La recomiendo fervientemente, aunque si estás en un momento especialmente sensible o eres de lágrima fácil puede incluso hacerte derramar alguna.

Valoración global: 10/10.

domingo, 25 de septiembre de 2011

¡¡Una de premios!!

¡¡Hola Bloggers!!

¿Cómo llevais el fin de semana? ¡Espero que más relajado que el mío!

Hoy os iba a traer una reseña, pero la concesión de dos premios (los primeros que le conceden a este blog, jeje) me ha obligado a cambiar el orden de las entradas, así que la reseña os la traeré en la próxima. Vamos al grano:

Dulce Cautiva, del blog El Club de las Escritoras, al cuál tengo el placer de pertenecer, me dejó este premio:


El cuál, como no decía nada en cuanto a reglas, yo voy a conceder a todo aquel que lea esta entrada y quiera llevárselo a su blog. ¡¡Muchas gracias Dulce!!

Y también, Rossiel Black, del blog Mi existencia es tu destrucción, me ha concedido este otro premio:


Y éste a su vez, yo se lo concedo a: El desván de los sueños, Arte literario, El poder de la inocencia, Escibiendo la noche, Karol Scandiu, La musa y el espíritu, Luna Lunera y Revista Mundo Vampírico.

¡Muchas gracias a las dos por estos premios!

viernes, 23 de septiembre de 2011

El libro del momento: "Las ranas también se enamoran" de Megan Maxwell.

¡¡Hola Bloggers!!

Hoy os traigo una sección nueva. Sí, llevaba ya algunas semana pensando en introducir secciones nuevas en el blog y este libro que os traigo hoy ha sido el detonante para decidirme con este nuevo espacio.

Os explico un poquito. Cómo habéis podido comprobar yo no tengo un orden fijo para ir colocando entradas, sino que voy escribiendo sobre lo que me apetece. Si que tengo una lista en la que voy apuntando una serie de entradas que se me ocurren y los libros que voy acabando y tengo que reseñar, pero eso lo hago más bien por tener una forma de recordarme a mí misma las cosas sobre las que quiero hablaros, porque tengo menos memoria que Doris de “Buscando a Nemo” jeje. Pues bien, eso va a seguir igual, es decir, yo voy a seguir publicando las entradas en el orden que a mí me plazcan y esta sección va a seguir las mismas pautas. No la voy a realizar una vez a la semana ni una vez al mes, sino cada vez que según mi parecer haya algún libro que lo merezca.

La he titulado “El libro del momento” y voy a hablar precisamente de eso, de un libro. Pero ¿de cuál? ¿Novedades? Ya veremos…

En principio va a tratar de novedades, pero no cualquier novedad, sino de aquellas que yo crea que tienen una gran repercusión, que tiene al público expectante, ansioso. O lo que es lo mismo, no siempre que salga un libro a la venta va a aparecer esta sección, lo hará cuando sea un libro especialmente relevante o que a mí me llame muchísimo, que también puede ser que haya algún libro que a mí me llame a gritos y a los demás le importe poco o nada, pero como es mi blog, si yo quiero dedicarle la sección “El libro del momento” lo hago y punto.

Y bien, una vez explicada la sección vamos con el libro que la estrena, gran merecedor de ella:

“Las ranas también se enamoran” de Megan Maxwell.


Solamente voy a incluir la sinopsis a este libro, pues ya está en mi poder y espero que muy prontito, os pueda colgar la reseña.

"Marta Rodríguez es una joven y divertida madre soltera que conduce una Honda CBF600. Trabaja en el taller de moda flamenca de Lola Herrera, donde hace un poco de todo. Pero la vida de Marta, y su entorno, dará un giro de 180 grados cuando el hijastro de su jefa, Philip Martínez, un empresario inglés, serio a la par que sexy, se cruce en su camino".

Bien, lo primero que he de deciros es que yo me enamoré de este libro con tan solo ver la portada, hace cosa de un mes y algo. ¿No me negaréis que es chulísima? Y yo, desgraciadamente, tengo ese problema, que veo una portada que me gusta y tengo que ir a por el libro. Luego también está el hecho de que sea Chick-lit. A mí la novela romántica nunca me ha ido del todo, aunque últimamente me estoy obligando a leer todo tipo de géneros, lo tenía un poco como desterrado. Pero el chick-lit es otra cosa, y eso que tampoco es que haya leído mucho de este género, pero soy una persona a la que siempre, sea por la razón que sea, le pasa de todo, algunas cosas inverosímiles, y me siento especialmente identificada con las protagonistas de este tipo de novelas.

Aparte de todo esto y ya os lo contaré más adelante, hace algún tiempo que empecé a escribir alguna que otra novela (en la actualidad tengo empezadas tres) y una de ellas, pertenece al género chick-lit precisamente.

Pues como os he dicho este libro me llamo por la portada, pero luego me ha ido conquistando poco a poco, el argumento (y aún no la he leído, que conste) así como el desparpajo y la simpatía que derrocha su autora. Y no me ha pasado solamente a mí, si bien es cierto que gran parte de las demás ya habían leído algo de Megan (yo no, lo admito, me voy a estrenar con ella, ¡¡y estoy deseando hacerlo!!). Porque la novela salió a la venta el pasado lunes 12 y en solo una semana se ha agotado la primera edición. ¡¡Una semana!!


Que deciros, que me he visto vídeos de la presentación y he leído por encima comentarios y alguna reseña, aunque tampoco he querido leer mucho para evitarme spoilers que pueda encontrar y darme el gustazo de leerme esta novela sin tener ni idea de lo que me voy a encontrar entre sus páginas. Y promete, ser divertídisima. Ya os contaré que me parece en su respectiva reseña.

No hace falta que os diga que estoy deseando leerla ¿no? (aunque ya lo haya hecho jeje). Creo que ya os habréis dado cuenta. Por lo que en este que estoy llevando a cabo no, porque ya está publicado pero… ya sabéis uno de los libros incluidos en el próximo grupo del Reto No acumules, lee… a mi manera.

¡¡Sed buen@s!!

lunes, 19 de septiembre de 2011

Proyecto "Adictos" Septiembre: La fotografía.

¡¡Hola Bloggers!!

Empezamos una nueva semana, espero que os sea leve a todos. Hoy, 19 de septiembre, es el día elegido para que todos los miembros del grupo "Adictos a la escritura" publiquemos nuestra aportación al proyecto del mes, llamado "La fotografía". Os explico un poquito de que trata:

Teníamos que elegir una fotografía hecha por nosotros mismos y a partir de ahí escribir un relato basándonos en ella. Era totalmente libre, el único requisito era ése, el de la fotografía y que su extensión máxima fuese de dos folios. Aquí os dejo el mío, espero que os guste.

Aviso: es aconsejable no ver la fotografía hasta haber leído el relato. Aunque por el contenido del mismo habrá gente que pueda saber de lo que hablo.

TARJETA DE VISITA.

Nací a principios de 1852 y ya desde antes de hacerlo fui bastante singular, podríamos decir que llevo dando que hablar desde mucho antes de mi nacimiento. En primer lugar no conozco a mis padres, parece ser que estuvieron planeando mi llegada durante siete años para, llegado el gran momento, dejarme solo. Pero no importa, mis vecinos me cuidaron como a su propio hijo. Dicen que vine al mundo para solucionar problemas de extrema necesidad, cosa que no entiendo, porque mi función ya la realizaba otro antes que yo. Ayudo a la gente a cruzar de una orilla a otra. Pero es un trabajo que podría haber desempeñado cualquiera, es más, no soy el único que lo hace en esta ciudad.

Vivo en el mismo lugar donde nací y me crié. No he querido moverme de ahí y no pienso hacerlo nunca, porque me encanta. Mi lugar está aquí, junto al río, en mi orilla. Hay gente que dice que es un mal lugar para vivir debido a la humedad del ambiente y el frío que produce estar cerca de la corriente, pero yo soy duro como la piedra y tengo una salud de hierro. Además me encanta cuando, con la llegada del buen tiempo, la gente viene cerca de casa a pescar, pasear en barca o tomar el sol despreocupadamente.

Dicen que soy bello, me miro en el espejo del río y, aunque ya estoy algo mayor, aún mantengo mi porte. Y debe ser verdad lo de la belleza, pues todos vienen a verme. Soy tan conocido que cuando vienen turistas, se acercan hasta mi casa a saludarme, a conocerme y quieren tomarse una foto conmigo.

