miércoles, 7 de septiembre de 2011

Marketing literario: como estropear una novela estupenda con tal de vender más, por Umberto Eco.

¡¡Muy buenas noches!!

Hoy os traigo la noticia, esa noticia que os adelanté en la entrada anterior y que os dije que iba a comentar pero que tenía que sopesar mis palabras antes. Si os soy sincera, no he pensado nada pues mi vida es tan ajetreada que ni siquiera me he acordado de hacerlo, así que voy a intentar comentarla sin herir la sensibilidad de nadie. Más si alguien de los que lea esto, y pertenezca al actual público juvenil al que se alude en la noticia se siente ofendido por mis palabras, que sepa que no es mi intención. Aviso que esto que yo voy a soltar aquí no es más que mi opinión, cada uno es libre de tener la suya y lo respeto, pero voy a decir lo que pienso.

La noticia, así por encima es la siguiente:

"Umberto Eco aligerará 'El nombre de la rosa' para los nuevos lectores"


La noticia dice que el novelista y ensayista italiano va a reescribir su obra más célebre, uno de los grandes best-sellers de la novela histórica, "El nombre de la rosa", con el fin de adaptarlo a las nuevas tecnologías y a las nuevas generaciones, refrescando o modernizando el lenguaje de la misma, para que así pueda llegar a ser conocida por mayor cantidad de gente.

Puedes leer la noticia completa aquí.

Visto así parece hasta bonito y todo. Pero nada de eso.

Respecto al adaptarla a las nuevas tecnologías, me parece perfecto. Vivimos en una época en la que el ebook ha entrado en nuestras vidas (me incluyo) con el firme propósito de quedarse en ellas. Yo soy defensora de la novela en papel, he de decir que leo más en papel que en formato electrónico, pero he de admitir que el libro electrónico o e-reader es una herramienta bastante cómoda, sobretodo a la hora de viajar o si vives en un minipiso como el mío. Pero en cuanto a la adaptación a las nuevas generaciones no me parece bien, es más, lo veo una soberbia estupidez.

La excusa (bastante barata por cierto) es que la novela resulta demasiado densa y el lenguaje en que está escrito es demasiado difícil para gran parte del público juvenil. Porque sí, esta medida está enfocada directamente hacia todos esos jóvenes que comienzan (o quizá ya lo hayan hecho) a aficionarse a la lectura. Con esto ya están poniendo de manifiesto que el nivel educativo de nuestros jóvenes de hoy, es bastante inferior al de los jóvenes de hace treinta años, fecha en la que "El nombre de la rosa" vió la luz por primera vez, cosa que no niego, aunque no generalizo, que conste, lo veo diariamente, pues por distintos aspectos de mi vida tengo la oportunidad de tratar a muchos jóvenes en mi día a día, y hay de todo, pero sí que es cierto que dicho decaimiento en cuanto a nivel educativo es bastante más patente en la actualidad que por aquel entonces. Pero gran parte de la culpa la tienen los distintos gobiernos, con las sucesivas reformas educativas implantadas, que más que beneficiar, lo que hacen es perjudicar al que realmente tiene interés y ganas en formarse. Pero no me quiero meter en criticar al Gobierno y al Sistema Educativo, porque no viene al caso en este blog y además. si lo hago estamos aquí hasta el año que viene.


"El nombre de la rosa" es una novela histórica, y como tal es normal que sea bastante extensa, densa en su contenido, con capítulos y pasajes determinados en los que las descripciones arquitectónicas y aspectos claves para seguir la trama en la que se ha establecido el argumento se hagan un tanto tediosos, pero es que son requisitos indispensables en dicho género. No quiero decir que toda novela histórica tenga que ser un tostón del quince, pero es que si el autor no se dedicase a explicar ciertos puntos necesarios para que el lector se posicione en la época en la que se desarrolla la trama, ya dejaría de ser novela histórica para pasar a otro género.

Otro punto, el lenguaje en que está escrita. La novela está ambientada en un monasterio medieval. Con eso lo digo todo. Señores (y con este término me refiero al autor y a los editores, no a los lectores de mi blog, aunque no dudo de la educación y los buenos modales de ninguno de vosotros, jeje), en la Edad Media no se hablaba como hoy día, la expresión era distinta. La acción se desarrolla en el monasterio y tiene como protagonistas a una serie de clérigos, esto hace que sea necesario utilizar términos en latín. Vale, quizás Eco se colase tres pueblos con los pasajes en latín, no lo niego, algunos ocupan varias páginas, pero todo se solucionaría incluyendo un pie de página con la traducción, aunque ello conlleve engrosar un poco el volumen de la novela, no creo que sea necesario suprimirlos.

El nombre de la rosa es una novela, a mi juicio, excepcional, tal y como es, como fue concebida en 1980. Lo hecho, hecho está. Nadie se atrevería a modernizar (o al menos eso espero) El poema del Mio Cid por el hecho de estar escrito en castellano antiguo para que lo lea más gente, o de versionar o suprimir pasajes de El Quijote con el fin de que los adolescentes se aficionen a Cervantes. Es que lo veo una especie de sacrilegio literario. Pues con esta novela debería pasar lo mismo, dejarla como ha sido siempre, aunque su autor siga vivo.

Si algo tiene de bueno la literatura es que hay gran variedad de géneros y temáticas, algunos más arduos de leer que otros, y que nadie le pone un puñal en el pecho a otro para que lea determinado libro. Todos hemos vivido el hecho de las lecturas obligatorias en los institutos y colegios, pero que yo sepa, esta novela no es de las que te imponen como requisito para aprobar una asignatura. Y si no te gusta que se enrollen de esa manera, pues no la leas y dedica tu tiempo a otro tipo de libros más livianos, que ya habrá otra persona a la que sí le guste la historia y decida leerla.