Soy célebre en la ciudad entera e incluso fuera de ella y no entiendo por qué. Será porque llevo el nombre de mi barrio por bandera, y bien orgulloso que estoy de sus gentes, por eso participo en todas sus fiestas y las celebro a lo grande. En Semana Santa, es mucha la gente que viene a mi casa para ver cómo me engalano y ayudo a nuestras hermandades, en su paso al otro lado del río. Y en nuestra particular feria, le doy la bienvenida personalmente a todo el que viene a visitarla.

A menudo recibo muestras de cariño de amigos y extraños. Cada fin de semana algunos jóvenes se acercan hasta mi casa, bien de mañana, a desayunar un chocolate con churros mientras me acompañan. De vez en cuando alguien se acerca a mí para contemplar la orilla del río tomando mis manos. Incluso últimamente, la gente ha adoptado una conducta extraña. Muchas parejas vienen a verme y me entregan un candado, suplicándome que lo lleve en mis bolsillos, para después tirar la llave al río. ¿Sabéis? Dicen que así su amor perdurará para siempre, y yo me alegro de ser partícipe de ello. Muchos dicen que eso no es bueno, que la presencia de esos candados estropeará mi imagen pública y que su peso puede incluso quebrar mi salud pero ¿acaso no es bonito que piensen en uno para una cosa así? Otros temen que esa nueva costumbre termine por usurpar mi identidad y cambien mi apodo, pero en casa todos sabemos que eso es imposible. Aún así, un día vinieron a verme y me robaron todos esos candados. Me pregunto que habrá sucedido con todos esos amores que un día me confiaron sus dueños.

He posado sonriente en millones de fotos y retratos, he salido en televisión en multitud de ocasiones, pero no por ello olvido que soy humilde, que vengo de la nada y que si hoy día soy tan famoso es gracias a mi gente, a mi barrio y a sus raíces flamencas y marineras. Porque entre sus calles se encuentra el duende y el arte que da sentido a todos los que pertenecemos a él y si éste no existiese, ninguno de nosotros seríamos los mismos.

Me gusta mi gente, adoro mi trabajo, amo a mi barrio, me encanta mi ciudad y me alegra enormemente saber que todo ese amor es correspondido. Pocos conocen mi nombre, mis vecinos y poco más. Incluso podría decirte que hay gente de esta ciudad que no sabe realmente como me llamo. Pero todos me conocen, incluso en el extranjero. No sabrán mi nombre, pero sí mi apodo, y bien orgulloso que estoy de él. Porque yo seré, hoy y siempre, “el Puente de Triana”.




Rocío Encarnación Cruz (2011).

Safe Creative #1109190092594

domingo, 18 de septiembre de 2011

Mi colaboración en la Revista Mundo Vampírico (Septiembre).


¡¡Buenas tardes bloggers!!

¿Cómo llevais el fin de semana? ¿Habéis disfrutado del último fin de semana del verano? Hoy no sabía con qué actualizar, estaba entre subir una reseña o publicar algo de lo que tengo escrito pero como acabo de enviar mi colaboración para el número de Octubre de la Revista Mundo Vampírico he decidido finalmente colgaros el artículo que envié para el número de este mes. Si aún no has leído la revista puedes descargar el Nº4 AQUÍ.

Bueno pues en el número de Septiembre hice mi aportación con un artículo sobre Turismo Vampírico. Su contenido es más informativo que literario, pero es que como sabía que otros colaboradores se iban a encargar de enviar relatos y reseña de libros decidí hacer este tipo de artículo para que la revista fuese un poco más heterogénea. Además de que ahora, que tan de moda están, el turismo vampírico está muy en boga. Podría haberlo hecho más largo, porque tuve que resumir mucho la información sobre los distintos lugares que hablo, pero no era plan de ocupar toda la revista con un solo tema jejeje. ¡¡Espero que os guste!!

TURISMO VAMPÍRICO: TRANSILVANIA.

Transilvania es una región histórica localizada en el centro de Rumanía, situada en una meseta rodeada por la cordillera de los Cárpatos. La capital de dicha región es Cluj-Napoca y dos de sus ciudades principales son Brasov y Sibiu.



Transilvania ha sido considerada una región legendaria, con imponentes castillos y una historia agitada. Estas son algunas de las razones que ha llevado a Transilvania a convertirse en uno de los principales destinos del hoy llamado turismo vampírico, una actividad que cada año aumenta el número de adeptos y en pleno apogeo en los últimos años.

Una de las principales atracciones de la región de Transilvania se encuentra en la ciudad de Brasov. Hablamos del castillo de Bran, la supuesta residencia de Vlad Tepes, que inspiró al personaje de Drácula de la novela de Bram Stoker.

¿Quién fue Vlad Tepes?

Vlad III más conocido como Vlad el Empalador fue príncipe de Valaquía (al sur de Rumanía) que fue famoso por castigar a sus enemigos y a los traidores. Hoy día es considerado héroe nacional en Rumanía por ser un duro defensor de los intereses y la independencia del país.


Tenía especial predilección por el empalamiento, de ahí su apodo, una técnica de tortura y ejecución que consistía en introducir un palo de aproximadamente 3.5 metros de longitud por el recto, fijarlo a la carne a través de clavos y levantarlo para que la víctima muriese lentamente. Dice la leyenda que entre 10000 y 40000 personas murieron de este modo a manos de sus hombres.

Era hijo de Vlad Dracul (“Dracul” en rumano significa “demonio”) quién fue apaleado y asesinado por el conde Juan Hunyadi, con el apoyo de los boyardos, hecho que hizo que Vlad odiase eternamente a este pueblo. Una de sus múltiples acciones de empalamiento masivo fue en venganza hacia ellos. Vlad invitó a los boyardos a una gran cena de Pascua, rogándoles que llevasen a la misma sus mejores galas. Tras ésta, mandó empalar a los más viejos mientras que los más jóvenes fueron obligados a ir a pie hasta un castillo en ruinas en un monte cercano al río Arges. Muchos perecieron en el camino, pero los que llegaron con vida fueron obligados a construir el castillo de Drácula, muriendo de agotamiento durante meses.

La figura de Vlad Tepes ha servido en la literatura y el cine de terror como modelo de vampiro, ya que se dice que bebía la sangre de sus víctimas en copas mientras comía delante de los empalados.

Tradicionalmente se ha considerado el monasterio de Snagov como el lugar de enterramiento de Drácula, y ciertamente, se encuentra allí una tumba con su nombre, junto al altar, aunque en su interior solamente se han encontrado restos animales. La posible explicación de esto es que los monjes griegos que ocuparon el monasterio no quisieron que un personaje tan despiadado estuviese enterrado en el lugar más sagrado del mismo, así que sacaron sus restos y los enterraron en otra tumba junto a la entrada. Esa tumba se derrumbó por efecto de una riada y los restos de Drácula se perdieron en el lago.

Por todo el principal foco de turismo vampírico en Rumanía gira en torno a la figura del Conde Drácula, inspirado en Vlad Tepes, siendo los destinos habituales los siguientes:

Castillo de Bran (Brasov):


Es una fortaleza medieval situada cerca de Brasov (Transilvania), considerado monumento nacional. Fue construido por los caballeros de la Orden teutónica en 1212, está emplazado en la frontera entre Transilvania y Valaquía y su arquitectura es única. Este castillo es famoso por la creencia de haber sido residencia de Vlad el Empalador en el siglo XV. Sin embargo no hay evidencias de que hubiese vivido realmente allí y según la mayoría de las versiones, Vlad pasó solamente dos días en dicha fortaleza, y los pasó encerrado en una mazmorra.

El castillo está abierto para los turistas, quienes pueden ver de forma autónoma su interior o una parte del mismo con tour guiado. En el exterior del castillo hay ejemplos de tradicionales casas rumanas. Los propietarios actuales y las autoridades insisten en rechazar el mito de Drácula, y prohíben explotar el castillo como parque temático sobre el personaje, lo que le resta mucho de su atractivo.

Sighisoara:


Es una bella ciudad situada en plena cordillera de los Cárpatos, que ha conservado de una manera ejemplar las características de una pequeña ciudad medieval fortificada, motivo por el cual fue declarada por la UNESCO patrimonio de la humanidad. Fue la ciudad natal de Vlad Tepes y su imagen aparece en cada una de sus esquinas.

Por las calles de Sighisoara puedes realizar rutas turísticas que te llevan al museo de torturas, un antiguo calabozo y la antigua casa de Tepes, hoy convertida en restaurante cuya especialidad es conocida como “tapa del Conde”.

Como curiosidad en esta ciudad destaca la Torre del reloj, del que salen siete figuras de madera que recuerdan los días de la semana y asoman puntualmente cada medianoche para recordar que ha llegado la hora de los vampiros.

Isla de Snagov:

Situada a 40 km de Bucarest en la ciudad de Snagov, en mitad de un lago. En esta isla se encuentra un monasterio donde, como se dijo anteriormente, se encuentra la tumba de Vlad Tepes.

No existe ningún barco que traslade a los turistas desde la orilla del lago hasta la isla, por lo que debes hacerlo entendiéndotelas con los habitantes de la ciudad para que alguno, por un módico precio, te acerque hasta la misma en sus barcas particulares.

El monasterio está bastante bien conservado. Su principal atractivo (y medio de financiación) es la tumba, bastante austera: Un rectángulo en el suelo con flores y velas encima.


Conde Drácula Club (Bucarest):

Es un local de Bucarest con bar y restaurante, ambientado en la célebre novela de Bram Stoker y muy influenciado por la visión que Coppola dio de la misma en su adaptación a la gran pantalla. Es un edificio atrayente para las “criaturas de la noche”. De su fachada fluye sangre a borbotones, con dos antorchas reales en la puerta. Incluso las farolas cercanas al local aparecen cubiertas de sangre.


El interior está decorado de una forma rústica, con mesas de madera, animales disecados, una chimenea…

El menú del local es bastante peculiar, con ilustraciones de la película de Coppola. Cada plato tiene un nombre de algún personaje de la novela (Van Helsing, Rendfield) o de lugares emblemáticos de la misma (El paso del Borgo), con una pequeña descripción basada en fragmentos de la novela, pero sin decir nada en cuanto a los ingredientes que los componen. Por ejemplo, el plato Rendfield es presentado con forma de rata, y las críticas dicen que está verdaderamente bueno. Durante la cena, el restaurante está ambientado con luces de velas y la banda sonora de la película de fondo, mientras una voz va narrando la novela. Además podrás recibir durante el transcurso de la
velada, la visita del mismísimo “Conde Drácula”.

Otras salas del local son la biblioteca y la cripta, donde puedes coger réplicas de las espadas que aparecen en la película e incluso introducirte en el ataúd del Conde. El Conde Drácula Club es conocido por organizar las mejores fiestas vampíricas del lugar.

A continuación os dejo un vídeo que encontré en youtube durante la realización del artículo sobre el Club Conde Drácula y que evidentemente al ser una revista no fue incluido en el mismo. Está en inglés, pero os podéis hacer una idea de cómo es el sitio realmente:



(Todas las imágenes utilizadas fueron tomadas de distintas webs)

viernes, 16 de septiembre de 2011

No estoy loca (o sí) pero no tanto como para repetir entradas


¡¡Buenas tardes bloggers!!

Habreis visto que anoche aparecieron dos entradas nuevas, la agenda cultural y el reto ¡No acumules, lee! y que ésta última era exactamente igual que la ya publicada hace algunas semanas. No, no me ha dado un ataque fulminante de Alzheimer ni tampoco pretendo hacer ver que actualizo más repitiendo entradas. La culpa la tiene la nueva interfaz de Blogger.

Hace unas cuantas semanas acepté probar la nueva interfaz. Estéticamente es mucho más bonita y limpia, más ordenada, por lo general me gusta y una vez que te acostumbras y sabes donde encontrar cada cosa es igual de fácil de manejar. Además tiene sus puntos buenos: el sistema de etiquetado en el menú lateral derecho me parece más cómodo, al igual que la inserción de fotografías. Sinceramente, el hecho de insertar la foto y que apareciese el código en la parte superior de cada entrada era un auténtico coñazo, tenías que estar copiando y pegándolo donde quisieses poner la instantánea. Ahora está mucho mejor, porque la insertas directamente en el punto donde quieres que vaya.

Pero tiene algo que no me gusta nada, al menos hasta que encuentre como se soluciona. Anoche terminé de leer uno de los libros que tenía empezados y decidí cambiar la foto de sitio en la barra lateral derecha del blog. Pasé la foto de "Estoy leyendo..." a "Próximas reseñas" y coloqué en su lugar la imagen del libro que voy a empezar en breve. Pues en lugar de subir de nuevo la foto, me fuí a la entrada del reto y copié el código. Pero al salir de la entrada me equivoqué y en lugar de darle a cerrar, cliqué en actualizar, por lo que me ha salido la entrada con fecha de ayer, como si la hubiese escrito nueva. Es culpa mía, lo sé, pero no me gusta nada porque... si queremos editar alguna entrada para insertar un booktrailer o para hacer una aclaración o simplemente para retocar algo mal expresado, nos va a salir como una entrada recién escrita, cosa que no ocurría con la interfaz antigua. De ahí que haya vuelto a salir esa entrada como nueva. Y es que no sé como arreglarlo.

De todos modos, al estar esta interfaz en versión de prueba, he mandado un email a Blogger por si pueden arreglarlo, porque sinceramente esta nueva versión me parece muy buena como para que estropee su uso algo tan necesario como el hecho de editar entradas antiguas.

Reto ¡No acumules, lee! a mi manera.

¡¡Buenas noches bloggers!!

Otra entrada escrita de madrugada, al final voy a cogerle el gusto a actualizar el blog a estas horas, ya vereis. Hoy os iba a traer una noticia (literaria por supuesto) que he leído y que me ha impactado tanto que he dicho "tengo que hacer una entrada hablando de esto", pero finalmente he decidido dejarlo para la próxima entrada, así voy meditando mis palabras de manera que lo que publique no le falte el respeto a nadie (es que me ha indignado un poquito, jeje).

Así que hoy os traigo una cosilla que he pensado llevar a cabo (a ver si la cumplo). Yo, como muchos de los que administramos un blog literario (supongo), puedo considerarme compradora compulsiva de libros, de otras cosas también, que vamos a hacerle, pero compro muchísimos libros, más de los que debería y más de los que me da tiempo a leer, pues hace años yo leía a una velocidad muchísimo mayor que lo que hago ahora. También es verdad que tenía más tiempo libre. La conclusión de todo esto es que tengo tal cantidad de libros en casa, y la gran mayoría de ellos sin leer, que un día de éstos me van a echar como siga comprando libros sin leerlos. Y es que os puedo decir que, sin exagerar, entre libros en formato físico y ebooks (porque hace poco me apunté a la moda del libro electrónico), puedo tener perfectamente unos 400 libros sin leer en casa (y repito, no exagero, solo los que tengo en formato físico, los conté hace un par de meses y ascendían a 127, y después de eso he comprado más, así que imaginaros).


El caso es que hoy, revisando los blogs que sigo, he visto la entrada de Arte literario sobre el Reto ¡No acumules, lee! que están realizando varias bloggers, y he visto la solución a mi Síndrome de Diógenes literario. Pero como dicho reto era para todo el año, y ya estamos en Septiembre, para hacerlo algo más de tres meses he decidido hacerlo a mi manera (algo muy normal en mí, hago las cosas según mi propia conveniencia, ya lo iréis viendo, jeje). Así que he modificado un poco el reto. Os explico lo que voy a hacer:

1. - No hay fechas, es decir, mi propósito es estar haciendo esto hasta que acabe con todos los libros pendientes que tengo en casa, yo voy a mi ritmo, sin prisas y cuando acabe, acabé y punto.

2. - Voy a agrupar los libros en grupitos de cinco títulos (esto lo mantengo del original) y los leo en el orden que quiera, pero no puedo coger otro libro que no esté incluido en el grupo hasta que acabe esos cinco. Es que me conozco y siempre acabo leyendo las novedades que más me interesan y bien por falta de tiempo o porque se me van las ganas tengo libros desde hace cerca de 9 años en casa y aún sin leer. Cada grupito de libros lo publicaré previamente, antes de empezarlo y cuando sepa que es invariable. Esto tiene su explicación: ya he dicho un par de veces que dirijo un club de lectura en el colegio en el que estudié. Por ello, organizamos varias lecturas conjuntas a lo largo de cada mes para comentarlas (toda una experiencia, ya os hablaré sobre esto otro día), entonces, como todavía no sé la cantidad exacta de alumnos y las edades que tengo en cada grupo, no sé que libros voy a leer con ellos, ni que propuestas van a hacerme, así que aunque yo me haga una lista alguno irá cayendo de algún grupo para ser sustituido por otro irremediablemente. De momento he planificado ya dos grupitos, entre los que he incluido algunos de los que tenía propuestos en este Club de lectura al finalizar el curso, y esos dos grupos no los voy a cambiar, para tener cierto tiempo de margen y no empezar a liarme yo sola.