Aún así he de decir, a favor de la edición actual, que yo leí esta novela (por primera y única vez, pues aunque algunos libros gusto de releerlos pasados una serie de años con éste no lo he hecho y después de leído esto no creo que lo haga, a no ser que se la vuelva a pedir prestada a mi hermano) con 14 años, lo recuerdo perfectamente pues ví la adaptación al cine en 1º BUP (que sería el "equivalente" al 3º ESO actual) y ahí ya había leído la novela. Pues bien, yo, a mis catorce años, entendí la novela perfectamente (es cierto que de los pasajes en latín no me enteraba de casi nada y recurría continuamente a mi hermano, que pacientemente me los traducía por encima, pero ahora existe una página maravillosa en internet con todos los pasajes en latín de esta novela traducidos al pie de la letra, por lo que no es necesario tener un hermano mayor educado en un colegio de curas para que te los traduzca). Y era igual de ardua y densa que ahora, y a mi me dejó un grato recuerdo su lectura, tanto que lo tengo considerado uno de mis títulos preferidos.

Yo no veo mal que el señor Umberto Eco quiera adaptar su forma de escribir a los nuevos lectores, pero que lo haga en sus próximas obras, en las todavía inéditas, no en las ya publicadas. Porque en mi opinión y con total seguridad os puedo decir que la novela va a perder identidad con esta medida. Pero claro, hoy día el dinero manda sobre casi todas las cosas, y la última novela de Eco, "El cementerio de Praga", novela que por cierto me regalaron en mi último cumpleaños y que tengo en uno de mis altillos esperando a ser leída, no ha tenido muy buenas críticas que digamos. Quizá por esto han decidido tomar esta medida, para relanzar la novela y seguir ganado dinero a su costa, es decir, pura estrategia de marketing.

El señor Eco, al cuál tengo en alta estima, ha terminado por defraudarme con esta decisión. Ha decidido reescribir la forma de la novela, con la finalidad de vender más ejemplares. Creo que con más de seis millones y medio de copias vendidas (solo en Italia) y traducciones a 47 idiomas, esta medida se hacía innecesaria, pues la novela ya se ha vendido bastante bien escrita en su forma original, pero como ya os he dicho, poderoso caballero es don dinero y seguramente se ha visto sometido a la presión de la editorial (quiero confiar en que ha sido debido a esto y no que vaya a renegar de su forma de escribir) y aceptarlo con resignación.

De todos modos, y aunque yo no vaya a comprarla (a menos que la compre antes de que retiren la edición original), esta nueva versión de la novela (ya no sé si definirla histórica o no) sale a la venta el próximo 5 de Octubre.

4 comentarios:

Maga de Lioncourt dijo...

Sólo resta decir: si escribes para estúpidos, te leerán los estúpidos.
La verdad es que espero que hayas tocado madera cuando dijiste lo de adaptar "El poema de Mío Cid" y Don Quijote, porque después de ver libros que resumen los clásicos en una página (y con ilustraciones) para que puedas hablar de ellos sin necesidad de leerlos, no me sorprendería que saliera una edición donde el Quijote es vampiro y Sancho hombre lobo para que entonces los jóvenes se inclinen a leerlos...
Patética noticia. Sobra decir que estoy de acuerdo con tu modo de pensar.

Besos!

Elisa dijo...

No me puedo creer que hagan esto. Una edición anotada no me parecería mal, pero es que así directamente están llamando idiota a la gente que lo va a leer... -.-
Si querían seguir vendiendo ejemplares de este libro que hubieran hecho nueva edición, con algo nuevo y no que se carguen el libro... ufff

¡Un saludo!

Déborah F. Muñoz dijo...

no me puedo creer que haya aceptado venderse de ese modo. Si les parece largo, que no lo lean, pero hacer un libro adaptado para tontos... ¡Para algo están los diccionarios si no entienden algo!
Pero es cierto que el dinero manda: siento decirte que tengo varias versiones de El Quijote, todas ellas recomendadísimas por mis profesores y lectura obligatoria de bachillerato, que usan desde selecciones de pasajes para que el libro sea más corto hasta contarlo como un cuento. De hecho, existe un libro ilustrado que se llama El quijote para niños. También he visto versiones de la Ilíada y la Odisea adaptadas. Y algunos textos universitarios, que no son especialmente densos pero se han convertido en referentes, como No logo, tienen versiones resumidas para que los estudiantes no tengan que leer tanto (te juro que cuando lo vi en la biblio de mi uni flipé en colores...)

Ro. dijo...

@Maga: Queridísima Maga, espero que eso no se produzca nunca y nadie se dedique a profanar tales obras de esa manera, pues sería señal inequívoca de que el mundo se ha vuelto más loco de lo que ya está...

@Elisa: totalmente de acuerdo. Como he dicho, si se limitan a traducir los pasajes en latín sería perfecto, pero lo de eliminar pasajes por la cara como que no...

@Deborah: precisamente por esa razón he hecho esta entrada. Me parece increíble que un autor acepte hacer eso con su novela, después de tantos años y habiendo conseguido ser lo que hoy día es. Respecto a lo de El Quijote, si sé que alguna adaptación hay, es más, mis padres tenían en casa una versión en cómic, de un montón de tomos, cuando mis hermanos y yo éramos pequeños. Que conste que ese tipo de adaptaciones para niños pequeños no lo veo mal, es una forma de aproximarlos a la lectura, pero una vez llegados a la adolescencia (por no hablar de edades superiores), me parecen ya lo sufiencientemente maduros (o al menos deberían serlo) para decidir si leen un género u otro (o no leen nada) sin necesidad de llegar a estos extremos.

Un abrazo a las tres!!

Publicar un comentario