3. - Una vez que acabe de leer cada grupo, puedo leer solamente dos libros que me apetezcan mucho, ya sea porque es una novedad (relativamente, porque al ritmo de lectura que yo llevo, algunos incluso dejarán de ser novedades) o porque el libro realmente me atraiga mucho. Y mientras tanto, no me prohibo comprar libros porque sé perfectamente que voy a acabar incumpliéndolo, pero sí me voy a contener y solo voy a comprar un máximo de dos (por cada siete libros leídos: los cinco del grupito y los dos del final del mismo), con lo que voy a tener que limitarme a comprar solamente aquellos que yo considere imprescindibles para saciar mi ansia de compradora compulsiva, los que más me llamen. Esto va a ser que mi sección de IMM disminuya considerablemente, pero que vamos a hacerle, si es que tengo en casa más libros que muebles. Aquí no entran ni los que me regalen (que mi familia y amigos cuando no saben que regalar es lo que me cae), ni los que me toquen en concursos (cosa poco probable, pues tengo menos suerte que la ardilla de la edad del hielo).

¡Y creo que ya está! He decidido empezar desde ya, así que con el primer grupo he hecho un poco de trampa, porque dos de los libros incluídos ya los tengo empezados (uno de ellos casi acabado por cierto), pero ya os he dicho que yo en algunas cosas hago lo que me da la real gana, jajaja.

Así que el grupo Nº1 de este reto ¡No acumules, lee! a mi rollo está formado por:


Los tres mosqueteros - Alexandre Dumas.


Lolita - Vladimir Nabokov.


El guardián de la flor de loto - Andrés Pascual.


Perdona, pero quiero casarme contigo - Federico Moccia.


Sputnik, mi amor - Haruki Murakami.

Y cuando los termine, me voy a permitir leerme:


El cuaderno de Maya - Isabel Allende. Porque llevo un par de meses que me apetece leerlo, hace mucho que no leo nada de esta autora y he leído buenas críticas del libro.

Y:


Zafiro - Kerstin Gier. No es que tenga muchísimas ganas de leerlo, pero entre los más recientes que tengo (relativamente hablando claro), lo he escogido al azar.

Pues nada, aquí queda dicho ¡¡ahora toca cumplirlo!!

jueves, 15 de septiembre de 2011

Agenda cultural Septiembre (Casa del Libro)

¡¡Buenas noches bloggers!!

Hoy he terminado mis exámenes de Septiembre en la Universidad, sí, por fin, aunque no haya salido especialmente contenta de ellos. Pero bueno, da igual, que vamos a hacerle, el curso que viene será, lo único que me duele es el pastizal que le dejo a la Universidad de Sevilla todos los años para luego aprobar la cuarta parte de las asignaturas en las que me matriculo, pero estudiar y trabajar es agotador, por lo que me doy por satisfecha con lo que he aprobado este curso sin atentar demasiado contra mi salud. Es más, es la segunda carrera universitaria que hago, así que... ya no tengo prisa. Sí, cuando acabé la carrera, había estudiado tanto y tan duro durante años que sentí como que a mi vida le faltaba algo y decidí hacer otra, increíble, pero es que yo no estoy muy bien de la cabeza. Aunque sí que es verdad que pediría un trabajillo de lo mío ya a jornada completa por favor. Jejeje.

Bueno a lo que iba. Hoy, tras el examen, he decidido ir al centro de mi ciudad (Sevilla), que ya hay que tener valor, he sudado mares... con la intención de comprar dos cosas:

1. Un pantalón vaquero (a ustedes no os importa esto, ya lo sé, por eso no os voy a contar la odisea que he pasado para volverme sin el pantalón).
2. Y aquí va la razón de ser de esta entrada: la nueva novela de Megan Maxwell "Las ranas también se enamoran". Y aunque yo siempre he sido más de novela histórica pero este libro me obsesionó desde que ví la portada. Y tenía que ir a comprarlo. Ya aviso que me he colado un poquito en lo de comprar, el reto No acumules, lee... a mi manera solo me permitía comprar dos libros al mes y he comprado tres, pero no os preocupéis, que el mes que viene tengo que pagar el seguro del coche y creo que lo compensaré con eso. De la novela de Megan Maxwell hablaré otro día más detenidamente, en una nueva sección que me he inventado.

La he comprado en La casa del Libro, una de mis librerías habituales. Y allí me han dado una listita con las actividades programadas para este mes (en Sevilla). No sé si esto lo leerá alguien de Sevilla, a los demás es obvio que les importa un pimiento todo esto, pero bueno, era por no colgar otro relato tan seguido y variar un poco, jeje. Las actividades son las siguientes:

* Viernes 16 a las 19.30. - Presentación de la exposición "De mapas, niños, camas y cuentos". Grabados y pinturas de Antonio Álvarez Gordillo.
* Sábado 17 a las 12.00. - Cuentacuentos.
* Martes 20 a las 19.30. - Presentación del libro Demonios de Salvador Bofarull.
* Miércoles 21 a las 19.30. - Presentación del libro Cera de Babilonia de Salvador Ortiz Serradilla.
* Jueves 22 a las 19.30. - Presentación del libro El manuscrito de Avicena de Ezequiel Teodoro.
* Viernes 23 a las 19.30. - Desencuadernando mitos. Literatura juvenil. Desencuadernando... los Cuentos (no tengo ni idea de lo que será esto, lo he copiado textualmente del folleto).
* Sábado 24 a las 12.00. - Cuentacuentos.
* Lunes 26 a las 11.00. - Presentación a los medios de comunicación del libro La soledad del azar de Juan Cobo Wilkins.
* Martes 27 a las 19.30. - Presentación del libro Los días cumplidos de Diego Ropero Regidor.
* Jueves 29 a las 19.30. - Presentación de Tablero de sueños (poesía) de Jose María Jurado.

(Al final de las presentaciones se servirá una copa de cava por cortesía de.... no voy a hacer la publicidad de los vinos, lo siento, si quieren publicidad que me manden unas cuantas botellas para Navidad, jejeje).

Sinceramente, solo me llama la atención El manuscrito de Avicena, y porque soy farmacéutica y Avicena es muy querido por los farmacéuticos, si tuviese otra profesión no sé si me llamaría mucho este libro. Aún así buscaré las sinopsis y si me interesa alguno lo mismo me llego, pero ahí las dejo por si alguien de Sevilla topa con esta entrada y le interesa por casualidad.

Pues nada más, podría contaros todo lo que he hecho hoy pero no viene a cuento, además no he hecho nada apasionante, todo hay que decirlo. Bueno sí, en un momento de desvarío mental he escrito un microrrelato dedicado a algo un tanto inusual, pero os lo cuelgo otro día. ¡Sed buen@s!

lunes, 12 de septiembre de 2011

Crónica de un robo anunciado (Desenlace)

Lee la historia completa aquí

Cuando estaba a punto de apagar mi ordenador y marcharme a casa un nuevo twit apareció en la pantalla. Los ladrones anunciaron que acababan de subir a la furgoneta y se dirigían al establecimiento elegido para el próximo golpe. Como es de suponer no dijeron a dónde se dirigían, pues pese a todo no eran ningunos tontos. Aquello hizo que me mantuviese pegado al ordenador con los ojos bien abiertos, ávidos por conocer el desarrollo de aquella arriesgada empresa.

A ese primer twit le sucedieron otros muchos a lo largo de la tarde, donde explicaban como llegaban al lugar escogido, como bajaban todos de la furgoneta excepto el conductor que esperaría con el motor encendido, entraban en la joyería y algunos recogían las joyas de mayor valor mientras otros amenazaban con sus armas a los empleados y los pocos clientes que hubiesen pillado dentro para que estuviesen quietos y calladitos durante el tiempo que durase el atraco.


No tenía ni idea de cómo lo estaban haciendo, pero el caso es que estaban cumpliendo el desafío que les habían lanzado, estaban narrando el atraco totalmente en directo. No podía imaginarme a aquella banda de atracadores, unos pendientes de los rehenes, otros metiendo las joyas en bolsas y otro con un móvil o un ordenador tecleando todo lo que iba ocurriendo. Pero estaba sucediendo, aunque no pudiese explicármelo.

En el último twit, los ladrones dijeron que acababan de salir de la joyería, satisfechos con el botín y que ya estaban de camino a su escondite. Al final del mismo anunciaron el nombre del establecimiento afectado. Me quedé petrificado en mi asiento al leer el nombre. Era el centro en el que trabajaba Frank, y a esa misma hora él debía encontrarse trabajando. Así que lo primero que se me ocurrió fue llamarlo al móvil para saber si estaba bien. Pero Frank no respondió a mi llamada. Lo intenté varias veces pero fue inútil. Supuse entonces que como se había anunciado el nombre de la joyería, alguna patrulla se había dirigido hacia el lugar y estarían interrogando a empleados y testigos con el fin de averiguar el aspecto de los atracadores. Decidí no preocuparme demasiado. Recogí mis cosas y me marché a casa.

Mientras iba en el taxi escuchaba por la radio las noticias. La policía afirmaba que tenían localizada la situación del local donde se escondían aquellos canallas y que ya había varias unidades de camino para detener a los culpables. El taxista me comentó que minutos antes la policía había declarado que las actualizaciones de la red social se habían realizado desde un punto fijo y no móvil, es decir, alguno de los atracadores había permanecido en su cuartel general y quizá mediante contacto telefónico con alguno de sus compañeros, iba relatando lo que los demás hacían. La policía se dirigía al lugar donde se habían producido esas actualizaciones. Puede que no pillasen a la banda completa, pero al menos a uno de ellos sí que lo cogerían de improviso.

Cuando estaba a cien metros de casa encontramos el tráfico cortado. Varios coches de policía impedían la entrada a mi calle. Pagué al taxista, cogí mis cosas y continué mi camino a casa a pie. Al parecer los ladrones se escondían más cerca de lo que yo jamás hubiese imaginado. Aquello sería una exclusiva realmente importante para mi carrera.

Cuando llegué me encontré la puerta abierta, forzada. A partir de ahí todo sucedió muy rápido. Nada más entrar, media docena de oficiales se lanzaron hacia mí, me esposaron y me llevaron por la fuerza a comisaría. Yo no entendía nada.

**************************************************************************


Acabo de llegar de la cárcel de visitar a Frank. Él ha sido el que me lo ha contado todo. Ahora comprendo por qué me aseguró que tendría buen material para mi noticia, por qué seguía el caso con tanto interés y por qué no me cogió el teléfono cuando lo llamé el día del robo. Frank era el conductor de la banda, el que esperó con el motor encendido, el que bajo una identidad anónima retó a sus compañeros a hacer aquella locura en directo y el que creó la cuenta de twitter desde la que lo narrarían. También fue el que sobornó a uno de mis vecinos para que fuese actualizando dicha cuenta con una serie de hechos que había escrito en un papel. Pero el muy imbécil no se pensó en el tema de la localización de la IP y le prestó al vecino las llaves de nuestro piso y su portátil. Y cuando la policía llegó al supuesto cuartel general y entraron por la fuerza solo encontraron un portátil encendido. En el patio trasero de mi casa. Mi vecino había huido tras postear el último twit.

Al conocer la noticia de mi detención, mi mejor amigo no pudo soportar el remordimiento y se entregó, contando todos los pormenores del caso aunque sin delatar a ninguno de sus secuaces. Su amistad hacía mí lo llevó a la perdición, pues debido al aprecio que me tenía se lanzó en aquel último y arriesgado golpe, solo para darme mi tan ansiada oportunidad de progresar en mi carrera y a causa de su amistad confesó su vinculación al caso para salvarme de las rejas. Cuando me soltaron, me crucé con Frank, que era conducido al calabozo hasta obtener las órdenes del juez. Me miró y me dijo que no me preocupase por él y que lo contase todo, que esa era mi exclusiva, que si había confesado solo había sido para eso y que no me perdonaría el que la desaprovechase.

Y todo sucedió como siempre hube deseado. Mi periódico fue el primero en revelar la identidad de uno de los autores de aquella oleada de robos y de explicar el desenlace de todo aquello. Mi nombre se hizo bastante famoso durante días, pues era el que firmaba la noticia. Recibí varias llamadas de periódicos muy importantes de todos los Estados Unidos, para finalmente entrar a trabajar como corresponsal en el más renombrado de Nueva York. Pero mi éxito es amargo, pues conlleva la reclusión de mi mejor amigo. Y han de pasar doce años antes de que volvamos a encontrarnos.


Rocío Encarnación Cruz (2011).
Safe Creative #1109110045945


A mí el final quizá es lo que menos me convence ahora, se me ocurrió otro mejor una vez terminado, pero ya había publicado la primera parte y como tenía que cambiar algunas cosillas para que todo cuadrase pues decidí dejarlo tal cual. Pero cuando comencé jamás pensé que a partir de esa frase tan difícil iba a escribir seis páginas (y porque decidí cortar y montar el desenlace porque podría haber seguido jeje). ¡¡Espero que os haya gustado aunque sea un poquito!!

domingo, 11 de septiembre de 2011

Crónica de un robo anunciado (II).


(Para comenzar a leer la historia haz click AQUÍ).


Aquel día, un inspector de la policía hablaba seriamente ante la cámara sobre la página de internet. Al igual que yo, tenían la duda de si ésta era administrada por los auténticos responsables de los robos, o se trataba de una broma de mal gusto. Pero aseguraron que iban a hacer las investigaciones oportunas y que, fuese quién fuese el responsable de aquello, iba a tener su merecido. Para mi sorpresa, la corresponsal preguntó al oficial sobre la noticia publicada en nuestro periódico y ¡citó mi nombre! ¡Mi nombre en el telediario! El inspector de policía hizo caso omiso de la pregunta de la periodista, y relató los pormenores del proceso de investigación que habían iniciado para localizar a los ladrones y dejó entrever que pensaban que había sido yo mismo el que había creado aquella página con tal de tener algo que escribir que no fuesen simples críticas de películas o eventos deportivos.


Pero Frank me miró y se acercó lentamente hasta mi escritorio. Me preguntó si era cierto lo que habían comentado en la televisión. Afirmé con la cabeza y le indiqué el monitor de mi ordenador, donde aparecía la red social abierta justo en la famosa página, a la vez que negaba toda vinculación mía con aquel tema. Frank dijo que me creía, que lo que había dicho el inspector de policía no eran más que excusas para intentar enmascarar la ineficacia de su trabajo.

Al percibir mi interés para con aquella noticia y ser consciente de la gran oportunidad que representaba aquello para mi carrera en el periodismo, Frank, que además de compañero de piso era mi mejor amigo, se comprometió a hacer todo lo posible para ayudarme y me prometió que iba a hablar con unos cuantos conocidos suyos que tenían más experiencia que nosotros y que habían crecido “en la calle” por si podía sacarles alguna información adicional, a lo que yo contesté que iba a ser imposible encontrar información más jugosa que la que nos proporcionaban los mismos ladrones. Frank me contestó que ya se vería si eso era imposible o no.

Miré a mi amigo impresionado, y al hacerlo supe que sería capaz de aportarme datos reveladores en cuanto al caso. Si alguien era capaz de lograrlo, ese era Frank sin duda, aunque nadie lo juraría por su aspecto. Era un chico más bien bajito, muy delgado, quizá demasiado, rozando el límite de lo saludable. Tenía el cabello rubio y unos grandes ojos grises, que ocultaba detrás de unas gruesas gafas con montura de pasta. Tenía la pinta del típico ratón de biblioteca, aunque no lo era, ni siquiera había terminado el instituto.

Una vez me contó que desde pequeño siempre había tenido aquel aspecto frágil y desvalido, lo que fue aprovechado por los chicos más fuertes del colegio, que se mofaban de él por diversión. Esto acabó por convertirlo en un chico retraído, con miedo, hasta que a los doce años conoció a Taylor, un chico de los más fuertes y populares del colegio. Taylor había sido castigado y debía permanecer dos horas más en el colegio una vez acabadas sus clases. Allí estaba, sentado en el aula, esperando pacientemente a que terminase su periodo de reclusión, cuando Frank entró en la misma clase para observar los animales conservados en formol que habitaban al fondo del armario. Mi amigo observó detenidamente a Taylor, que mantenía la vista pegada al libro de matemáticas, y entró en el aula con desconfianza. Temía que el grandullón se percatase de su presencia y corriese presto a darle un par de sopapos, como hacían todos los de su calaña. Pero éste no se movió. Parecía demasiado concentrado en intentar comprender lo que decía el texto que tenía ante sus ojos.


Quince minutos después, Taylor levantó la vista del libro y le dijo:

-¡Eh, tú! ¿Cómo andas de matemáticas?
-Esto… bien, más o menos – contestó tímidamente Frank.
-Entonces puedes ayudarme con esto ¿no? Tengo que entregárselos al director antes de irme a casa.

Frank se aproximó a la mesa que ocupaba el muchacho y echó una ojeada a sus apuntes. Estaban tomados rápidamente y algunos de los datos habían sido copiados de forma errónea. Frank le explicó lo que tenía mal y como debía hacer los ejercicios.

-¡Gracias cerebrito! – le gritó Taylor una vez acabados sus deberes mientras salía por la puerta.

Un par de días después, mientras Frank estaba siendo molestado en el recreo, Taylor salió en su defensa. Favor por favor, el grandullón lo había librado de sus acosadores. Aquel suceso cambió para siempre la vida de Frank. Desde aquel día ayudó en sus estudios a Taylor a cambio de su protección. Éste le enseñó como desenvolverse en la vida y defenderse de las agresiones y las burlas pese a su menudo aspecto. Si no servían los puños serviría el ingenio. Y de eso Frank tenía, y mucho. Así es como con el paso del tiempo mi compañero de piso se convirtió en el más leal de los amigos de aquel grandullón que estudiaba matemáticas durante los castigos.

Gracias a aquella amistad Frank era un tipo seguro de sí mismo y de sus posibilidades. Por eso confié ciegamente en sus palabras, si él decía que me aportaría algo importante es que lo haría. Frank no se metía en problemas, pero como he dicho, conocía a gente que se ganaba la vida de forma no muy legal. Aunque jamás pensé que ocurriría lo que sucedió en días posteriores.

Alguien, tuvo la ocurrencia de desafiar a los ladrones. Este individuo en cuestión, les propuso el contar su próxima gesta en directo, con el fin de ridiculizar a la policía de la ciudad. Pero aquella propuesta era un arma de doble filo, pues el contar cada uno de sus pasos conforme los iban realizando podía suponer un mejor seguimiento por parte de las autoridades. Era como llevar a la banda directamente al matadero. Lo primero que se me ocurrió fue que aquella propuesta venía de parte de la policía bajo una identidad anónima, y que los ladrones desecharían el reto. Pero resultó que eran un poco chulillos y para sorpresa de todos, aceptaron el desafío, anunciando que iban a pensar cómo hacerlo y lo revelarían un par de días después.

Y el anuncio no se hizo esperar mucho. Desde su página oficial colgaron un link que abría un perfil de Twitter, junto con una nota diciendo que en el momento más inesperado podía ocurrir algo. Recuerdo que desde aquel anuncio cargaba con mi portátil todo el día, me lo llevaba a la redacción y entraba cada diez minutos en twitter para ver si había novedades. Pero no sucedía nada nuevo. Durante casi una semana tuvieron a toda la ciudad pendiente de la nueva red social sin dar señales de vida. La policía se había hecho con los servicios de expertos informáticos que pudiesen localizar a los ladrones en el momento del robo a través de la detección de la IP con la que actualizasen el perfil de internet.

Lee el desenlace de la historia aquí

sábado, 10 de septiembre de 2011

Crónica de un robo anunciado

¡¡Hola bloggers!!

Hoy es día 11 de Septiembre, la fecha escogida para la publicación de la nueva propuesta de Maga de Lioncourt. Esta propuesta consistía en escribir una historia que comenzase por una frase generada a través del programa The Story Starter, un programa que da frases aleatorias. Pero no valía cualquier frase, sino que todos los que quisieramos participar debíamos comenzar con la frase que le salió a ella. En este caso la frase de inicio fue ésta:

"The tiny driver created a Twitter account in the backyard to elude the police".

cuya traducción, la utilizada para comenzar el relato es: "El menudo conductor creó una cuenta de Twitter en el patio trasero para eludir a la policía"..

No se decía nada en cuanto a extensión, por lo que me lié a escribir y me ha salido más largo de lo previsto en un principio, por lo que hoy voy a publicar solo la primera parte (los dos primeros folios de mi documento), ya sabeis que no me gustan las entradas excesivamente largas, y mañana y pasado publicaré el resto (es que me ha salido demasiado largo, jeje). Espero que no os importe, pero en cada entrada colgaré los links para ir siguiendo la historia en su respectiva continuación. Aunque salga otro tipo de red social no creáis que me desvío del tema, todo llega a su debido momento... Espero que os guste!!

CRÓNICA DE UN ROBO ANUNCIADO.


“El menudo conductor creó una cuenta de Twitter en el patio trasero para eludir a la policía”, rezaba el titular que iría en primera plana al día siguiente.

-¡Estupendo Edgar! – exclamó el señor Cornwell mientras me palmeaba el omóplato una y otra vez. - ¡Esto llamará la atención del público sin dudarlo! ¡Mañana venderemos como rosquillas! ¡Excelente trabajo! ¡Eh, Sigmund! – gritó al señor Hamsel - ¡Has visto el titular que se ha sacado el chaval de la manga! ¡No es increíble!
-¡Sin duda! ¿Cómo se te ha ocurrido esto muchacho? – me preguntó a la vez que me palmeaba en la espalda como había hecho el otro.

Yo no sabía que contestar, si indignarme y gritarle a aquellos dos que había mucho más que un simple titular y que todo el dinero que pudiesen ganar a su costa o quedarme callado. Era periodista, novato pero periodista al fin y al cabo y había hecho un tremendo esfuerzo para conseguir la máxima información posible sobre aquella noticia que había supuesto un auténtico ataque frente a las autoridades de la ciudad.

A los máximos responsables del periódico local para el que había comenzado a trabajar como becario un año antes, poco le importaban si las noticias que contaba eran veraces o no, daba lo mismo hablar de un asesinato acontecido en el Senado que del señor que vendía perritos calientes en la esquina de Pennsylvania Ave. Solo les importaba vender el periódico con facilidad, no la calidad del mismo.


Pero mis intenciones eran bien diferentes. Hacía tiempo que me habían dado vía libre en la redacción para ocuparme de la noticia que más me llamase la atención. Daba igual la sección a la que perteneciese, lo importante era publicar una noticia tras otra, cada día. Por ello, cuando empezaron a sucederse los atracos a joyerías de la ciudad, no dudé en llevar un seguimiento del caso y de las investigaciones policiales. Y más aún, cuando se supo que los responsables de aquellos atracos eran una banda peculiar, pues se jactaban de sus hazañas vía internet.

Aquella noticia causó un revuelo general en toda la ciudad de Washington. ¿Dónde se había visto que una pandilla de criminales con media docena de atracos a sus espaldas contasen en las redes sociales todos los pormenores de su oficio? Pero lo más increíble del caso es que aquella gente tenía en su página de Facebook la inexplicable cifra de más de dos mil seguidores. Es decir, se comportaban como si fuesen héroes, envalentonados sin duda por la ineficacia de la policía, que llevaba varias semanas dando tumbos sin ser capaces de atraparlos. Más de dos mil almas que seguían la sucesión de aquellos atracos en versión in diferida, contada por sus propios protagonistas, como si de un reality-show se tratase. No era de extrañar que fuese el tema de conversación de todo el mundo, en la calle y los cafés.

Supe de la existencia de esta página en Facebook, precisamente en una de aquellas cafeterías. Estaba contemplando la posibilidad de ir al partido de baseball del equipo de la ciudad y cubrir así la noticia diaria cuando no pude evitar escuchar como en la mesa de al lado, dos adolescentes contaban a un tercero todo el caso del atraco acontecido la noche anterior, incluso con detalles que no habían sido desvelados por la prensa y la televisión. Ni que decir tiene que mi café se hizo muchísimo más largo de lo habitual. No sabía si aquello que había escuchado era producto de la imaginación de los chavales, por eso lo primero que hice en cuanto llegué a casa fue conectar el ordenador y entrar en la red social. Y una vez dentro comprobé que todo aquello era cierto, aunque bien podía tratarse de una página ficticia, administrada por cualquier loco, con el fin de despertar el morbo en torno al suceso.


El caso es que decidí suplir la crónica del partido por un artículo dedicado a los robos en joyerías y el extraño fenómeno fans que estaban desatando sus responsables. Pensé que si la policía estaba al corriente de la existencia de esta página en Facebook, más cerca estaría de localizar y detener a los culpables, y yo tendría la satisfacción de haber contribuido a ello, en cierto modo. Me pasé toda la noche intentando redactar un par de columnas y un titular que despertasen la curiosidad del lector, pues para eso me pagaban, a la vez de dejar el tema abierto para poder seguir hablando sobre el caso en días posteriores, salvando así mi trabajo obligado. Y no me fue del todo mal, he de admitirlo.

A Hamsel y Cornwell, los directores del periódico, les gustó tanto la idea que decidieron ponerla en primera página. Yo, un simple becario, ¡tenía la primera página para mí solo! Sin duda era una gran oportunidad, pues si lo hacía bien en los días siguientes quizá pronto me llegase una oferta de un periódico más importante, pero a la vez suponía un reto y una responsabilidad bastante grande, pues prácticamente todas las ventas del periódico en los días sucesivos iban a depender de mi capacidad para enganchar al lector. Y debía hacerlo bien, si quería abandonar aquel periodicucho en el que no se valoraba la calidad de lo que se contaba. A la mañana siguiente se agotaron todos los ejemplares de nuestra tirada en un santiamén, por lo que pronto me decidí a empezar a trabajar en el caso y obtener toda la información posible.

Lo primero que hice fue acercarme a la delegación policial que se encargaba del asunto e intentar sacarles algún tipo de información a los agentes. Cuando me presenté y enseñé mi acreditación me miraron con cierto recelo, pues el periódico había llegado a la comisaría, y algunos de los agentes implicados en el caso podían haberse sentido ligeramente ofendidos con el contenido de mi artículo, cuyo tono mordaz cuestionaba el trabajo de los oficiales. ¡Es que me parecía increíble que aquellos ladrones fuesen capaces de ir proclamando sus hazañas por internet tan ricamente y que la policía no moviese un dedo! Pero parece ser que aquella crítica surtió efecto y en seguida se pusieron manos a la obra para localizar a esos granujas. Aunque a mí, para mi desgracia, no quisieron desvelarme ningún dato relevante. Sospecho que no tenían nada nuevo que contarme, y que los pobres agentes sabían incluso menos que yo o cualquiera de los dos mil admiradores que tenía la banda en la página de facebook.

Regresé a casa y conecté de nuevo el ordenador. Ya que no tenía información por parte de la autoridad, confié en que los autores de los hechos despejasen algunas de mis dudas. A mediodía, mientras almorzaba frente al ordenador, observé el telediario por el rabillo del ojo. Mi compañero de piso, Frank, raramente estaba en casa, se pasaba todo el día trabajando, pero en estos últimos días lo encontraba siempre mirando las noticias o jugando en la consola a uno de sus juegos de carreras. Estaba sumamente interesado en el caso de los robos. Supongo que para tener conocimientos sobre el modo de proceder de los ladrones y estar prevenido, pues Frank trabajaba en una de las joyerías más lujosas de todo Washington. Ellos tenían grandes medidas de seguridad, no era fácil atracarles, se jactaba mi compañero de piso mientras veía el telediario. Pero sé que en el fondo, no se sentía del todo seguro y deseaba que, si llegaba a producirse el caso, a él le cogiese fuera de su turno laboral.

(Para continuar leyendo esta historia haz click AQUÍ)

miércoles, 7 de septiembre de 2011

Marketing literario: como estropear una novela estupenda con tal de vender más, por Umberto Eco.

¡¡Muy buenas noches!!

Hoy os traigo la noticia, esa noticia que os adelanté en la entrada anterior y que os dije que iba a comentar pero que tenía que sopesar mis palabras antes. Si os soy sincera, no he pensado nada pues mi vida es tan ajetreada que ni siquiera me he acordado de hacerlo, así que voy a intentar comentarla sin herir la sensibilidad de nadie. Más si alguien de los que lea esto, y pertenezca al actual público juvenil al que se alude en la noticia se siente ofendido por mis palabras, que sepa que no es mi intención. Aviso que esto que yo voy a soltar aquí no es más que mi opinión, cada uno es libre de tener la suya y lo respeto, pero voy a decir lo que pienso.

La noticia, así por encima es la siguiente:

"Umberto Eco aligerará 'El nombre de la rosa' para los nuevos lectores"


La noticia dice que el novelista y ensayista italiano va a reescribir su obra más célebre, uno de los grandes best-sellers de la novela histórica, "El nombre de la rosa", con el fin de adaptarlo a las nuevas tecnologías y a las nuevas generaciones, refrescando o modernizando el lenguaje de la misma, para que así pueda llegar a ser conocida por mayor cantidad de gente.

Puedes leer la noticia completa aquí.

Visto así parece hasta bonito y todo. Pero nada de eso.

Respecto al adaptarla a las nuevas tecnologías, me parece perfecto. Vivimos en una época en la que el ebook ha entrado en nuestras vidas (me incluyo) con el firme propósito de quedarse en ellas. Yo soy defensora de la novela en papel, he de decir que leo más en papel que en formato electrónico, pero he de admitir que el libro electrónico o e-reader es una herramienta bastante cómoda, sobretodo a la hora de viajar o si vives en un minipiso como el mío. Pero en cuanto a la adaptación a las nuevas generaciones no me parece bien, es más, lo veo una soberbia estupidez.

La excusa (bastante barata por cierto) es que la novela resulta demasiado densa y el lenguaje en que está escrito es demasiado difícil para gran parte del público juvenil. Porque sí, esta medida está enfocada directamente hacia todos esos jóvenes que comienzan (o quizá ya lo hayan hecho) a aficionarse a la lectura. Con esto ya están poniendo de manifiesto que el nivel educativo de nuestros jóvenes de hoy, es bastante inferior al de los jóvenes de hace treinta años, fecha en la que "El nombre de la rosa" vió la luz por primera vez, cosa que no niego, aunque no generalizo, que conste, lo veo diariamente, pues por distintos aspectos de mi vida tengo la oportunidad de tratar a muchos jóvenes en mi día a día, y hay de todo, pero sí que es cierto que dicho decaimiento en cuanto a nivel educativo es bastante más patente en la actualidad que por aquel entonces. Pero gran parte de la culpa la tienen los distintos gobiernos, con las sucesivas reformas educativas implantadas, que más que beneficiar, lo que hacen es perjudicar al que realmente tiene interés y ganas en formarse. Pero no me quiero meter en criticar al Gobierno y al Sistema Educativo, porque no viene al caso en este blog y además. si lo hago estamos aquí hasta el año que viene.


"El nombre de la rosa" es una novela histórica, y como tal es normal que sea bastante extensa, densa en su contenido, con capítulos y pasajes determinados en los que las descripciones arquitectónicas y aspectos claves para seguir la trama en la que se ha establecido el argumento se hagan un tanto tediosos, pero es que son requisitos indispensables en dicho género. No quiero decir que toda novela histórica tenga que ser un tostón del quince, pero es que si el autor no se dedicase a explicar ciertos puntos necesarios para que el lector se posicione en la época en la que se desarrolla la trama, ya dejaría de ser novela histórica para pasar a otro género.

Otro punto, el lenguaje en que está escrita. La novela está ambientada en un monasterio medieval. Con eso lo digo todo. Señores (y con este término me refiero al autor y a los editores, no a los lectores de mi blog, aunque no dudo de la educación y los buenos modales de ninguno de vosotros, jeje), en la Edad Media no se hablaba como hoy día, la expresión era distinta. La acción se desarrolla en el monasterio y tiene como protagonistas a una serie de clérigos, esto hace que sea necesario utilizar términos en latín. Vale, quizás Eco se colase tres pueblos con los pasajes en latín, no lo niego, algunos ocupan varias páginas, pero todo se solucionaría incluyendo un pie de página con la traducción, aunque ello conlleve engrosar un poco el volumen de la novela, no creo que sea necesario suprimirlos.

El nombre de la rosa es una novela, a mi juicio, excepcional, tal y como es, como fue concebida en 1980. Lo hecho, hecho está. Nadie se atrevería a modernizar (o al menos eso espero) El poema del Mio Cid por el hecho de estar escrito en castellano antiguo para que lo lea más gente, o de versionar o suprimir pasajes de El Quijote con el fin de que los adolescentes se aficionen a Cervantes. Es que lo veo una especie de sacrilegio literario. Pues con esta novela debería pasar lo mismo, dejarla como ha sido siempre, aunque su autor siga vivo.

Si algo tiene de bueno la literatura es que hay gran variedad de géneros y temáticas, algunos más arduos de leer que otros, y que nadie le pone un puñal en el pecho a otro para que lea determinado libro. Todos hemos vivido el hecho de las lecturas obligatorias en los institutos y colegios, pero que yo sepa, esta novela no es de las que te imponen como requisito para aprobar una asignatura. Y si no te gusta que se enrollen de esa manera, pues no la leas y dedica tu tiempo a otro tipo de libros más livianos, que ya habrá otra persona a la que sí le guste la historia y decida leerla.


Aún así he de decir, a favor de la edición actual, que yo leí esta novela (por primera y única vez, pues aunque algunos libros gusto de releerlos pasados una serie de años con éste no lo he hecho y después de leído esto no creo que lo haga, a no ser que se la vuelva a pedir prestada a mi hermano) con 14 años, lo recuerdo perfectamente pues ví la adaptación al cine en 1º BUP (que sería el "equivalente" al 3º ESO actual) y ahí ya había leído la novela. Pues bien, yo, a mis catorce años, entendí la novela perfectamente (es cierto que de los pasajes en latín no me enteraba de casi nada y recurría continuamente a mi hermano, que pacientemente me los traducía por encima, pero ahora existe una página maravillosa en internet con todos los pasajes en latín de esta novela traducidos al pie de la letra, por lo que no es necesario tener un hermano mayor educado en un colegio de curas para que te los traduzca). Y era igual de ardua y densa que ahora, y a mi me dejó un grato recuerdo su lectura, tanto que lo tengo considerado uno de mis títulos preferidos.

Yo no veo mal que el señor Umberto Eco quiera adaptar su forma de escribir a los nuevos lectores, pero que lo haga en sus próximas obras, en las todavía inéditas, no en las ya publicadas. Porque en mi opinión y con total seguridad os puedo decir que la novela va a perder identidad con esta medida. Pero claro, hoy día el dinero manda sobre casi todas las cosas, y la última novela de Eco, "El cementerio de Praga", novela que por cierto me regalaron en mi último cumpleaños y que tengo en uno de mis altillos esperando a ser leída, no ha tenido muy buenas críticas que digamos. Quizá por esto han decidido tomar esta medida, para relanzar la novela y seguir ganado dinero a su costa, es decir, pura estrategia de marketing.

El señor Eco, al cuál tengo en alta estima, ha terminado por defraudarme con esta decisión. Ha decidido reescribir la forma de la novela, con la finalidad de vender más ejemplares. Creo que con más de seis millones y medio de copias vendidas (solo en Italia) y traducciones a 47 idiomas, esta medida se hacía innecesaria, pues la novela ya se ha vendido bastante bien escrita en su forma original, pero como ya os he dicho, poderoso caballero es don dinero y seguramente se ha visto sometido a la presión de la editorial (quiero confiar en que ha sido debido a esto y no que vaya a renegar de su forma de escribir) y aceptarlo con resignación.

De todos modos, y aunque yo no vaya a comprarla (a menos que la compre antes de que retiren la edición original), esta nueva versión de la novela (ya no sé si definirla histórica o no) sale a la venta el próximo 5 de Octubre.

sábado, 3 de septiembre de 2011

Un poco de todo.


¡¡Buenas noches bloggers!!

Ya hemos entrado en Septiembre y no sé como estará el tiempo por vuestras ciudades pero por la mía lleva unos días un poco revuelto. Y parece ser que eso me ha afectado a mi también. ¿O quizá sea la vuelta al trabajo y el estrés? Bueno, para quien no lo sepa, yo volvía de mis vacaciones de verano, y después de algo más de veinte días de "relax", la vuelta a la normalidad se me ha hecho un poco cuesta arriba. Y esto ha afectado a mi capacidad para escribir, pues he estado cerca de una semana sin poder redactar una sola línea y como que tampoco tenía ganas (ni tiempo) de ponerme a leer o a escribir en el blog, de ahí mi tardanza en actualizar. Para la entrada que publico hoy, pensareis ... Pues sí, y aunque sea una entrada un poco revuelta, como el tiempo en Sevilla o como mi alma estos días, pero aquí la teneis, así os tengo entretenidos, jejeje.

De todos modos ya os aviso que durante este mes mis entradas serán más bien escasas, por dos razones:

1. - Acabo de volver de vacaciones y tengo que adaptarme de nuevo al frenético ritmo de trabajo que llevamos en la empresa. Porque sí, mi intención es llegar a publicar mis novelas algún día, pero hasta entonces ¿de algo tendré que vivir no? ¡Las facturas no se pagan solas! Y mientras llega ese día, tengo que pasar mis horas en una multinacional sueca (y con esto creo que ya se entiende cuál, no voy a hacer publicidad) que se dedica a la venta de muebles (con esto, por si quedaba alguna duda, está todo dicho). Esto tiene su lado bueno también: trato diariamente con un gran número de individuos, algunos realmente interesantes para la creación literaria.


2. - Mi intención no es estar vendiendo muebles toda mi vida, por ello un día decidí entrar en la Universidad. Y elegí una carrera "llamémosla complicada". Y si la carrera ya es por sí difícil, pues tiene las clases teóricas, prácticas de laboratorio de todas las asignaturas, seminarios obligatorios, visitas, montañas interminables de apuntes que se acumulan en mi escritorio y que amenazan con derrumbarse y sepultarme viva... ya si eres estudiante y trabajador ni os cuento. En mi carrera, una verdadera odisea. Tengo compañer@s que no se explican como aún no me he suicidado (jeje es evidente que lo digo en broma). Esto viene a que tengo exámenes ahora en Septiembre y voy a ponerme un poquito a estudiar, a ver si puedo aprobar al menos un par de asignaturas, que ya me vale.

Pues por todo esto, después de haber estado veinte días sin hacer ni el huevo, imaginaros lo que me ha supuesto la vuelta a mi frenética actividad rutinaria. Y aún no han empezado los colegios, que como ya os comenté, llevo un club de lectura en el colegio en el que estudié, lo que supone más cosas que hacer todavía. Pero para cuando empiece con eso espero estar ya adaptada de nuevo.

Después de este rollazo que os he contado sobre mi vida para deciros que voy a pasar un poquito del blog este mes, paso a las dos o tres cosillas que os iba a comentar en esta entrada, que he decidido juntar en una sola en lugar de hacer entradas demasiado cortas.

* La primera de las cosas a comentar es que finalmente no he podido ir a la presentación de Eso es pecado, padre, muy a mi pesar, pero tenía que trabajar y me fue imposible cambiar el turno con algún compañero de la mañana (ilusa de mí, pensaba que me iban a cambiar el salir un viernes a las 15.00 por salir a las 23.00, pero bueno, lo he intentado). Por esta razón, no habrá crónica del evento, lo siento mucho.


* La segunda es que ya podeis descargar (gratis, como siempre) el número 4 de la Revista Mundo Vampírico. En este número aparece un artículo que he escrito sobre Turismo Vampírico y que probablemente veaís por aquí en los próximos días (por publicar algo y no pararme a redactar mucho básicamente, ¡¡qué floja!! pues puede ser, jejeje). Podeis descargar la revista aquí.

* Y la tercera cosilla es que este mes no va a haber IMM de Agosto, porque solamente he adquirido un libro, así que esperaré a lo que compre en Septiembre y os lo traigo todo juntito.

Pues esto ha sido todo amig@s, de todas formas el día 11 publicaré seguro pues ya tengo casi listo un relato para un reto que propuso Maga de Lioncourt en su blog, y aunque me ha costado pero parece ser que esta noche, mientras venía del trabajo, las musas han vuelto a mí y le he dado un empujoncillo importante. Aunque me está quedando un pelín más largo de lo que en principio iba a ser, por lo que mucho me temo que lo tendré que colgar en dos partes, para que no os aburrais mucho. Además, probablemente también participe en el proyecto de Septiembre de Adictos a la Escritura, es decir, que no voy a tener esto abandonado del todo. Y nada más, son las tres menos veinticinco de la madrugada y me marcho a dormir que ya va siendo hora, espero que ustedes no os hayais quedados dormidos leyendo esta entrada, cosa de la que no os culparía tampoco jajaja.

Un saludo y gracias por estar ahí.